Ray Zapata: "El 'Team España' tiene talento de sobra para batir las medallas de Barcelona'92"

836232.1.260.149.20240125100051
Vídeo de la noticia
El gimnasta Ray Zapata posa delante del Ayuntamiento de París a menos de seis meses para los Juegos Olímpicos en la capital francesa. - OSCAR J. BARROSO/AFP7/EUROPA PRESS
Actualizado: jueves, 25 enero 2024 10:50


"Hubo un momento en que pensé que la gimnasia se iba a extinguir en España", afirmó el subcampeón olímpico en suelo en Tokyo 2020

PARÍS, 25 Ene. (EUROPA PRESS) -

El gimnasta hispano-dominicano Ray Zapata, subcampeón olímpico en suelo en Tokyo 2020, aseguró que el 'Team España' tiene "talento de sobra" para superar en París 2024 las 22 medallas de los Juegos de Barcelona'92, y advirtió de que llegó a pesar en que su deporte "se iba a extinguir" en España.

"¿Superar las 22 medallas de Barcelona? Yo creo que sí, porque tenemos talento de sobra. Hay deportistas que no pudieron competir en el ciclo pasado y que ahora tienen mucha rabia guardada y quieren ir a abordarlo. Creo que el 'Team España' es bastante fuerte y tiene mucha garra. Siempre ha tenido mucha garra. Por eso somos españoles", declaró en una entrevista a Europa Press.

A menos de seis meses para el alumbrado del pebetero olímpico, Ray Zapata confesó que sintió "emoción" y "motivación" por pisar la capital francesa gracias al programa 'Talento a bordo' de Iberia apenas unos días después de practicar su primer ejercicio de suelo, aunque "no de la dificultad y calidad" que quiere cuando regresa en verano.

"Es como sentir que se puede, que se va a poder y se va a lograr, pero aún falta mucho trabajo por hacer. Tenemos que encontrar la combinación perfecta de esos elementos para formar el mejor ejercicio posible y pelear en el verano", manifestó.

Después de los Juegos de Tokio llegó el vacío. Cuando se apagó el brillo de la medalla, Zapata se planteó dejar la gimnasia pese a colgarse esa plata que tuvo que ser oro. En cambio, tras tomarse unas vaciones encontró la motivación en su recién nacida hija Olympia para afrontar la carga de otro ciclo olímpico.

"Necesitaba buscar la motivación porque, a pesar de conseguir una medalla olímpica, terminé satisfecho, pero no del todo feliz. Pero creo que puedo dar más de mí, seguir avanzando y me he demostrado a mí mismo, tanto en Río de Janeiro como en Tokio, que se puede y cada vez puede ir a mejor si trabajas y disfrutas de lo que te gusta", explicó.

Ese metal olímpico le pesó "bastante", 13 años después de la plata de Gervasio Deferr, uno de los 'mentores' del gimnasta nacido en Santo Domingo, en Pekín 2008. "No todo el mundo puede ni siquiera ir a unos Juegos. Yo tengo la oportunidad de conseguir una medalla olímpica para España y voy a seguir luchando hasta que deje de conseguir resultados. Espero que no pasen trece años como la última vez", subrayó.

"FUI MUCHO AL PSICÓLOGO"

Ray se considera un privilegiado por un físico que le viene "por parte genética" y desveló que el prólogo de su plata olímpica está escrito con sudor, un sinfín de cabriolas repetidas sin descanso y charlas motivadoras.

"Fui mucho psicólogo. La parte física y mental tienen un gran peso para que el resultado salga positivo. Tampoco es un 50-50, creo que es 100 por cien de una cosa y un 100 por cien de la otra. Si haces una cosa a la mitad no vas a llegar. Tienes que hacerlas al cien por cien", esgrimió.

En los minutos previos a la competición, Zapata no sigue un ritual estudiado, nada especial. "Soy un tipo bastante tranquilo porque ya lo que he trabajado no va a cambiar. Me centro en no salirme de la pista, en 'clavar' las series y en disfrutar. Tengo una medalla olímpica, pero la vida sigue y no te puedes quedar anclado en ella. Solo trato de confiar en que se puede y que saldrá bien", explicó.

Confía en que en París "pueda sorprender" e "innovar una vez más" con una cabriola o salto singular. "Tengo tres elementos en los que podría 'meter mano', pero tengo que ver realmente si me compensa. Si el riesgo con respecto al valor me compensa o no, las probabilidades de fallo, de salirme de la pista, de quedarme corto", avanzó a Europa Press.

Dentro de medio año se imagina en la final y poder pugnar por otra medalla olímpica. "Yo creo que sería la hostia", apuntó. Aunque antes le espera un calendario con pruebas de la Copa del Mundo, el Campeonato de Europa y controles en Madrid. "Y luego ya los Juegos. Tienes que entrenar, clasificar y ... la final. Y esperar la nota a ver si consigues medalla o no. Es un proceso muy largo, que hay que respetar y no adelantarse en los acontecimientos", describió.

EL 'IMPULSO' DE OLYMPIA Y KAYRO

La gimnasia española da tradicionalmente buenos resultados en los Juegos porque, según él, estará "haciendo algo bien". "Mi entrenador está haciendo un trabajo muy bueno, y no solo conmigo sino también con los más jóvenes. Creo que algo he tenido que ver y, si es así, estoy muy muy feliz. Porque hubo momentos que pensaba que la gimnasia se iba a extinguir en España. La mayoría de niños no querían venir al CAR, no tienen los medios para entrenar en los clubes y no tienen unos entrenadores preparados para que los formen. Ahora parece que va saliendo talento y que los niños están más motivados y con más ganas de poder estar en los Juegos", expuso.

Reconoció que el nacimiento de su hija Olympia ha tenido un papel "fundamental" en su carrera. "Desde antes de nacer me ha hecho que me esforzara mucho más. Ahora tengo otra excusa más, Kayro, mi niño. Tiene cuatro meses y si Olympia me impulsó, éste me tiene que impulsar el doble. Dos impulsan por dos. Tendré que trabajar mucho más para que el día de mañana no les falte nada y que estén orgullosos de su padre", señaló.

'¿Y con una medalla de Ray en París?' "Hombre, por supuesto. Ojalá que sí, ojalá que sí", recalcó el menudo gimnasta, puro músculo, minutos después de posar ante la cámara en el gélido París, donde un grupo de turistas españoles se fotografiaba también en el ayuntamiento adornado, desde hace meses, con los aros olímpicos.

Leer más acerca de: