Publicado 17/10/2023 12:50

Frenar el cambio climático con hidrógeno y almacenamiento de carbono requiere invertir 13.000 millones, según BCG

Tren de hidrógeno de Alstom
Tren de hidrógeno de Alstom - ALSTOM

   MADRID, 17 Oct. (EUROPA PRESS) -

   Frenar el cambio climático y limitar el incremento global de la temperatura a 1,5ºC de aquí a 2050 con hidrógeno y almacenamiento de carbono requeriría una inversión de 13.000 millones de euros, según un informe de Boston Consulting Group.

   El documento 'Breaking the Finance Barrier for Hydrogen and Carbon Capture' sitúa en esa cantidad la inversión privada necesaria a nivel global y en 1.200 millones de euros en Europa y subraya que los bancos comerciales son "clave" en el proceso porque suponen una "oportunidad" para crear una ventaja competitiva.

   El informe define las tecnologías de hidrógeno y de captura y almacenamiento de carbono como "soluciones esenciales" para sectores difíciles de descarbonizar como las industrias intensivas en calor (p. ej., producción de acero, cemento o vidrio), de fabricación de fertilizantes, o el transporte; los bancos y el resto de entidades de crédito aún no han movilizado las herramientas de financiación necesarias para que estas se expandan a la velocidad necesaria.

   Así, considera que este requisito de inversión es una "oportunidad de negocio" de gran relevancia para los bancos, que deberán adaptar su modelo de gestión para capitalizarla y crear ventaja competitiva.

   En la elaboración del artículo 'Breaking the Finance Barrier for Hydrogen and Carbon Capture', publicado por la consultora estratégica Boston Consulting Group (BCG) se encuestó a más de cien expertos y directivos de entidades financieras, bancos de desarrollo, empresas de capital riesgo, gestores de activos y empresas energéticas.

   El trabajo observa que los bancos quieren financiar proyectos de hidrógeno y captura de carbono y los consideran una parte relevante de sus planes de préstamos a medio plazo. Según la investigación realizada por BCG, entre el 75% y el 80% de las entidades esperan que ambas tecnologías representen más del 10% de su cartera de inversiones en materia de energía para 2030.

   Sin embargo, en la actualidad la mayoría de bancos no financia proyectos de hidrógeno y captura y almacenamiento de carbono porque los consideran "arriesgados e inmaduros" y exigen acuerdos comerciales a largo plazo así como un mayor grado de certidumbre política.

   Otro de los riesgos específicos de los proyectos de hidrógeno y captura y almacenamiento de carbono identificados por la consultora es la ausencia de acuerdos internacionales sobre el hidrógeno verde y el almacenamiento permanente de CO2, unos mercados todavía inmaduros para el comercio de créditos de hidrógeno y carbono; la falta de claridad sobre las responsabilidades relacionadas con el almacenamiento de CO2; y las diferentes regulaciones entorno a CCUS entre regiones.

   En ese sentido, el documento recomienda a los bancos que desarrollen sus capacidades de evaluación y gestión de riesgos para responder con eficacia ante los mercados emergentes de hidrógeno y captura y almacenamiento de carbono.

   Según BCG, el 50 por ciento de los bancos esperan que la rentabilidad ajustada al riesgo de los proyectos de CCUS sea equivalente o mejor que la de la energía solar y eólica para 2030, mientras que el 67 por ciento de las entidades confía en que ocurra lo mismo con los proyectos de hidrógeno.

   Así, el trabajo valora que la mayoría de los bancos y entidades encuestadas creen que la guerra de Ucrania y la consiguiente preocupación por la seguridad energética harán que el capital se desplace de proyectos de hidrógeno y CCUS a proyectos tradicionales de petróleo y gas durante al menos los próximos dos años. Esto, según añade, despeja el camino para los bancos con la ambición de aprovechar las oportunidades de financiación de proyectos de hidrógeno y captura y almacenamiento de carbono creadas por las políticas verdes de Estados Unidos y la Unión Europea.*

   De ese modo, recomienda a los bancos que quieran liderar la financiación de estos proyectos que no esperen a una mayor madurez a estos mercados, sino que actúen ahora y adopten una mentalidad innovadora e inviertan en nuevas capacidades y conocimientos.

   Igualmente, aconseja a los bancos pioneros en financiación de este tipo de proyectos deben actuar como "facilitadores de los ecosistemas" y estableciendo relaciones a lo largo de la cadena de valor e involucrando a las diferentes partes interesadas, desde las agencias de crédito a la exportación y los bancos de desarrollo hasta las aseguradoras y los promotores de proyectos.

   El managing director and partner de BCG España, Marta Guzzafame, líder del equipo de Clima y Sostenibilidad, considera que las tecnologías de hidrógeno y CCUS son "soluciones esenciales para sectores difíciles de descarbonizar y pueden ser, además, una oportunidad para los bancos e inversores que quieran financiar este tipo de proyectos".

   "Se trata de tecnologías emergentes y como tales todavía con un nivel de riesgo más elevado, pero en este momento existe una ventana de oportunidad para ayudar activamente a crear, dar forma y lograr el éxito", apostilla.