Actualizado 08/06/2006 12:00:13 +00:00 CET

Los medicamentos antiinflamatorios son los mejores para las enfermedades musculoesqueléticas

BADAJOZ, 8 Jun. (EUROPA PRESS) -

Expertos reunidos en Badajoz coinciden en afirmar que los medicamentos antiinflamatorios son los más eficaces (teniendo en cuenta la evidencia científica) para el tratamiento del dolor en diferentes tipos de enfermedades musculoesqueléticas, respondiendo así a la percepción en el ámbito clínico una gran reticencia a la prescripción de medicamentos antiinflamatorios por parte de los facultativos.

Esta ha sido la principal conclusión que se ha desprendido del seminario formativo sobre 'Evaluación del perfil gastrointestinal/cardiovascular del paciente reumático que precisa AINE', organizado por la compañía biomédica Pfizer, y que ha estado coordinado por los doctores José María Salazar Vallinas, y José Luis Álvarez Vega, de la Unidad de reumatología del hospital Infanta Cristina de Badajoz.

En palabras del doctor Salazar Vallinas, quien participó y moderó el seminario "la alarma social y sanitaria provocada como consecuencia de la retirada del mercado de Rofecoxib ha llevado a no pocos médicos y farmacéuticos a entender que se hacia extensiva a otros antiinflamatorios selectivos como el Celecoxib. En consecuencia muchos pacientes han abandonado estos tratamientos por indicación de los profesionales".

Esta afirmación se apoya en los datos del estudio 'Preferencias de los Médicos Españoles en 2005' donde se concluye que se ha reducido la prescripción de antiinflamatorios clásicos (denominados AINEs) y la de los modernos antiinflamatorios (los inhibidores de la Cox-2) en un 10% y 54% respectivamente mientras que se ha incrementado en un 20% el uso de paracetamol (medicamento analgésico).

"Hay una transferencia de prescripciones de antiinflamatorios a paracetamol porque el médico y el farmacéutico duda de la seguridad de estos medicamentos. Sin embargo, en muchos casos el uso de estos fármacos no es suficiente, por lo que se debe recurrir a la prescripción de antiinflamatorios no esteroideos para controlar el dolor de origen reumatológico ya que han demostrado mayor eficacia", explicó Dr. José Luis Álvarez Vega, coordinador del simposio.

Las enfermedades reumáticas son las patologías que originan un mayor dolor crónico y más de 3,5 millones de españoles padecen enfermedades musculoesqueléticas, de los que el 20% necesitan asistencia médica por algún tipo de incapacidad. El 10% de la población padece artrosis, cuyos principales síntomas: dolor e inflamación provocan una reducción importante en la calidad de vida de esas personas, que incluso pueden llegar a padecer depresión.

Precisamente, para la reducción de los síntomas de la enfermedad dolorosa con mayor prevalencia en nuestro país, según las Guías Terapéuticas internacionales más relevantes, la evidencia clínica disponible y los estudios basados en entrevistas realizadas a grandes grupos de pacientes concluyen que los antiinflamatorios han demostrado ser superiores a los analgésicos en el tratamiento del dolor.

"Los AINEs, tanto los clásicos como los inhibidores de la Cox-2, tienen una mayor capacidad analgésica que el paracetamol en el control sintomático de la artrosis", subrayó el Dr. José María Salazar .

SEGURIDAD DE CADA TERAPIA

En lo que respecta a la seguridad de los antiinflamatorios, uno de los motivos por los que su uso ha sido restringido durante el último año, los expertos consideran que es importante analizar a cada medicamento, ya que ni todos tienen el mismo perfil de seguridad gastrointestinal, ni el mismo riesgo cardiovascular.

De hecho, celecoxib es el Cox-2 que ha demostrado tener el mejor perfil cardiovascular y digestivo tolerable, entonces "se recomienda utilizar gastroprotectores asociados a los antiinflamatorios no esteroideos clásicos (no selectivos), o bien emplear antiinflamatorios selectivos, que han mostrado una reducción significativa en el desarrollo de complicaciones gastrointestinales", explicó el Dr. José Luis Álvarez.

PFIZER: LA VIDA POR DELANTE

Pfizer es una compañía biomédica comprometida con la sociedad y con los pacientes a través de la investigación y el descubrimiento de medicinas innovadoras, de uso humano y veterinario, que ayudan a salvar vidas. Al mismo tiempo, trabaja con instituciones públicas y privadas, interesadas en velar por el cuidado de la salud y colabora en campañas internacionales para mejorar las condiciones de vida y salud de los más desfavorecidos, ayudando a paliar y erradicar enfermedades como el sida y el tracoma.