Un método para producir chips con nanoestructuras 3D

Actualizado 19/11/2015 17:21:00 CET

   MADRID, 19 Nov. (EUROPA PRESS) -

   Científicos de la Universidad de Twente (Holanda) han creado un nuevo método para fabricar nanoestructuras 3D, que permite producir a gran escala cristales fotónicos que pueden capturar la luz.

   El descubrimiento también hace posible la producción de chips con funciones adicionales para los dispositivos móviles, ordenadores y otras aplicaciones. Los hallazgos de los investigadores han sido publicados en Nanotecnology.

   El método convencional para la fabricación de nanoestructuras 3D consiste en apilar capas en un chip de silicio. El primer paso es escribir (o definir) un patrón en la fotoprotección, utilizando una máscara y luz ultravioleta. El grabado o deposición de material en la capa proporciona a continuación la forma deseada. Docenas de capas se apilan para producir los chips mismos.

   Este es un proceso laborioso con limitaciones. Hay restricciones en el número de capas que se pueden apilar, puesto que las capas que están relativamente muy separadas pueden llegar a ser desplazadas al azar con respecto a las otra, interfiriendo con la funcionalidad del chip.

   El nuevo método hace que sea posible definir una nanoestructura 3D en un chip en un solo proceso. Investigadores de Twente han desarrollado una máscara 3D especial que puede definir la estructura en dos lados de la oblea de forma simultánea. Esto asegura que ambos lados del chip están perfectamente alineados, garantizando de este modo la alineación vertical de la nanoestructura tridimensional final.

   El método abre el camino para la producción en masa de chips en el que diversas funcionalidades están colocadas muy juntas. Hay posibles aplicaciones en el mundo de la medicina, por ejemplo mediante la combinación de un sensor óptico para las proteínas con un chip de procesamiento de datos y una memoria magnética. "Nuestro método permite combinar una interminable variedad de funciones en un chip, como la electrónica, la óptica, los imanes y la microfluídica", explica en un comunicado el profesor Willem Vos, del grupo de Sistemas Complejos Fotónicas.

   Esta nueva finalidad se descubrió cuando el método se aplicaba para desarrollar nuevos tipos de cristales fotónicos. Los investigadores lograron atrapar la luz en los cristales con cavidades incrustadas y para controlar la dirección en la que la luz viaja.

Para leer más