Actualizado 27/11/2003 17:31:11 +00:00 CET

Los antioxidantes naturales de la cerveza poseen gran capacidad antiinflamatoria y evitan la oxidación, según un estudio

ZARAGOZA, 27 Nov. (EUROPA PRESS) -

Los flavonoides, antioxidantes naturales que contiene la cerveza, contribuyen a un mejor mantenimiento de la función del hígado, ya que protegen a las células hepáticas de los efectos del daño oxidativo, puesto que la oxidación del organismo puede derivar en enfermedades de tipo inflamatorio como la cirrosis biliar.

Estas son algunas de las conclusiones del estudio "Papel protector de los flavonoides de la cerveza frente a las alteraciones hepáticas inducidas por estrés oxidativo", realizado por científicos de la Universidad de León y la Universidad de Granada, y que se presenta esta tarde en el Colegio Oficial de Médicos de Zaragoza.

Previamente, este estudio ha sido presentado a los medios de comunicación por la doctora del Instituto de Investigaciones Biomédicas de la Universidad de León, María Jesús Tuñón; y por el presidente de la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación (SEDCA) y portavoz del Centro de Información Cerveza y Salud (CICS), Jesús Román. El estudio de investigación se ha centrado en valorar el factor de protección que puede representar los flavonoides de la cerveza (quercetina y catequiza) en las células hepáticas examinando sus dos principales efectos, el antioxidante y el antiinflamatorio.

Al respecto, el científico Jesús Román apuntó que la cerveza, tomada en cantidades apropiadas, como "dos cañas al día", ejerce "un papel protector frente a enfermedades cardiovasculares, posee una gran capacidad antioxidante, promueve la secreción de jugos gástricos y tiene un efecto diurético". Asimismo, se remitió a otros estudios que indican que el consumo de cerveza "podría estar asociado con el retraso de la menopausia". "El consumo moderado de cerveza se puede cifrar en 33 centilitros al día para las mujeres y el doble para los varones", puntualizó, "contextualizado dentro de una dieta equilibrada y en adultos sanos", es decir, salvo en las situaciones en los que el consumo de alcohol no está recomendado.

Por su parte, la doctora de la Universidad de León, María Jesús Tuñón, indicó que "aunque está demostrado que el abuso crónico de alcohol conduce de manera inexorable al daño hepático, el consumo de cantidades muy moderadas de alcohol, como es el caso de la cerveza, no sólo no provoca daño, sino que puede potenciar los efectos antioxidantes beneficiosos de los flavonoides contenidos en la bebida".

Los flavonoides son un tipo de polifenoles que se encuentran ampliamente en frutas y verduras (en el caso de la cerveza se hallan esencialmente en la cáscara de la cebada y el lúpulo), en las que juegan un importante papel para la biología vegetal, como la respuesta a la luz o controlar factores que regulan el crecimiento de las plantas. Estos compuestos son parte sustancial de la dieta humana, debido a su potencial terapéutico en enfermedades como el cáncer, cardiopatía isquémica o la arteriosclerosis, así por la acción que ejercen de antioxidantes.

"El hecho de que la cerveza contenga antioxidantes naturales la convierte en un suplemento más a nuestra dieta de estos antioxidantes, además de vitaminas del grupo B y minerales como el silicio", afirmó la doctora Tuñón, de tal forma que "una persona sana que siga una dieta mediterránea y que además tome cerveza en cantidades moderadas tiene un conjunto más de antioxidantes".

LA OXIDACIÓN DEL ORGANISMO

El metabolismo del oxígeno puede derivar en la producción de moléculas llamadas "radicales libres", que "se forman en condiciones normales del organismo y aumentan con el envejecimiento". Al efecto de estos radicales libres se le denomina "oxidación".

Así lo indicó la doctora de la Universidad de León, María Jesús Tuñón, quien afirmó que para favorecer el equilibrio de antioxidantes --que con el paso del tiempo se ven superados por los oxidantes-- "es importante el consumo de alimentos que contengan antioxidantes naturales, como frutas, zumos y en este caso la cerveza", que recibe los antioxidantes "no sólo de sus ingredientes, sino que éstos aparecen también por la transformación de sus constituyentes durante el proceso de elaboración".

CENTRO DE INFORMACIÓN CERVEZA Y SALUD

El Centro de Información Cerveza y Salud (CICS) es una entidad de carácter científico que fomenta el estudio y la investigación sobre la cerveza y difunde los conocimientos adquiridos a consumidores, profesionales de la nutrición y la medicina, Administraciones Públicas y a la sociedad en general.

Hasta el momento, el CICS ha publicado 11 estudios de carácter científico elaborados por entidades de prestigio como al Facultad de Farmacia de la Universidad Complutense de Madrid, el Instituto de Agroquímica y Tecnología de los Alimentos del CSIC, la Universidad San Pablo-CEU, el Instituto de Nutrición del CSIC, la Escuela Superior de Cerveza y Malta, la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación, y las Universidades de Burgos, Valencia y Extremadura.