En el centro de Malí, la violencia, el toque de queda y las inundaciones limitan el acceso a la salud

Actualizado 16/03/2019 10:11:14 CET
En el centro de Malí, la violencia, el toque de queda y las inundaciones limitan
LAMINE KEITA/MSF 

MADRID, 16 Mar. (Por Médicos Sin Fronteras) -

Adama acompaña a su hija embarazada, Mariam, al hospital apoyado por MSF en Douentza, en la región de Mopti, en centro de Malí, para que pueda dar a luz asistida por matronas cualificadas. Adama y su hija viven en la zona rural de Douentza y el camino a la ciudad no ha
sido fácil.

"Desde que empezó la crisis, tenemos miedo a los asaltos en el camino", explica Adama. "Pueden robarte todo lo que tienes, violarte. Mucha gente ha perdido la vida en la carretera. Si te asaltan y no tienes dinero, te pegan. La crisis ha limitado totalmente nuestra
libertad", subraya.

La crisis que menciona Adama comenzó en marzo de 2012 con la toma del norte de Malí por parte de grupos armados no estatales que luchaban contra los militares malienses. En 2015, pese a la firma de acuerdos de paz, la crisis se trasladó al centro del país, que hoy sigue siendo un hervidero de inseguridad y violencia.

Pero las actividades de los grupos armados no estatales en la región de Mopti no son la única razón de la instabilidad; en algunas zonas, esto se combina con los conflictos locales entre las comunidades de fulani, que viven principalmente del ganado, y las comunidades de dogon, que viven principalmente de la agricultura.

        MSF

Además, varias operaciones militares están en marcha desde hace meses, con el apoyo del Ejército francés --la operación Barkhane--, las fuerzas militares de Naciones Unidas --MINUSMA-- y el G5 Sahel --una fuerza militar conformada por Burkina Faso, Chad, Níger, Mauritania y Malí-- . Y las autoridades militares de Malí han impuesto varias medidas de orden público, incluyendo el toque de queda y la prohibición de usar motocicletas y vehículos de dos ruedas.

Todos estos factores limitan los movimientos de la población, complicando el acceso a la atención médica. "Es complicado porque no hay personal sanitario en el pueblo y la estructura médica más
cercana está a 15 kilómetros", explica Ousmane, que llevó a su hijo de 5 años, Soumaila, a Douentza para ser tratado de malaria severa. "Vinimos en carreta", precisa.

"La inseguridad está creciendo y tiene un impacto en nuestras actividades agrícolas y ganaderas", denuncia Ousmane, que subraya que "ni la gente ni las propiedades están ya seguras". "Este conflicto debe terminar", sostiene.

La violencia y la inseguridad han provocado que personal sanitario y algunos actores humanitarios reduzcan actividades o abandonen la región, especialmente en las zonas rurales donde el conflicto es más intenso.

Los equipos de MSF trabajan en Douentza desde 2017 para garantizar el acceso a la atención médica gratuita a las poblaciones más vulnerables. En el hospital de Douentza, constatan que los pacientes suelen llegar con problemas ya avanzados, sobre todo por las limitaciones que provoca la inseguridad, el miedo y las distancias.

MUCHOS PACIENTES LLEGAN DEMASIADO TARDE

"Solo cuando el estado de salud de un paciente es muy grave intentan venir al centro", señala Badamassi Abdrahimoune, coordinador del proyecto de MSF en Douentza. "A menudo tenemos problemas para curar a estos pacientes simplemente porque han llegado demasiado tarde", lamenta.

Esta experiencia es compartida por los equipos de MSF en el hospital de Ténenkou, en el oeste de la región de Mopti, cerca del río Níger. El río y sus afluentes provocan regularmente inundaciones durante la época de lluvias, aislando muchos pueblos y haciendo casi imposible cualquier movimiento.

        MSF

"Las limitaciones derivadas de la inseguridad se agravan por los
obstáculos crónicos que aparecen durante la estación de lluvias. Cada año entre julio y diciembre, zonas enteras quedan aún más aisladas, separadas de las vías de transporte a causa de las inundaciones", explica Frédéric Demalvoisine, jefe de misión de MSF en Malí.

Frente a todos estos obstáculos, MSF despliega equipos médicos para prestar asistencia a estas poblaciones aisladas sin atención médica. En el distrito de Douentza, MSF ha extendido sus actividades a tres centros de salud en la zona rural --Boni, Hombori y Mondoro--, donde la
capacidad de la población para viajar a Douentza y recibir tratamiento se ve particularmente restringida por la violencia y los enfrentamientos en curso. Desde agosto de 2018 a enero de 2019, los equipos de MSF llevaron a cabo más de 21,800 consultas médicas en estas tres localidades.

En el distrito de Ténenkou, MSF trabaja con clínicas móviles para dar atención primaria a la población y refiere los casos más graves al hospital de Ténenkou. MSF viaja regularmente por ejemplo a Diafarabé, en el sur de Ténenkou, donde cientos de desplazados se asentaron el pasado noviembre después de que hombres armados atacaran el pueblo de Mamba; según varias fuentes, 11 personas fueron asesinadas en el ataque.

VIVIR CON MIEDO

Kassé Tiouté, una de las personas que tuvo que huir a Diafarabé, recuerda los hechos: "Un día, hombres armados entraron en el pueblo y mataron a 11 personas. Muchas huimos de inmediato. Vinimos corriendo a Diafarabé. Estaba con mi hijo, mi suegra y mis hermanas. Todos caímos enfermos. Incluso hoy, todavía siento miedo al recordar lo que vivimos. Durante la noche revivo constantemente esas escenas. Ya no quiero regresar a mi pueblo".

Su hijo de 2 años cayó enfermo con anemia, pero Kassé perdió todo en el ataque, así que no podía conseguir atención médica, hasta que acudió a la clínica de MSF. "Debido a su estado de salud, los médicos me han dicho que lo lleve al hospital de Ténenkou, pero no puedo pagarlo", se lamenta la mujer. Finalmente, MSF trasladó a madre e hijo al hospital, donde el pequeño recibió el tratamiento que necesitaba.

         MSF

En el caso de Aichata Bah, tras dar a luz de forma prematura a sus gemelos, decidió llevarlos al hospital de Ténenkou, situado a 25 kilómetros de su pueblo. "Llegamos subidos en un carro, tras un día entero de viaje", relata.

"Me daba miedo venir por la inseguridad", reconoce, asegurando que todo el trayecto lo hizo "atenazada por el miedo y la preocupación". Su miedo se disipó cuando llegó al hospital, donde con el apoyo de MSF, se da atención especializada a recién nacidos.

Este año, los desafíos humanitarios siguen siendo enormes y MSF tiene previsto seguir asistiendo a las poblaciones aisladas privadas de atención debido al deterioro del contexto de seguridad.

En el área de Mopti, MSF apoya los diversos servicios de los hospitales de los distritos de Douentza y Ténenkou. También ha empezado a trabajar en tres centros de salud comunitarios en la zona rural de Douentza, y colabora en el despliegue de agentes de salud especialistas en malaria en áreas de difícil acceso en Ténenkou.

Asimismo, trabaja con clínicas móviles en áreas donde la población tiene acceso limitado a los centros de salud comunitarios. En 2018, en la región de Mopti, MSF realizó 53.000 consultas, incluyendo 12.000
consultas en las clínicas móviles, asistió 1.200 partos, y trató a cerca de 400 niños con desnutrición severa.

Para leer más