Actualizado 28/11/2011 12:04 CET

Reproducen un Stradivarius de 1704 con tomografía computarizada

Violin Stradivarius
THART2009/FLICKR

MADRID, 28 Nov. (EUROPA PRESS) -

Mediante el uso de tomografía computarizada (TC) y técnicas avanzadas de fabricación, un equipo de expertos ha creado una reproducción de un violín Stradivarius de 1704. Imágenes en tres dimensiones del violín y detalles sobre cómo se hizo la réplica se han presentado hoy en la reunión anual de la Radiological Society of North America (RSNA).

"La TC ofrece un método único, no invasivo, de la imagen de un objeto histórico", afirma Steven Sirr, radiólogo en FirstLight Medical Systems en Minnesota (Estados Unidos), "combinada con maquinaria asistida por ordenador, también ofrece la oportunidad de crear una reproducción con un alto grado de precisión".

Antonio Stradivari, un italiano que vivió desde 1644 hasta 1737, es considerado como el mejor artesano de la historia del violín. De los aproximadamente 1.000 violines que Stradivari hizo, unos 650 siguen existiendo, y son muy apreciados por su calidad de sonido única. Hay muchas teorías pero ninguna explicación simple para la superioridad de los Stradivarius; muchos factores influyen en el sonido de un violín, desde las cualidades de la madera para dar forma al instrumento hasta el grado de arco y el espesor de la madera.

Para crear un violín con las mismas características que el instrumento de 1704, conocido como "Betts," el doctor Sirr trabajó con los fabricantes de violines profesionales John Waddle y Steve Rossow. "Teníamos dos objetivos: comprender cómo funciona y hacer reproducciones de los violines más preciados del mundo para los músicos jóvenes que no pueden pagar un original", afirma Sirr.

El violín original fue escaneado con un TC de 64 detectores, y más de 1.000 imágenes de la TC se convirtieron en archivos de estereolitografía, que pueden ser leídos por un router controlado por ordenador conocido como máquina de CNC. La máquina CNC, hecha a medida para el proyecto, talló la parte trasera y delantera y placas de desplazamiento del violín. Por último, Waddle y Rossow acabaron el montaje y barnizaron la réplica a mano.

"Creemos que este proceso de recreación de los instrumentos de cuerda antiguos y valiosos puede tener una profunda influencia en los músicos de cuerda actuales" afirma Sirr.

De los violines Stradivarius y otros todavía en existencia, muchos se encuentran en museos y nunca se tocaron. Otros se venden por millones de dólares a los mejores músicos profesionales. El Stradivarius examinado pertenece la Biblioteca del Congreso de EE.UU.

Sirr, violinista aficionado, escaneó por primera vez un violín mediante TC por curiosidad. "Creía que el instrumento no era más que una cáscara de madera que rodea el aire", dijo. "Estaba totalmente equivocado. Había un montón de anatomía interior en el violín".

Después de haber compartido esas primeras imágenes de la TC con Waddle en 1989, los dos pasaron años de exploración de más de 100 violines, entre ellos 29 valiosos instrumentos anteriores a 1827 y otros instrumentos de cuerda para entender mejor su composición.

"Al igual que los seres humanos, hay un amplio rango de variación normal entre los violines", dijo Sirr. "Cuando usted está buscando en un instrumento de cientos de años de edad, verá los agujeros de gusano y las grietas que han sido reparadas, así como los daños causados por la exposición a todo tipo de condiciones, de las inundaciones a las guerras".

Para los propietarios de los violines Stradivarius y otros preciados instrumentos, la TC no sólo proporciona una forma definitiva de identificación, también ayuda a establecer un árbol genealógico que pueden aumentar el valor de su inversión. "La TC es útil para medir la densidad de la madera, el tamaño y forma, grosor y graduación de las medidas de volumen," dijo Sirr. "También proporciona un análisis detallado de los daños y la reparación".