Feijóo, sobre el fallo del 'procés': "Si un político la hace, la paga"

Actualizado 14/10/2019 14:43:06 CET
El titular del Gobierno gallego, Alberto Núñez Feijóo, en la rueda de prensa posterior al Consello de la Xunta
El titular del Gobierno gallego, Alberto Núñez Feijóo, en la rueda de prensa posterior al Consello de la Xunta - XUNTA

Incide en la decisión "unánime" de la sala del Supremo e insta a acatarla como "un ejemplo de normalidad democrática"

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 14 Oct. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha considerado que la sentencia del 'procés' evidencia que los políticos "no pueden quedar impunes ante la ley" y que, en ese sentido, representa una reconciliación "con al igualdad de todos los ciudadanos ante la ley" y una muestra de que "no hay ciudadanos de primera y de segunda". "Si un político la hace, la paga", insistió el líder gallego.

Así lo ha trasladado en declaraciones a los medios este lunes tras conocerse el contenido del fallo del Tribunal Supremo, que contempla penas de prisión entre los 9 y los 13 años por delitos de sedición y malversación de fondos públicos.

Feijóo ha advertido de que a pesar de que el fallo "pueda gustar menos a unos y más a otros", se trata de una sentencia del Supremo que "cualquier demócrata tiene que acatar", sobre todo "los condenados" y los políticos, al ser "la primera vez desde hacía mucho tiempo" que en España se condena a representantes de este sector.

"Los políticos no pueden quedar impunes ante la ley", ha insistido, además de puntualizar que un presidente de una comunidad autónoma "no puede incumplir la Constitución, el Estatuto de Autonomía, ni estar por encima del Código Penal".

En este sentido, ha recordado que el fallo afecta a "colegas" suyos y que, aunque lamenta "que estén en esta situación", había "actos punibles" que deben someterse al Estado de Derecho. "Cumplamos la sentencia y demos un ejemplo de normalidad democrática", ha zanjado.

PERIODO "PARA REFLEXIONAR"

El presidente de la Xunta cree que ahora es el momento de "abrir un periodo para hablar, para reflexionar" y trabajar para "que no vuelva ocurrir" esta situación y para "unir a la sociedad catalana y a la sociedad española con la política".

Es por ello que ha considerado que "el problema catalán, como le llaman algunos políticos catalanes, no es un problema", sino una serie de partidos "que no asumen la legislación". "Si hay votos suficientes para cambiarla, se podrá cambiar, pero no es ningún problema cumplir la Constitución, el Estatuto de Autonomía. Es una obligación".

"Vayamos construyendo el futuro sobre la experiencia que nos ha dado el pasado", ha insistido, pero no "imponer de forma ilegal la convivencia".