Actualizado 19/10/2017 12:42

El Sol pastorea un grupo de asteroides troyanos de Marte

Actividad en troyanos de Marte
APOSTOLOS CHRISTOU

   MADRID, 19 Oct. (EUROPA PRESS) -

   La luz solar ejerce un efecto aglutinador sobre un grupo de asteroides troyanos de Marte, que se mueve en posiciones orbitales muy similares en la misma trayectoria del Planeta Rojo.

   El hallago de este mecanismo ha sido presentado en el Encuentro anual de la División de Ciencias Planetarias de la Sociedad Astronómica Americana en Utah, por Apostolos Christou, un astrónomo de investigación en el Observatorio y Planetario de Armagh en Irlanda del Norte, Reino Unido y líder del equipo de investigación.

   Los asteroides troyanos están atrapados dentro de "refugios seguros" gravitacionales a 60 grados frente y detrás del planeta. El punto que lleva al planeta es Lagrange 4; que detrás del planeta es L5. Marte es el único planeta terrestre conocido que tiene compañeros troyanos en órbitas estables. El primer troyano de Marte, descubierto hace más de 25 años en L5, recibió el nombre de "Eureka" en referencia a la famosa exclamación del matemático griego Arquímedes. El recuento actual es solo de diez, pero incluso esta muestra relativamente escasa muestra una estructura interesante que no se ve en ninguna otra parte.

   Para empezar, todos los troyanos, salvo uno, están siguiendo a Marte en su punto L5 Lagrange. Además, las órbitas de todos menos uno de los troyanos L5 forman un grupo reducido con Eureka de 2 kilómetros de tamaño, su miembro más grande e incluyendo objetos tan pequeños como algunos cientos de metros.

   El equipo ha estado trabajando para determinar cómo llegó a formarse esta familia. Por ejemplo, las colisiones que ocurrieron hace cientos de millones de años formaron familias similares en el cinturón de asteroides entre Marte y Júpiter. Pero un origen de impacto no encaja con lo que sabemos sobre estos troyanos.

   Como Christou señala en un comunicado: "Esta familia es increíblemente compacta. Solo el más suave de los impactos, con fragmentos apenas capaces de escapar de la gravedad de Eureka, funcionaría. Además, sabemos que el efecto Yarkovsky, una pequeña aceleración impulsada por absorción y reemisión de la luz del sol sobre el asteroide causaría que los miembros de la familia se alejen a lo largo de aproximadamente mil millones de años. Lo que nuestros modelos muestran, en cambio, es que incluso los impactos con suficiente energía para romper Eureka son tan raros que no pueden ocurrir en la edad del sistema solar."

   Dando un paso atrás, el equipo adoptó un enfoque diferente, mirando a los troyanos marcianos en su conjunto en lugar de centrarse en la familia. Desde esta perspectiva, la falta de una familia alrededor de los dos troyanos restantes de Marte, (101429) 1998 VF31 en L5 y (121514) 1999 UJ7 en L4 se convierte en una pista importante para este rompecabezas. Christou explica: "Estos dos asteroides están a la misma distancia del Sol y de un tamaño similar a Eureka, pero no vemos que los asteroides se agrupen cerca de ellos. Creemos que esto nos está diciendo algo acerca de cómo las familias pueden o no pueden formarse a la distancia de Marte del Sol".

   Ese "algo" es muy probablemente la fisión rotacional, impulsada por el efecto Yarkovsky-O'Keefe-Radzievskii-Paddack (YORP), sea un efecto hermano del efecto Yarkovsky, también impulsado por la luz solar, pero cambiando la rotación del asteroide en lugar de la órbita. Esto está causando que Eureka gire, eventualmente desovando fragmentos de sí mismo que escapan para convertirse en asteroides independientes que orbitan alrededor del Sol.

   Curiosamente, Eureka gira una vez cada dos horas y media, casi tan rápido como un asteroide puede girar sin separarse; y recientemente el equipo observó el asteroide L4, 1999 UJ7, descubriendo que gira 20 veces más lento, o una vez cada 2 días. Otros asteroides de giro lento de este tamaño se encuentran en un estado de "caída" en el que, al menos en teoría, YORP puede "apagarse". UJ7 puede, por lo tanto, ser simplemente incapaz de producir nuevos asteroides a través de la fisión.

   Esta explicación, sin embargo, no funciona para 1998 VF31, el troyano restante en L5 que el equipo encontró que rota una vez cada 8 horas, no lo suficientemente lento como para evitar que YORP lo haga girar hasta el punto de fisión. Pero como no vemos los nuevos asteroides, algo les debe pasar después de que dejen el VF31.

   Para averiguar qué, Christou realizó una simulación por computadora, siguiendo las órbitas de los asteroides o clones virtuales producidos tanto por VF31 como por Eureka bajo el efecto Yarkovsky. Descubrió que, mientras que la "descendencia" de Eureka sobrevive en L5 durante más de mil millones de años, VF31 está sentado junto a una "escotilla de escape" dinámica que permite que cualquier fragmento que se libra escape solo dentro de 200 a 300 millones de años. Entonces, similar al agua que sale de un lavabo desenchufado, los objetos que se separan de VF31 escaparían rápidamente, dejando su vecindad libre de asteroides. El resultado: no tiene familia.

   Dada la evidencia disponible, la hipótesis de la fisión parece convincente, pero Christou advierte que esto está lejos de ser un caso cerrado y cerrado; solo el tiempo y más trabajo dirán si la conclusión es correcta. Para probar su teoría, planean buscar troyanos más débiles, de 100 metros de ancho o menos.