Observación de nubes en cuatro dimensiones

Actualizado 18/01/2019 12:13:29 CET
Imagen obtenida con la nueva tecnología
DEPARTAMENTO DE ENERGÍA

   MADRID, 18 Ene. (EUROPA PRESS) -

   Científicos estadounidenses han hecho posible la observación en cuatro dimensiones de las conocidas como 'nubes de algodón' que se desplazan sobre nuestras cabezas en días parcialmente nublados.

   Estas nubes, comunes en verano, denominadas cúmulos de poco desarrollo o cúmulos humilis, son difíciles de observar y, por lo tanto, difíciles de modelar y predecir.

   Para el estudio, se ubicaron seis cámaras digitales en pares a una distancia de 6 kilómetros en la instalación Atmospheric Radiation Measurement del Departamento de Energía de Estados Unidos, en Oklahoma. Cada cámara se emplazó a 500 metros de su par.

   Estos pares de cámaras proporcionan vistas estereoscópicas de esta clase de nubes desde todos los lados.

   El resultado, llamado Clouds Optically Gridded by Stereo, es una cuadrícula 4-D de nubosidad que cubre un cubo que mide 6 kilómetros por 6 kilómetros por 6 kilómetros a una resolución espacial de 50 metros y una resolución temporal de 20 segundos. Esto proporciona un conjunto de datos sin precedentes sobre los tamaños, tiempos de vida y ciclos de vida de los cúmulos poco profundos.

   Debido a que están cerca de la superficie de la Tierra y son muy brillantes, estas nubes tienen un efecto de enfriamiento. Incluso pequeños cambios en su abundancia a medida que el planeta se calienta podrían mejorar sustancialmente o exacerbar el calentamiento. Estas observaciones de alta resolución permitirán a los científicos probar teorías sobre el comportamiento de estas importantes nubes.

   Los cúmulos de poco desarrollo desempeñan un papel importante en el balance energético actual de la Tierra, y su respuesta al calentamiento global hace una contribución grande e incierta a la sensibilidad climática de la Tierra, según el estudio.

   Para desarrollar teorías y parametrizaciones precisas de la cubierta de nubes poco profundas, los científicos necesitan mediciones de las dimensiones horizontales de las nubes, sus elevaciones, sus profundidades, la velocidad a la que se crean, la velocidad a la que se disipan y cómo varían todos estos factores. Cambios en el entorno a gran escala. Solo las observaciones que son de alta resolución en relación con nubes individuales en las cuatro dimensiones (espacio y tiempo) pueden proporcionar estos datos necesarios.

Contador