Actualizado 28/12/2010 19:12

Cómo se rompe un vaso puede dar pistas sobre el futuro del clima

polvo atmosférico
UCAR

MADRID, 28 Dic. (EUROPA PRESS) -

Un estudio que aparece esta semana en Proceedings ha encontrado que las partículas microscópicas de polvo emitidas a la atmósfera siguen patrones similares de propagación a los de los fragmentos de cristales rotos y otros objetos frágiles. La investigación, realizada por el científico del Centro Nacional de Investigaciones Atmosféricas (NCAR), Jasper Kok, sugiere que hay varias veces más partículas de polvo en la atmósfera de lo que se pensaba, ya que la suciedad levantada en las zonas desérticas parece producir un número inesperadamente alto de grandes fragmentos de polvo.

El hallazgo tiene implicaciones para la comprensión del cambio climático en el futuro porque el polvo juega un papel importante en el control de la cantidad de energía solar en la atmósfera. Dependiendo de su tamaño y otras características, algunas partículas de polvo reflejan la energía solar y enfrian el planeta, mientras que otros atrapan la energía en forma de calor.

"Tan pequeños como son, los conglomerados de partículas de polvo en el suelo se comportan de la misma manera que los cristales que saltan en mil pedazos cuando un vaso cae en el suelo de la cocina", dice Kok. "Conocer este patrón nos puede ayudar a establecer un cuadro más claro de cómo el polvo atmosférico influirá en nuestro clima futuro", añadió.

El estudio también puede mejorar la exactitud de la predicción del tiempo, sobre todo en las regiones expuestas al polvo. Las partículas de polvo afectan a las nubes y las precipitaciones, así como las temperaturas.

La investigación de Kok se centró en un tipo de partículas en suspensión conocidas como polvo mineral. Estas partículas suelen ser emitidas cuando los granos de arena son arrastrados en el suelo, levantando la suciedad y emitiendo fragmentos en el aire. Los fragmentos pueden ser tan grandes como 50 micras de diámetro, o aproximadamente el grosor de una hebra fina de cabello humano.

Las partículas más pequeñas, que se clasifican como de arcilla y son tan pequeñas como 2 micrones de diámetro, permanecen en la atmósfera durante una semana, circulando por la mayor parte del mundo y ejercen una influencia de enfriamiento al reflejar el calor del Sol en la parte posterior del espacio. Las partículas más grandes, que se clasifican como limo, se caen de la atmósfera después de unos días. Cuanto más grande sea la partícula, más se tiende a tener un efecto de calentamiento de la atmósfera.

La investigación de Kok indica que la proporción de partículas de limo entre las partículas de arcilla es de dos a ocho veces mayor que la representada en los modelos climáticos.

Dado que los científicos del clima cuidadosamente calibran los modelos para simular el número real de partículas de arcilla en la atmósfera, el estudio sugiere que el modelo más probable es que se equivocan cuando se trata de la cantidad de partículas de limo. La mayoría de estas partículas más grandes crean remolinos en la atmósfera dentro de un radio de 1.000 kilómetros en torno a las regiones desérticas, por lo que ajustar su cantidad en modelos de computadora debe generar mejores proyecciones del clima futuro en las regiones desérticas, como el suroeste de los Estados Unidos y el norte de África.

Los resultados del estudio también sugieren que los ecosistemas marinos, que atraen el dióxido de carbono de la atmósfera, pueden recibir mucho más hierro de partículas en el aire que lo estimado previamente. El hierro aumenta la actividad biológica, en beneficio de las cadenas de alimento marino, incluyendo las plantas que recurren al carbono durante la fotosíntesis.

Además de influir en la cantidad de calor solar en la atmósfera, las partículas de polvo también se depositan en la acumulación de nieve de montaña, donde absorben el calor y aceleran el derretimiento.