Crónica Georgia (Añadida).- Saaakashvili firma el acuerdo de alto el fuego y Rusia dice que lo suscribirá como mediador

Actualizado 15/08/2008 22:16:25 CET

Moscú asegura que no se opone al despliegue de fuerzas de paz internacionales pero que deben decidirlo Osetia del Sur y Abjazia

MADRID, 15 Ago. (EUROPA PRESS) -

El presidente georgiano, Mijail Saaakashvili, anunció hoy la firma de un acuerdo de alto el fuego presentado por la comunidad internacional y por el que se pone fin a las hostilidades iniciadas la semana pasada con el ataque sobre la capital de la región separatista de Osetia del Sur, Tsjinvali, y la posterior invasión rusa de Georgia.

Para Tiblisi, se espera que éste sea el principio de una serie de negociaciones destinadas a asegurar su integridad territorial y recuperar sus expectativas de una nueva entrada en la OTAN; para Rusia, que insiste en firmar el acuerdo de alto el fuego sólo en calidad de mediadora, es el comienzo para poner remedio a "un empeoramiento de las relaciones a corto plazo", según el presidente ruso Dimitri Medvedev.

Saakashvili anunció que había firmado un acuerdo final de cese del fuego con Rusia, pero matizó que en modo alguno se trata de un "acuerdo definitivo" para solucionar la cuestión territorial con la región separatista y el Gobierno ruso.

"Hoy firmé el acuerdo de cese del fuego," dijo el mandatario, en declaraciones realizadas frente al palacio presidencial en Tiblisi, junto a la secretaria de Estado estadounidense, Condoleezza Rice, quien se encuentra de visita en el país. "Se trata de un acuerdo de alto el fuego entre nosotros y Rusia, arreglado por Francia y Reino Unido; ahora deberíamos avanzar en este sentido y enviar sobre el terreno a las fuerzas internacionales de paz", añadió, según el portal de noticias georgiano 'Civil'.

Saakashvili culpó a los Estados occidentales por no reaccionar con la fuerza suficiente a anteriores acciones militares rusas y por no lograr garantizar la membresía del país del Cáucaso en la OTAN. "Hoy estamos mirando a la maldad directamente a los ojos", dijo, y añadió que Georgia nunca se reconciliará con quienes han ocupado su territorio.

RUSIA FIRMARÁ COMO MEDIADOR

Por su parte, el Kremlin dijo a través de la secretaria de prensa de Medvedev, Natalia Timakova, que espera la confirmación de que Georgia ha firmado el acuerdo de alto el fuego para luego firmarlo Moscú únicamente en calidad de "mediadora".

"La parte rusa espera la confirmación de la noticia de que el presidente de Georgia, Mijail Saakashvili, está dispuesto a poner su firma bajo los seis principios del arreglo", dijo. "Rusia suscribirá este documento como mediadora sólo después de que lo firme Georgia", añadió.

El plan se suscribirá bajo los puntos coordinados por los presidentes de Rusia y Francia, Dimitri Medvedev y Nicolas Sarkozy, primero en Moscú y luego en la conversación telefónica sostenida durante la visita de Sarkozy a la capital georgiana, Tibilisi.

Medvedev y Sarkozy acordaron el pasado martes en Moscú los seis principios de arreglo de los conflictos en Georgia: el no empleo de la fuerza; el cese definitivo de las acciones militares; el acceso libre a la ayuda humanitaria; el regreso de las tropas georgianas a sus cuarteles y de las Fuerzas Armadas de Rusia, a la línea en la que permanecían antes del comienzo de acciones militares; la adopción por la fuerza de paz rusa de las medidas de seguridad adicionales hasta que sean articulados mecanismos internacionales; el inicio de las consultas internacionales sobre el futuro estatuto de Osetia del Sur y Abjazia y formas de garantizar su seguridad.

