Del Bosque: "El entrenador se cree que debe dar voces, pero eso no hace la autoridad"

Vicente del Bosque
EUROPA PRESS
Publicado 30/10/2018 20:30:35CET

"Se me ha achacado que he sido muy permisivo, pero lo mejor es que los jugadores crean que mandan y se haga lo que tú quieres"

MADRID, 30 Oct. (EUROPA PRESS) -

El ex seleccionador nacional de fútbol Vicente del Bosque afirmó que el entrenador ideal para él debe ser un líder que sea "creíble", positivo y afable, pero que no debe dar voces porque, según él, "eso no hace la autoridad", y destacó que la buena convivencia en el vestuario es el camino que le ha llevado al éxito, en el Real Madrid y la selección española.

"El entrenador debe ser un líder creíble. Es una persona que marca la hoja de ruta de una buena convivencia y establecer un sistema de juego. ¿Qué clase de líder? Muy exigente, si, pero amable, afable y optimista. Algunos creen que deben dar muchas voces, pero eso no hace la autoridad", dijo en su ponencia 'Liderazgo y Gestión de un equipo de fútbol', dentro del Master en Industria, Derecho y Gestión y Entretenimiento en el Deporte del Instituto organizado por ISDE-PwC.

Vicente del Bosque destacó la importancia del diálogo como clave para implicar a un vestuario de jugadores "egoístas", "caprichosos" porque ganan mucho dinero siendo muy jóvenes. "Se me ha achacado que he sido muy permisivo, pero lo mejor es que los jugadores crean que mandan y se haga lo que tú quieres. Hay cosas que no son sustanciales y que pueden conceder y en otras, en las que no se debe ceder", subrayó.

A juicio del entrenador salmantino, escuchar a los jugadores "no es un síntoma de debilidad". "Tonto es el que se mete en su fortaleza y no escucha. Nunca tuve que poner una multa. El fútbol ha sido mi pasión desde muy pequeño. He tenido la oportunidad de ser un privilegiado porque llegué de botones y acabé como director de banco", comparó.

Expresó su gusto por los jugadores "emocionados", "inspiradores" y "generosos". "Sin pasión por hacer las cosas es imposible que las hagamos. No es malo que los jugadores puedan exponer sus opiniones y deben ser generosos porque eso refuerza, hace que sea un grupo mejor", declaró.

Del Bosque se declaró afortunado por ese sentimiento de "pertenencia a un club" como el Real Madrid, en el que estuvo 36 años y donde los entonces presidente Santiago Bernabéu y entrenador Luis Molowny fueron sus referentes. "Hubo una vez en la que me sentí imprescindible en el club, pero no como jugador o entrenador, sino en el trabajo de cantera. Creí que iba a estar toda la vida trabajando con ella y me sentí muy útil", manifestó.

Se considera una persona "equilibrada" que huía de la pedantería de decir que eran los mejores del mundo. "He intentado actuar con la máxima naturalidad y humildad. No pensaba que iba a ser entrenador profesional, por eso tuve una carrera corta pero intensa. En la selección y en el Madrid los jugadores no se llegaron a atontar", consideró.

"MESSI TIENE MÁS INFLUENCIA EN EL BARCELONA"

Para él, es muy complicado elegir el momento de dejar de convocar a un jugador para la selección y puso como ejemplo al central del FC Barcelona Gerard Pique y al centrocampista del Manchester City David Silva, que "están jugando al máximo nivel". "La gente se puede preguntar: ¿Cómo no los traes a la selección? Pero debes tomar una decisión. Donde está el antes y después no es una decisión fácil", destacó.

Consideró que se marchó de la selección española "en el momento en que debía" y explicó que el delantero argentino Leo Messi "tiene más influencia en el juego del FC Barcelona que en Argentina". "En el Mundial de 2014 lo más lógico era que no se ganará. Me duele cuando dicen que había un clima irrespirable, pero a veces en la pérdida se aprende más que en la victoria", sentenció.