Actualizado 03/07/2014 10:51 CET

El océano de Titán, más salado que el Mar Muerto de la Tierra

Titán
Foto: NASA

MADRID, 3 Jul. (EUROPA PRESS) -

   El océano de la mayor luna de Saturno, Titán, podría ser más salado que el Mar Muerto de la Tierra, según evidencias proporcionadas por la misión Cassini de la NASA.

   Los nuevos resultados provienen de un estudio de los datos de gravedad y topografía recogidos durante repetidos sobrevuelos de Cassini por Titán durante los últimos 10 años. Utilizando los datos de Cassini, investigadores presentaron una estructura modelo para Titán, que permite una mejor comprensión de la estructura de la capa de hielo exterior de la luna. Los hallazgos aparecen en la edición de esta semana de la revista Icarus.

   Otras conclusiones apoyan hipótesis anteriores de que la corteza helada de la luna es rígida y en el proceso de congelación sólida. Los investigadores encontraron que se requiere una densidad relativamente alta para el océano de Titán con el fin de explicar los datos de gravedad. Esto indica que el océano es probablemente una salmuera extremadamente salada de agua mezclada con sales disueltas compuestas probablemente de azufre, de sodio y de potasio. La densidad indicada para esta salmuera daría al océano un contenido de sal aproximadamente igual a las aguas más saladas en la Tierra.

   "Este es un océano muy salado para los estándares de la Tierra", dijo el autor principal del artículo, Giuseppe Mitri, de la Universidad de Nantes en Francia. "Sabiendo esto puede cambiar la manera de ver este océano como posible morada para la vida de hoy en día, aunque las condiciones podrían haber sido muy diferentes allí en el pasado", informa la NASA.

   Datos de Cassini indican también que el espesor de la corteza de hielo de Titán varía ligeramente de un lugar a otro. Los investigadores dijeron que esto se puede explicar mejor si la cubierta externa de la luna es dura, como sería el caso si el océano cristalizara lentamente volviendo a hacerse hielo. De lo contrario, la forma de la luna tendería a igualarse a sí misma a través del tiempo, como la cera de una vela caliente. Este proceso de congelación podría tener implicaciones importantes para la habitabilidad del océano de Titán, ya que limitaría la capacidad de los materiales para el intercambio entre la superficie y el océano.

   Una consecuencia adicional de una capa de hielo rígida, según el estudio, es que cualquier emisión de gases de metano en la atmósfera de Titán debe ocurrir en los "puntos calientes" dispersos. El metano de Titán no parece ser el resultado de la convección o la tectónica de placas reciclando su corteza de hielo.

   Cómo el metano se incorpora en la atmósfera de la luna ha sido durante mucho tiempo de un gran interés para los investigadores, ya que las moléculas de este gas se rompen por la luz solar en escalas de tiempo geológicamente cortas. La presente atmósfera de Titán contiene alrededor de un cinco por ciento de metano. Esto significa un proceso, que se cree de naturaleza geológica, que debe reponer el gas.