Actualizado 24/03/2010 19:03

La posición de los ojos predice el número en que pensamos

Cartas De Póker
WIKIMEDIA COMMONS

MADRID, 24 Mar. (EUROPA PRESS) -

Será más difícil mentir sobre la edad o una mano de póker después de una nueva investigación de la Universidad de Melbourne, Australia, que ha puesto de manifiesto que la posición de nuestros ojos delata los números en que estamos pensando. En el estudio, a los participantes se les pidió decir una serie de números aleatorios. Mediante la medición de la posición vertical y horizontal del ojo, los investigadores fueron capaces de predecir con confianza fiable el número elegido, antes de que fuera comunicado.

Específicamente, un cambio hacia la izquierda y hacia abajo en la posición de los ojos anunció que el próximo número será menor que el anterior. En consecuencia, si los ojos cambian de posición a la derecha y hacia arriba, se prevé que el próximo número será mayor. El grado de movimiento de los ojos se refleja el tamaño del cambio numérico. El artículo ha sido publicado en la revista Current Biology.

El autor principal del estudio, el doctor Tobías Loetscher, de la Escuela de Ciencias del Comportamiento de la Universida de Melbourne

afirma que la investigación muestra cómo los ojos y su posición transmiten ideas sobre la naturaleza de las decisiones sistemáticas realizadas por el generador de números aleatorios del cerebro.

"Cuando pensamos en los números de código de forma automática en el espacio, un número menor cae a la izquierda y uno mayor a la derecha. Es decir, que pensamos en ellos a lo largo de una recta numérica mental dispuesta de izquierda a derecha, a menudo sin ni siquiera darnos cuenta nosotros mismos de la esta asociación de número en el espacio", explica.

"Este estudio demuestra que los cambios a lo largo de la línea de números mentales se acompañan de movimientos oculares sistemáticos. Sugerimos que cuando se navega a través de las representaciones mentales - como por ejemplo los números - se produce una reutilización de los procesos cerebrales que evolucionaron principalmente para interactuar y navegar en el mundo exterior".

Para el doctor Michael Nicholls, también autor del estudio, "evidentemente, los ojos no sólo nos permiten ver el mundo que nos rodea, sino también presentan una ventana para el funcionamiento de nuestra mente, como demuestra este estudio".

El estudio consistió en preguntar a doce hombres que seleccionaran un conjunto de números aleatorios. A ritmo de un metrónomo electrónico nombraron 40 números en una secuencia tan aleatoria como fuera posible. Para cada número, los investigadores midieron la posición media de los ojos durante el intervalo de 500 milisegundos antes de que fuera pronunciado.