La industria fitosanitaria considera "desproporcionado" prohibir los neonicotinoides para proteger a las abejas

Actualizado 29/04/2013 21:18:32 CET

MADRID, 29 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Asociación de Empresas de la Industria Fitosanitaria (AEPLA) considera "desproporcionada" la medida aprobada este lunes por la Comisión Europea de prohibir durante dos años el uso de los tres neonicotinoides más frecuentes como plaguicidas en la siembra del girasol, la colza, el algodón y el maíz, por los riesgos que plantean para la salud de las abejas.

Así, el presidente de AEPLA, Carlos Palomar, ha señalado a Europa Press que la medida comunitaria no tiene base científica que lo justifique y ha asegurado que algunos estudios señalan que el uso de los neonicotinoides no son la causa principal de la disminución de colmenas en la Unión Europea, sino que figura como la séptima causa.

Por ello, ha subrayado que si se quiere proteger a las abejas y otros polinizadores se debería abordar "de forma global" su salud y atendiendo, sobre todo a los primeros factores, que son las enfermedades y parásitos. A su juicio, se debería hacer un muestreo lo suficientemente amplio y potente para que, en estos dos años, se pueda discernir los efectos reales de los neonicotinoides sobre las colmenas en vez de prohibirlos.

En este contexto, ha recordado que en Francia ha regido una prohibición de estos fitosanitarios entre 2007 y 2009 y cuando se volvieron a autorizar en 2010, 2011 y 2012, aumentaron las colonias de abejas.

Además, ha lamentado la medida adoptada este lunes, que entrará en vigor a partir del 30 de noviembre, porque no está contrastada "debidamente" con la comunidad científica y se tardará "mucho tiempo" en encontrar un sustituto, lo que provocará daños a las cosechas de los agricultores.

Respecto a los daños, Palomar estima que la prohibición supondrá unos 127 millones de pérdidas en las cosechas al no poder usar semillas tratadas, sobre todo en maíz y girasol. Por ello, ha puesto de ejemplo el cultivo de maíz en el valle del Ebro, donde existe el virus del enanismo del maíz que se trata directamente con neonicotinoides. En este caso, ha asegurado que la cosecha caerá un 80 por ciento, porque el maíz no crece.

En todo caso, considera que estos productos representan entre un 3 y un 4 por ciento del sector fitosanitario pero lo que les preocupa es que se puede dejar a la agricultura "sin defensa contra las plagas".

Finalmente, ha advertido de que aunque la industria seguirá desarrollando nuevas soluciones, estas podrían tardar entre 9 y 10 años por lo que será difícil saber "cuándo habrá un sustituto". En su opinión, será más fácil demostrar en dos años que los neonicotinoides no son la causa de la desaparición de las abejas que descubrir otros productos sustitutos.