El primer mapa geológico de Caronte revela pocos cráteres antiguos

Actualizado 27/02/2019 18:22:50 CET
El primer mapa geológico de Caronte revela abundantes cráteres nuevos
ROBBINS, ET AL., 2019

   MADRID, 27 Feb. (EUROPA PRESS) -

   Datos recogidos en 2015 por la misión New Horizons de la NASA han permitido presentar ahora el primer mapa geológico de Caronte, la luna principal de Plutón, que alcanza a un tercio de su superficie.

   En esa área, los científicos han identificado 16 tipos diferentes de unidades geológicas, o áreas con paisajes similares, junto con acantilados de 10 kilómetros de altura; más de mil ranuras y otras características largas y lineales; y un mosaico de tierra clara y oscura.

   Para obtener las elevaciones de los acantilados, canales, cráteres y otras características, el equipo usó varias imágenes de Caronte, tomadas mientras la nave espacial volaba, para crear imágenes estéreo en 3D. Estas imágenes se toman desde diferentes posiciones, por lo que se pueden procesar utilizando el mismo principio que nuestro propio cerebro utiliza para tomar imágenes de dos ojos y darnos una percepción profunda.

   El nuevo mapa muestra una posible evidencia de un mundo que una vez se abrió, como un labio agrietado, o un pastel que se hincha en el horno, y luego liberó materiales helados de su interior para inundar grandes áreas, lo que se conoce como crioflujos. De hecho, los investigadores han descubierto que Caronte tiene quizás uno de los ejemplos más convincentes de los grandes flujos de lágrimas encontrados en el sistema solar hasta ahora.

   El nuevo mapa ha revelado muchas características desconcertantes de Caronte, incluidos sus cráteres.

   "Sorprendentemente, vemos muy, muy pocos cráteres degradados", dijo en un comunicado Stuart Robbins, del Southwest Research Institute y autor principal del nuevo artículo. "En Marte vemos cráteres antiguos (degradados) y nuevos. En Caronte, casi todos los cráteres que vemos parecen haber sido creados recientemente". O eso o los cráteres que se ven han existido desde hace mucho tiempo sin cambios, agregó.

   Una explicación de la falta de cráteres de aspecto envejecido podría ser que algún proceso borró los cráteres más antiguos. Ese proceso podría consistir en flujos helados antiguos que brotaron a través de grietas en la superficie de Caronte y enterraron los cráteres más antiguos.

   Si es así, tal vez en algún momento en el pasado de Caronte, su interior se calentó y sufrió un cambio químico o físico que hizo que se expandiera ligeramente. Esa expansión resquebrajó la superficie, de manera análoga a cómo se agrieta la superficie de una tarta a medida que la tarta se eleva mientras se hornea, explicó Robbins. Luego, los materiales más cálidos se derramaron sobre la superficie de Caronte. Ese material habría ocultado gran parte de la superficie original, junto con los cráteres que se encontraban en esa superficie. Esto también explicaría características que parecen bloques rotos de la corteza de la luna atrapados y rodeados por una inundación de material más reciente.

   Para organizar las características de Caronte en función de los crioflujos, los autores del mapa describieron y nombraron tres épocas principales en la historia de Caronte: Oziano, Vulcaniano y Spockiano.

   La época del Oziano fue hace más de 4.000 millones de años, cuando se formó la parte de la corteza de Caronte, informalmente llamada Oz Terra, que se muestra en la parte superior del mapa.

   El Vulcaniano vino a continuación, tal vez comenzando hace más de 4.000 millones de años, con crioflujos formando el Vulcan Planum en la parte inferior del mapa, cerca del ecuador de Caronte. El vulcaniano probablemente continuó durante bastante tiempo mientras se enfriaban diferentes partes de Caronte.

   La época final, el Spockiano, representa el tiempo después de la solidificación de Vulcan Planum. Ese es el período de tiempo en el que la misma área se llenó de cráteres de impacto hasta el día de hoy.

   Esto es solo una trama posible para la historia de Caronte, señala Robbins. "Podríamos estar completamente equivocados", dijo sobre los crioflujos.

   Es una cuestión que los científicos planetarios pueden descifrar mientras esperan más datos de Caronte, lo que podría tardar mucho tiempo, ya que actualmente no se está realizando ninguna misión de seguimiento en esa parte tan remota del sistema solar.

Para leer más