Economía.- Londres advierte de que la desproporción bancaria en una Escocia independiente sería mayor que en Chipre

Actualizado 20/05/2013 14:27:20 CET

LONDRES, 20 May. (EUROPA PRESS) -

La viabilidad de una Escocia independiente del Reino Unido podría verse cuestionada por la desproporción existente entre el sistema financiero y el hipotético tamaño de su economía, que superaría ampliamente los desequilibrios apreciados en Islandia o Chipre y haría muy vulnerable al nuevo Estado ante posibles sacudidas en los mercados financieros, según ha advertido el Tesoro británico.

En concreto, el Departamento dirigido por George Osborne señala que bajo la hipótesis de una Escocia independiente, los activos del sistema bancario escocés supondrían alrededor del 1.254% del PIB del nuevo país, muy por encima del 880% que representaba la banca islandesa antes de su quiebra en 2007, del 894% en Irlanda antes del rescate o, más recientemente, del 700% que suponían en Chipre.

"El sector bancario escocés sería excepcionalmente grande en comparación con el tamaño de la economía de una Escocia independiente, haciéndole más vulnerable a sacudidas financieras que si fuera parte de Reino Unido", señala el informe elaborado por el Tesoro, que recuerda que los activos de la banca británica representan el 492% del PIB de Reino Unido, una desproporción "grande, pero todavía manejable".

Asimismo, la Hacienda británica advierte de que el sector bancario de una Escocia independiente estaría dominado por las dos mayores entidades, Bank of Scotland y Royal Bank of Scotland (RBS), y cuestiona la capacidad del nuevo Estado para poder responder ante potenciales eventos o crisis financieras que desestabilizaran sus bancos.

En este sentido, el informe recuerda que las ayudas y avales prestados por el Gobierno británico a RBS suman unos 320.000 millones de libras (380.952 millones de euros), lo que equivaldría al 211% del PIB escocés en 2008.

Por otro lado, el Tesoro británico subraya que su pertenencia al Reino Unido convierte a Escocia en un atractivo destino para las compañías de servicios financieros al beneficiarse de las condiciones de transparencia y confianza con las que son percibidas las entidades de Reino Unido.

"Formar parte de Reino Unido contribuye a sustentar al sector financiero de Escocia, que genera empleo no sólo en firmas financieras, sino también en otros sectores", apunta el informe, que recuerda que las entidades escocesas se benefician de la estabilidad y confianza de los mercados en Reino Unido, lo que reduce los costes de financiación de las entidades que operan en el país.

Escocia está llamada a las urnas en septiembre de 2014 para ratificar en referéndum su adhesión al Reino Unido o su declaración de independencia.