Por qué tu teléfono móvil podría estar vinculado con el conflicto de la República Democrática del Congo

Actualizado 22/02/2019 15:15:28 CET
426345.1.500.286.20190221143505
Vídeo de la noticia

   MADRID, 21 Feb. (EUROPA PRESS) -

   La ONG Alboan ha lanzado una campaña para que los usuarios de dispositivos electrónicos pidan con sus firmas a los ayuntamientos que incorporen criterios de compra responsable en teléfonos móviles, tablets y ordenadores. Esta campaña tiene como objetivo no contribuir al conflicto en el este de la República Democrática del Congo que, según defiende la ONG, está relacionado con la extracción ilegal de estos minerales.

   Esta petición, a la que se han sumado el Servicio Jesuita a Migrantes, exige a las administraciones incorporar una "debida diligencia" que compruebe la procedencia de cuatro minerales: el estaño, el tungsteno (se extrae del wolframio), el tantalio (se extrae del coltán) y el oro, todos ellos utilizados en la fabricación de las 'nuevas tecnologías'. La ONG ha abierto una recogida de firmas a través de su página web.

   Esta "debida diligencia" consiste en una compra pública ética que exija a las empresas que les suministran dispositivos electrónicos que comprueben que en su cadena de suministro no se realiza ninguna infracción.

   Aunque la organización afirma que la extracción "no es necesariamente" la causa del conflicto, recuerda el informe del Programa de Naciones Unidas para el Medioambiente, titulado 'From Conflict to Peacebuilding', que afirma que los recursos minerales como el cobre, el oro, los diamantes y el coltán desempeñaron "un papel importante en la economía de la guerra civil de la República Democrática del Congo (1998-2003), perpetuando el conflicto y financiando a grupos rebeldes".

   Este informe desvela que desde los años 90, al menos 18 conflictos violentos se han alimentado de la explotación de recursos naturales (diamantes, petróleo, oro, madera y minerales); y que cerca del 40% de todos los conflictos intra-estatales de los últimos sesenta años pueden asociarse a las disputas por el control de estos recursos.

CAPITAL MUNDIAL DE LA VIOLENCIA SEXUAL

   República Democrática del Congo ha sido definida por Aministía Internacional como la "capital mundial de la violencia sexual" ya que son "constantes las violaciones a mujeres en manos de grupos armados" porque son usadas como tácticas de guerra. Cada año, 100.000 mujeres son violadas en este país, según Alboan.

   Para hacerse con el control de las minas, la ONG denuncia que los grupos armados toman los pueblos con recursos naturales y utilizan la violencia sexual para que las familias abandonen sus hogares.

CERTIFICACIÓN DE LAS MINAS

   Existen tres niveles de certificación de las minas de las que se extraen estos minerales en la región este del Congo, supervisados por la Conferencia Internacional de los Grandes Lagos, que determinan la legalidad de los recursos extraídos:

   1. Bandera verde: La mina cumple con todos los estándares (p. ej., no hay presencia armada ni explotación infantil), por lo tanto puede producir minerales para la exportación legal.

   2. Bandera amarilla: hay infracciones de uno o más criterios importantes, el operador de la mina tiene seis meses para resolver la situación. La mina puede producir minerales para la exportación con ese compromiso.

   3. Bandera roja: dadas las graves infracciones en uno o más criterios la mina tiene prohibido producir minerales por lo menos durante un mínimo de seis meses, hasta que la siguiente inspección certifique que se han resuelto las infracciones.

   Muchas de las minas que reciben esta calificación están tomadas por grupos armados que ganan millones de dólares al año vendiendo estos minerales de contrabando, según denuncia Alboan.

COMPROMISO INTERNACIONAL

   A día de hoy es "muy difícil por no decir imposible" fabricar un dispositivo electrónico de última generación sin contar con minerales como el estaño, el tantalio, el tungsteno o el oro, tal y como afirma esta ONG. Por eso, remarca que "no se trata de evitar el uso de estos materiales" sino de "tomar las medidas necesarias para evitar que su actividad favorezca violaciones de los derechos humanos".

   Estados Undidos aprobó en 2010 la Ley Dodd-Frank que, en su sección 1502, obliga a las empresas a comprobar si sus productos cometen alguna infracción a lo largo de su cadena de suministro y a publicar un informe anual con los resultados. A raíz de esta normativa, algunas orgnaizaciones han elaborado rankings en los que analizan la actividad de estas empresas.

   Uno de ellos es el elaborado por Know The Chain, que evalúa y compara las prácticas corporativas actuales y suministra recursos que permitan a las empresas operar de manera más transparente y responsable. En el publicado en 2018, analiza la actividad global de 40 empresas del ámbito de la tecnología y la comunicación.

   El resultado de este análisis señala a Intel como líder postivo de referencia durante 2018 superando el liderazgo de años anteriores de HP y Apple, que se mantienen en segundo y tercer puesto, respectivamente. La organización señala que esto se debe a que Intel ha tomado medidas positivas como la introducción de auditorías no anunciadas y la transparencia en las tarifas de contratación de sus trabajadores y proveedores.

   Este informe destaca el resultado de Amazon como algo "atípico" pues, aun siendo una de las tres empresas de refencia a nivel mundial, obtiene un 32 sobre 100 en su diligencia para evitar el uso de 'minerales en conflicto' (la máxima puntuación obtenida en este ranking es de 75 sobre 100).

   A pesar de estos resultados, la compañía defiende que actúa con la diligencia debida en las cadenas de suministro de sus marcas propias y de sus contratos de fabricación pues entiende que "es lo correcto para sus clientes". En cuanto a los compromisos de sus proveedores, Amazon espera que "apoyen estos esfuerzos para identificar el origen de los minerales utilizados en sus productos".

   En Europa, el 1 de enero de 2021 entrará en vigor una ley aprobada en 2017 que exige a las empresas que importen estos cuatro minerales aplicar una "debida diligencia" mediante la que comprueben las condiciones en las que han sido extraídos. Esta normativa no se aplicará a las que introduzcan dispositivos electrónicos terminados (los que se venden al usuario).

   Hay empresas que se declaran comprometidas con la 'tecnología libre de conflicto' como Fairphone, que fabrica teléfonos móviles con "un impacto social y ambiental positivo" que acabe con estos 'minerales en conflicto'. De esta manera, pretende demostrar que la industria minera necesita mejoras "desesperadamente" y que el cambio es posible, según sostiene este fabricante en su web.

   Para ello, indica que establece "buenas condiciones laborales" para sus trabajadores y la reutilización y reciclaje de los terminales para acabar con prácticas medioambientales nocivas, condiciones de trabajo peligrosas y explotación infantil.

¿QUÉ PUEDES HACER TÚ?

   Existen algunas recomendaciones para que, como usuario, colabores con una tecnología libre de conflicto. Algunas de ellas son:

   1. Recicla tu teléfono móvil antiguo llevándolo a un punto verde cuando ya no funcione, si no conoces ninguno puedes llamar a tu ayuntamiento y te dirán dónde está.

   2. Antes de renovar un aparato electrónico piensa si realmente lo necesitas o si puedes mantener el que tienes.

   3. Consulta en internet el compromiso de cada empresa con los 'minerales en conflicto' antes de comprar algún dispositivo.