Actualizado 12/12/2008 14:44 CET

La Mars Orbiter completa la primera fase de su misión

Recreación artística de la Mars Reconaissance Orbiter
JPL/NASA

MADRID, 12 Dic. (OTR/PRESS) -

La sonda Mars Reconnaissance Orbiter ha completado la primera parte de su misión, que se ha prolongado durante dos años, tiempo en que ha reportado a la Tierra más información que todas las misiones enviadas anteriormente al planeta rojo. Esta sonda de la NASA ha conseguido cartografiar muy en detalle buena parte de la superficie marciana --algunas zonas con una resolución del tamaño de un pupitre-- y demostrar que los procesos provocados por el agua líquida se prolongaron en la superficie y el subsuelo marcianos durante millones de años.

Según informó hoy la agencia espacial estadounidense, la sonda orbital ha enviado 73 terabits de datos científicos, más que todas las misiones previas a Marte conjuntamente. Pero el trabajo continúa y todavía restan dos años por delante para seguir realizando observaciones sin precedentes de Marte.

Entre los principales hallazgos de la primera fase de la misión figura que la acción del agua en la superficie y el subsuelo de Marte se prolongó durante millones de años. Esta actividad se produjo al menos a escala regional aunque no se descarta que afectara a todo el planeta, aunque fuera de forma intermitente. La sonda también ha observado signos de una gran variedad de entornos ambientales basados en agua, algunos de ellos ácidos, otros alcalinos, lo que incrementa la posibilidad de que haya lugares en Marte que podrían revelar evidencias de vida en el pasado, si es que existió.

IMÁGENES DE GRAN RESOLUCIÓN

Moviéndose en una órbita a 186 kilómetros de altitud desde octubre de 2006, la sonda ha efectuado 10.000 secuencias de observación en áreas prioritarias para la ciencia. Asi, ha cartografiado cerca de un 40 por ciento del planeta con una resolución que puede revelar objetos del tamaño de una casa, si bien un 1 por ciento ha llegado a ser observada con una resolución equivalente al tamaño de un pupitre. También se ha cubierto un 60 por ciento de Marte en observaciones de composición mineral con resoluciones del tamaño de un estadio.

Además, elaboró unos 700 mapas meteorológicos, docenas de perfiles de temperatura atmosférica y cientos de imágenes de radar sobre la composición del subsuelo y del interior de los casquetes polares.

"Estas observaciones cuentan ya con el nivel de observación detallada necesario para comprobar las hipótesis respecto a cuándo y dónde el agua cambió a Marte y dónde futuras misiones serán más productivas en la búsqueda de regiones habitables en Marte", explicó Richard Zurek, científico de la misión, en declaraciones a la web de la NASA recogidas por otr/press.

Además, la Mars Orbiter ha permitido también brindar apoyo de comunicaciones a otras misiones desarrolladas en la superficie marciana, como los robots Spirit y Opportunity o la recientemente finalizada Mars Phoenix. "Esta nave espacial ejemplifica verdaderamente lo mejor en las capacidades de apoyo a la ciencia y otras actividades de otras misiones en Marte", declaró Michael Meyer, científico jefe del programa de exploración marciana de la NASA. "Ha excedido sus objetivos y nuestras expectativas. Esperamos que siga proporcionando más descubrimientos observando con su espectacular detalle la superficie de Marte", agregó.