El 80% de la población valenciana siempre añade sal a sus comidas

Archivo - Salero, comida en la mesa. Copa de vino blanco.
Archivo - Salero, comida en la mesa. Copa de vino blanco. - NORTONRSX/ ISTOCK - Archivo
Actualizado: jueves, 16 mayo 2024 13:43

VALÈNCIA, 16 May. (EUROPA PRESS) -

El 80 por ciento de los valencianos y valencianas siempre añade sal a sus comidas sin pensar previamente si los alimentos utilizados ya la contienen, según se desprende del informe '¿Cuánto sabemos de Alimentación?' elaborado por el Colegio Oficial de Dietistas-Nutricionistas de la Comunitat Valenciana (CODiNuCoVa).

El órgano profesional ha advertido que esta tendencia aumenta el riesgo de sobrepasar las cantidades diarias de sal recomendadas y, por tanto, se incrementa el riesgo de padecer hipertensión y puede generar "serios problemas de salud para el corazón".

La hipertensión arterial es la patología crónica más común en España, ha explicado el CODiNuCoVa en un comunicado. Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), en la actualidad cuatro millones de españoles adultos la padecen, lo que supone un 19,2% del total de la población, con lo que España en el segundo país europeo con mayor prevalencia de esta enfermedad. La Comunitat Valenciana se ubica en el quinto puesto entre las comunidades autónomas con mayor incidencia.

La hipertensión es una enfermedad que se caracteriza por un aumento de la presión arterial por encima de unos valores normales que puede conllevar a múltiples enfermedades cardiovasculares. Entre ellas, las más comunes son la angina de pecho, infarto de miocardio, ictus hemorrágicos o ictus isquémicos.

La vocal de sanidad del colegio profesional, Maite Navarro, ha indicado que, "en la actualidad, el consumo poblacional de sal se eleva a más del doble de lo que recomienda la Organización Mundial de la Salud para los adultos, que es de menos de cinco gramos al día".

Para no sobrepasar los niveles de consumo de sal que necesita nuestro organismo, Navarro recomienda "acostumbrarse, de manera progresiva, a cocinar con cantidades moderadas de sal, sustituyéndola por otros elementos más saludables sin renunciar al sabor", como las especias y hierbas aromáticas. En el caso de los guisos, salsas, carnes y pescados, recomienda sustituir la sal por ajo o cebolla.

La nutricionista aconseja limitar la ingestión de ultraprocesados, que suelen contener altas cantidades imperceptibles. El 36,6% de la población encuestada reconoce que consume alimentos ultraprocesados una vez por semana, señala la encuesta.

Por último, los profesionales de la Nutrición ofrecen una alternativa al uso de la sal en el caso de las ensaladas, habitualmente sazonadas con aceite, sal y vinagre: "Una buena alternativa en estos casos es el uso de jugos cítricos, como el de limón o de naranja. Estos dos ingredientes aportan una frescura y sabor al plato muy significativas", concluye Maite Navarro.

Contador