Actualizado 05/02/2015 17:52 CET

Amnistía Internacional llama a combatir la mutilación genital femenina

MADRID, 5 Feb. (EUROPA PRESS) -

   Amnistía Internacional (AI) ha instado este jueves a los gobiernos a  prevenir y luchar para combatir la mutilación genital femenina, una "grave violación de los Derechos Humanos" de la que cada año son víctimas cerca de tres millones de niñas.

   En un comunicado, la ONG ha recordado que, según el último informe de UNICEF de julio de 2013, un total de 29 países, la mayor parte en África aunque también en algunas regiones de Oriente Próximo, Asia y América Latina, la llevan a cabo, y entre 120 y 140 millones de niñas y mujeres podrían estar sufriéndola cada año.

   Con motivo de la celebración este vierens del Día Internacional de Tolerancia Cero a la Mutilación Genital Femenina, ha denunciado que las mujeres y niñas que son sometidas a este tipo de práctica a menudo sufren dolor severo, hemorragias, shock, dificultades para orinar, infecciones y en ocasiones incluso la muerte.

   Muchas sufren también dolor crónico, dificultades durante el parto --incluido un riesgo mayor de mortalidad materna--, disminución del placer sexual y trastorno de estrés post-traumático.

   En Egipto, Amnistía Internacional ha denunciado, en su último informe, que las mujeres y niñas egipcias se enfrentan, tanto en su propio hogar como en espacios públicos, a situaciones de una violencia alarmante, entre las que se incluyen las agresiones sexuales en grupo y las torturas bajo custodia del Estado, así como otro tipo de violencia de género como es la mutilación genital femenina. El 91 por ciento de las mujeres de entre 15 y 49 años han sido sometidas a ellas, según la última encuesta oficial.

   En Somalia, donde Amnistía Internacional ha denunciado que la violencia y el acoso sexual a mujeres y niñas es uno de los problemas endémicos más graves del país, UNICEF señala que el 98 por ciento de las mujeres y las niñas han sido sometidas a la mutilación genital femenina.

   En Sierra Leona, donde la cifra de niñas y mujeres que la han sufrido también es elevada, hasta el 88 por ciento de ellas según UNICEF, el Programa de Educación por los Derechos Humanos en África de Amnistía Internacional ha puesto en marcha una iniciativa para tratar de parar esta situación. Se trata de una serie de talleres para sensibilizar a siete comunidades seleccionadas del distrito de Kambia y empujarlas a tomar medidas para combatir la mutilación genital femenina.

TAMBIÉN EN EUROPA

   Aunque no existen datos oficiales sobre el número exacto de mujeres y niñas que sufren mutilación genital femenina en Europa, se estima que serían unas 500.000, además de otras 180.000 mujeres y niñas en riesgo de ser sometidas a esta práctica todos los años, según datos del Parlamento Europeo.

   Algunos países europeos, como es el caso de España, han realizado esfuerzos para legislar contra la MGF, prestar apoyo a las niñas y mujeres y poner en marcha programas de prevención. Sin embargo, estos intentos han sido escasos y han tenido poco impacto, según Amnistía.

   La ONG considera la Mutilación Genital Femenina como "una forma de tortura que viola los derechos de las niñas y las mujeres". Para acabar con ella, pide a los Estados que aprueben una legislación específica que prohíba la mutilación genital femenina y que establezca sanciones apropiadas para los que la lleven a cabo.

   Asimismo, considera necesario que los Estados proporcionen medidas de reparación eficaces y adecuadas a las víctimas, entre las que se deben incluir las destinadas a eliminar el estigma y la discriminación que sufren las supervivientes de la violencia sexual y los estereotipos de género.

   Por último, ve imprescindible que se pongan en marcha mecanismos para reconocer la MGF como una forma de persecución basada en el género, que cae dentro del ámbito de la Convención de la ONU sobre el Estatuto de los Refugiados. Los Estados deben adoptar y cumplir las recomendaciones definidas en la Guía sobre la Protección de Mujeres Refugiadas del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados.

Para leer más