Actualizado 21/01/2009 22:26 CET

Las galaxias se forman a través de corrientes frías de gas que las atraviesan

MADRID, 21 Ene. (EUROPA PRESS) -

Muchas de las galaxias jóvenes activas en las que se forman estrellas en el Universo crecieron a medida que corrientes frías de gas fluyeron dentro de ellas, según un estudio de la Universidad Hebrea en Jerusalén (Israel) que se publica en la revista 'Nature'.

Las galaxias con masas comparables o superiores a las de la Vía Láctea estaban ya presentes de forma numerosa hace alrededor de 3.000 millones de años después del Big Bang. Además, una cantidad significativa de estas galaxias masivas parecen haber sido ricas en gas, con discos en rotación en los que las estrellas se formaban a una tasa de hasta 150 masas solares por año, una 50 veces la tasa de la Vía Láctea en la actualidad.

La mayoría de estas galaxias en las que se forman estrellas no parecen ser el resultado de fusiones de sistemas más pequeños y se cree que produjeron estrellas de forma constante a lo largo de un periodo largo de tiempo, características que no concuerdan con la visión que se tiene de la manera en que se forman y evolucionan.

El equipo de investigadores dirigido por Avishai Dekel ha desarrollado un modelo que muestra que estas galaxias se formaron a partir de un suave flujo de gas, lo que explicaría cómo la configuración de su disco de rotación se ha mantenido intacta.

Los autores señalan que su modelo tiene en cuenta también cómo las galaxias jóvenes producen estrellas a altas tasas.