Actualizado 13/11/2008 16:24 CET

España podría perder el 40% de los turistas alemanes y casi el 100% de los de Reino Unido a causa del cambio climático

MADRID, 13 Nov. (EUROPA PRESS) -

España podría perder cerca del 40 por ciento de los turistas alemanes y casi el 100 por cien de los turistas de Reino Unido a lo largo de este siglo debido a las modificaciones en el clima, según alertó hoy el biólogo y catedrático de Ecología José Manuel Moreno, representante español del Grupo Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC, por siglas en inglés) de la ONU.

Moreno, que hoy compareció en la Comisión Mixta no permanente (Congreso-Senado) para el estudio del Cambio Climático en el Congreso de los Diputados, explicó a los parlamentarios que es muy probable que los ecosistemas españoles sufran "cambios generalizados" y con ello algunos de los servicios que estos prestan (como reguladores del clima fijando el carbono atmosférico o su capacidad para detener la erosión) también se verían afectados.

El científico aseguró que la conservación de la biodiversidad "se verá altamente comprometida" porque existe una alta probabilidad de que numerosas especies pasen a engrosar la lista de especies amenazadas o en peligro de extinción.

Asimismo, señaló que, de acuerdo a los escenarios hipotéticos planteados y estudiados por científicos de todo el mundo, otros recursos y sectores, como el suelo, el agua, la agricultura, el sector forestal e incluso otras actividades económicas también se verán modificados a lo largo de este siglo.

En cuanto a los principales sectores productivos, precisó que la agricultura se enfrenta a cambios en los cultivos, alteraciones en los sistemas de manejo y a una mayor demanda de riego, mientras que que "es muy probable que las aportaciones hídricas disminuyan de forma significativa".

También, pronosticó que la ganadería y la pesca deberán afrontar "disminuciones de productividad del medio que les sustenta" y el sector forestal sufrirá una importante pérdida de superficie para mantener la vegetación arbolada, ya que aumentará la temperatura y, con ello, el número de días de riesgo de incendios y la duración de las épocas de peligro.

Moreno, encargado del II capítulo del IV Informe del IPCC de la ONU, añadió que el sector energético verá disminuida su capacidad de producir energía renovable, especialmente las de fuentes hidráulicas y procedentes de cultivos energéticos. Igualmente, destacó que se esperan a lo largo del siglo cambios en los patrones de consumo de los habitantes, que demandarán "más calefacción en invierno y más aire acondicionado en verano".

TURISMO Y ENERGÍAS RENOVABLES, EN PELIGRO

Así, detalló que el sector turístico se enfrenta a una disminución en los flujos hacia España y a cambios en la estacionalidad, ya que como los veranos serán más favorables en los lugares de origen de los turistas europeos que pasan sus vacaciones en España, podrían registrarse importantes descensos en la afluencia, que cifró, en un 40 por ciento para los alemanes y casi en un cien por ciento de los procedentes de Reino Unido.

Moreno señaló que el sector de las aseguradoras también sufrirá por la "indeterminación de los riesgos futuros y su probable aumento", lo que puede hacer que disminuya la cobertura de los bienes asegurados.

Por otra parte, el catedrático de la Universidad de Castilla-La Mancha indicó que es muy probable que las aportaciones hídricas disminuyan y que las cuencas hidrológicas de la mitad sur peninsular se verán más afectadas. Además, la fertilidad de los suelos disminuirá probablemente mientras que el riesgo de erosión y desertificación aumentará.

Igualmente, se prevé en 2050 un aumento del nivel medio del mar de unos 15 centímetros y, aunque Moreno admitió que "existe gran incertidumbre acerca de este tema", advirtió de que se esperan cambios en la magnitud y dirección del oleaje y en la duración de los temporales y que esto causará importantes pérdidas de superficie de playa y generará efectos sobre las infraestructuras marítimas.

Sobre los riesgos para la salud humana, el científico advirtió a los parlamentarios de que una intensificación en las olas de calor incidirá en la morbi-mortalidad de la población española, si no se toman medidas adaptativas. "Es probable que haya que hacer frente a enfermedades transmitidas por vectores que hoy no se encuentran en nuestra geografía", dijo.

LOS POLÍTICOS, RESPONSABLES DE ACTUAR

Tras presentar este panorama, Moreno afirmó que "el cambio climático está ya aquí y hemos detectado sus impactos", que seguirán ocurriendo con las políticas actuales. Así, sostuvo que los científicos tienen la obligación de analizar, diagnosticar y ofrecer toda la información solvente posible, pero subrayó que son los políticos los responsables de implantar políticas y de encontrar soluciones para evitar las consecuencias de este fenómeno.

"La adaptación será necesaria para enfrentarse a los impactos que serán inevitables debido a las emisiones del pasado", insistió Moreno que defendió la experiencia del IPCC y lo puso como ejemplo para que los políticos alcancen un "consenso" sobre este "problema complejo" y de esta manera puedan "planificar el futuro mirando el futuro, no solo al pasado".

Finalmente, guió a los parlamentarios españoles al indicarles que el reto consiste en proyectar "planes de adaptación por sectores que establezcan horquillas de riesgos sobre las que asentar las decisiones y de la necesidad de abordar planes integrados de anticipación y paliación que vayan incluso más allá de una visión sectorial"

"Las malas noticias no pueden ser excusa para no actuar", destacó Moreno, que concluyó que la "insostenibilidad" modelo actual requiere un "cambio" en la manera de "usar" el planeta.