Actualizado 23/09/2015 17:32 CET

La rentabilidad de las desinversiones hasta junio supera 2,5 veces lo invertido

MADRID, 23 Sep. (EUROPA PRESS) -

La rentabilidad media de las principales desinversiones del primer semestre del año es 2,5 veces superior al capital invertido en operaciones como la venta de Pepe Jeans, Grupo Palacios, Conservas Garavilla, Fritta, Eugin, Polibol y Gescobro, según los datos de Capital & Corporate.

Por otro lado, los grandes 'defaults' han desaparecido y el optimismo vuelve al sector, animado por el renacer del crédito bancario, otro factor que, según la entidad, está facilitando la obtención de retornos atractivos. "El acceso a más deuda implica mayores apalancamientos y menores inversiones en capital (equity)", ha apuntado.

Según esta entidad, las desinversiones están continuando con el camino iniciado en 2014 y siguen registrando un gran volumen. Así, el entorno actual durante los seis primeros meses del año, en el que han sido más favorables las salidas y la rotación de cartera, ha propiciado procesos de venta con plusvalías significativas, tras años en los que los fondos, especialmente los nacionales, sufrieron "importantes dificultades" para vender sus participadas y poder cumplir con la rentabilidad exigida por sus inversores.

MADUREZ DE LA INDUSTRIA

Los datos de Capital & Corporate señalan que en este periodo de tiempo la compraventa de empresas entre fondos de capital riesgo también se está acelerando en España. De este modo, los llamados 'secondary buyout (SBOs)' o adquisiciones de empresas entre fondos de capital riesgo ganan peso como mecanismo de salida gracias a que los fondos de capital riesgo vuelven a entenderse entre sí a la hora de concretar operaciones.

"Esta vuelta de los SBOs es un indicio de la madurez de la industria y de la abundante liquidez de la que disponen los fondos", ha indicado la compañía, que destaca que durante los años más complicados de la crisis, los 'secondaries' prácticamente "salieron de escena".

El tercer factor que está facilitando las desinversiones del capital riesgo en España y el buen ritmo de rotación de cartera es la apertura del mercado de capitales tras años en los que las OPVs parecían cerradas para el sector. Ahora, los bajos tipos de interés hacen que el capital busque más réditos en la renta variable.