Publicado 02/03/2021 19:13CET

Abren una sala multisensioral en un colegio para mejorar la interacción de niños con discapacidad intelectual

Una niña juega en la sala multisensioral abierta en el Centro de Educación Especial María Corredentora
Una niña juega en la sala multisensioral abierta en el Centro de Educación Especial María Corredentora - FUNDACIÓN GARRIGOU

   MADRID, 2 Mar. (EUROPA PRESS) -

   Las fundaciones Garrigou y Price Waterhouse Cooper han inaugurado una nueva sala multisensorial en el Centro de Educación Especial María Corredentora, como herramienta para mejorar la interacción y comunicación con el entorno de niños y jóvenes con discapacidad intelectual.

   Para ello, se crea en el aula un ambiente "lleno de sensaciones agradables que estimulan sus sentidos a través de la iluminación, los aromas, la música o las diferentes texturas" a las que el niño tiene acceso. Con todos estos elementos, se crea una atmósfera de "calma, seguridad y protección que invita al niño a jugar y explorar", según informa la Fundación Garrigou.

   Además, más allá de mejorar la interacción con el entorno, la estimulación sensorial está especialmente indicada en la intervención con niños con discapacidad intelectual, especialmente en los casos más graves, ya que "les permite relajarse, desarrollar técnicas de autocontrol y fortalecer la confianza en sí mismos".

   El orientador del Centro de Educación Especial María Corredentora, Nicomedes Sánchez, ha señalado que los alumnos con casos más graves "cuentan con pocos recursos para gestionar sus emociones y frustraciones" y solo se puede entrar en el interior de estas personas "a través de la estimulación multisensorial".

   Sánchez ha destacado que la sala es "completamente personalizable al perfil sensorial de cada alumno y totalmente interactiva, posibilitando además incorporar elementos propios del alumno como por ejemplo un peluche de apego que gracias a la tecnología que incorpora la sala puede formar parte de la estimulación que experimenta el niño".

   El usuario puede controlar lo que sucede en la sala a través de una alfombra interactiva, una consola, un conmutador o un micrófono. Entre otras actividades, los alumnos pueden jugar con elementos fluorescentes, 'nadar' con tortugas o disfrutar con cascadas de colores.

Para leer más