FUERZAS DE PAZ Y OBSERVADORES EXTRANJEROS

Está previsto que, en cuanto sea posible, el Consejo de Seguridad de la ONU apruebe una resolución respecto al conflicto que ha enfrentado a Georgia y Rusia. A este respecto, el Elíseo dijo en un comunicado que el presidente francés, Nicolas Sarkozy, "considera que ahora se dan las condiciones para la rápida adopción de una resolución por parte del Consejo de Seguridad y la definición de un mecanismo internacional que se encargará de supervisar la aplicación del acuerdo (de alto el fuego) sobre el terreno".

En una rueda de prensa conjunta con la canciller alemana, Angela Merkel, el presidente ruso aseguró que Moscú no está "en contra" de que se desplieguen fuerzas de paz internacionales en la zona de los conflictos de Osetia del Sur y Abjazia.

"El problema es que los osetios y los abjazios quieren sólo fuerzas de paz rusas y nadie más. En los últimos quince años se ha demostrado más de una vez que las únicas fuerzas capaces de proteger los intereses y a menudo las vidas son las tropas rusas. Esto debería tenerse en cuenta", matizó.

En este sentido, Medvedev consideró que la presencia de "quien se supone que va a garantizar la paz y la tranquilidad debe, al menos, ser cómoda para la parte que sufre, para quienes experimentan la opresión y el genocidio".

El jefe de Estado ruso señaló que se seguirá discutiendo el tema del envío a la zona de fuerzas de paz internacionales, pero reiteró que "en una situación como ésta, la postura de la parte afectada, la que ha demostrado ser el blanco de la violencia y las agresiones, es el factor decisivo". Merkel coincidió con Medvedev en que no se pueden enviar "unas fuerzas de paz que las partes del conflicto rechazan".

RELACIONES DE RUSIA CON OTROS PAÍSES

Asimismo, en referencia a las acusaciones mutuas entre Moscú y Tiblisi y a las opiniones de otros países respecto al enfrentamiento bélico, la canciller opinó que, "en conflictos tan complicados, ocurre a menudo que sólo se culpa a una parte". "Deberíamos mirar al futuro", propuso.

Estados Unidos ha sido el país que ha manifestado una postura más firme frente a la actuación de Rusia en el conflicto, y otros países occidentales han reiterado que Moscú debe respetar la integridad territorial de Georgia y le han urgido a retirar sus tropas del país.

Pero Medvedev recalcó que Rusia no desea que "las relaciones empeoren por un largo o corto plazo". "Siempre partimos de que hace falta mantener relaciones plenas con la Unión Europea y sus miembros concretos, así como con Estados Unidos y otros países", agregó el presidente ruso en declaraciones recogidas por la agencia de noticias rusa RIA Novosti.

"Vivimos en un mundo muy frágil y es obvio que el empeoramiento global de la situación internacional les conviene sólo a las fuerzas más reaccionarias", concluyó Medvedev.

OPERACIONES MILITARES RUSAS

Mientras, Rusia no parece hacer demasiado caso sobre el terreno a los llamamientos internacionales. Así, el portavoz del Ministerio de Defensa, general Nikolai Uvarov, anunció que las tropas de paz rusas desplegadas en Osetia del Sur serán incrementadas y dotadas de tanques.

"Los seis puntos del arreglo del conflicto de Osetia del Sur prevén medidas de seguridad, y el incremento de las fuerzas de paz es una de estas medidas", explicó el general, según RIA Novosti.

Antes de la ofensiva georgiana en Osetia del Sur, prestaban servicio en la región 1.500 efectivos entre militares rusos, georgianos y osetios del sur (500 efectivos por cada parte), y podían tener únicamente armas de tiro.

Refiriéndose a la posible reintegración del contingente de paz georgiano, el portavoz del Ministerio declaró: "Nunca perdonaremos a los traidores que volvieron las armas contra sus compañeros".

Entretanto, en la localidad georgiana de Gori, militares rusos del contingente de Osetia del Sur finalizaron la desmilitarización de la base militar georgiana allí ubicada, según informó Uvarov.

"El armamento retirado de la base de Gori será destruido o sacado fuera del país. Claro que ya no devolveremos a los georgianos sus lanzamisiles portátiles ni los misiles antitanque guiados", explicó, recordando que "la base militar de Gori fue una de las más importantes de Georgia antes de la guerra en Osetia del Sur".