Maas invita a España a unirse a Alemania y Francia para impulsar la UE y Borrell "recoge el guante"

Reunión de Josep Borrell con el  ministro de Asuntos Exteriores de la República
Ricardo Rubio - Europa Press
Publicado 26/11/2018 21:08:11CET

Alemania reitera el apoyo a España frente al desafío independentista en Cataluña

MADRID, 26 Nov. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Exteriores de Alemania, Heiko Maas, ha hecho un llamamiento a España para que se sume al tradicional eje franco-alemán con el objetivo de impulsar el desarrollo de la Unión Europea en un momento crítico por el Brexit y por el auge de los populismos y nacionalismos, una invitación que su homólogo español, Josep Borrell, ha aceptado "con gusto".

Maas ha confesado, en un coloquio sobre el futuro de la UE que se ha celebrado este lunes en el Paraninfo de la Universidad Complutense de Madrid, que el verdadero motivo de su visita a España es "hacer un llamamiento para que, ahora que se van los británicos, España, junto a Alemania y Francia, se ocupe mucho más que en el pasado de la capacidad de desarrollo y funcionamiento de la UE". "Nos hace falta más Europa y en Europa hace falta más España", ha afirmado.

Borrell le ha respondido que "el Gobierno español recoge el guante con gusto". "El motor franco-alemán necesita tener otras piezas a su alrededor y el país que mejor puede hacer ese papel hoy en día es España" porque reúne las "condiciones ideales", ha dicho, señalando al talante europeísta del Ejecutivo y la población, al tamaño geográfico, al PIB y a la pertenencia de España a la eurozona y al espacio Schengen.

No obstante, el ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación ha enfatizado que no se trata de pasar de "la pareja franco-alemana" a "un ménage à trois". Así ha considerado que sería positivo incorporar a otros países, además de España, a este nuevo impulso europeísta, entre los que ha mencionado a Portugal.

Borrell ha querido expresar su pesar porque en estos momentos no se puede contar con Italia, debido al Gobierno euroescéptico del Movimiento 5 Estrellas y la Liga y ha aclarado que "España no va a hacer como Italia (...) no va a hacer pulsos", en alusión al órdago presupuestario de Roma a la Comisión Europea.

Para el ministro español, el Brexit es una mala noticia que, sin embargo, "abre una oportunidad estratégica para que la UE construya una capacidad propia para actuar en el mundo", si bien es necesario que lo haga no solo con "el arrastre" de Berlín y París, de modo que los demás estados miembros también se sientan partícipes.

LOS "DESAFÍOS" DE LA UE

Tanto Maas como Borrell han señalado como "un peligro para Europa" el retorno a los nacionalismos en todo el mundo. El ministro alemán ha apuntado a los recientes procesos electorales en Hungría, Rumanía, Polonia e "incluso Suecia" y al 'Estados Unidos primero' que pregona la Administración de Donald Trump. Borrell, por su parte, ha sumado los "ataques" de Rusia al Derecho Internacional y China, que "ya no se conforma con ser un productor a bajo coste".

Maas ha aprovechado en este sentido para reiterar el apoyo de Alemania a España frente al desafío independentista en Cataluña. "Tenemos un gran interés en que haya un Estado español fuerte, unido. No creemos en los movimientos que hay en distintos lugares de Europa (...) que apuestan por más estados y más pequeños", ha declarado.

En la misma línea, el ministro español ha sostenido que "aumentar el número de estados dividiendo los existentes en estados más pequeños no contribuye a la construcción del proyecto europeo", sino que "lo debilita". Borrell ha enfatizado a este respecto que cualquier cambio territorial debe hacerse de manera "pactada y pacífica", no unilateral.

Ambos han alertado sobre la incidencia que han tenido las 'noticias falsas' en la propagación de los discursos nacionalistas y populistas. Influyeron en el Brexit y "en la generación de la demanda independentista en Cataluña", ha indicado Borrell. Maas ha comentado que en Alemania las 'fake news' se han colado en el debate migratorio.

El ministro alemán ha abogado por combatir estos discursos "con hechos y datos", mientras que Borrell ha considerado que "es muy difícil contrarrestarlos con la razón, porque no se apoyan en la razón, sino en la emoción". "Europa tiene que emocionar" a sus propios ciudadanos o "perderá la batalla", ha advertido.

DE "HADA BUENA" A "MADRASTRA"

El jefe de la diplomacia española ha puesto a España como ejemplo del cambio de percepción que se ha producido entre los ciudadanos comunitarios. Para los españoles, ha explicado, la UE era "un hada buena" porque "repartía subvenciones" y "nos sacó de la noche negra del franquismo". "Hasta que llegó la crisis y se convirtió en una madrastra que impone sacrificios", ha añadido.

Pese a ello, ha continuado, en España el 78 por ciento de la población, según las últimas estimaciones, tiene una visión positiva de la UE. "Aquí nadie piensa en un 'Spainexit', y menos después de ver el Brexit, que más que una epidemia ha supuesto una vacuna", ha indicado. Sin embargo, Borrell ha comentado que en Italia, por ejemplo, este apoyo cae al 48 por ciento porque "los italianos se han sentido abandonados por Europa" ante la crisis económica y migratoria.

Para volver a ilusionar a los europeos, Borrell ha propuesto desarrollar "un pilar social europeo" que, según ha reconocido, con Reino Unido "nunca se habría construido". En concreto, ha defendido la idea de crear un seguro europeo contra el desempleo que seguramente "habría hecho a los alemanes más sensibles" al drama del paro vivido en España y Grecia durante la crisis.

También ha expresado el respaldo del Ejecutivo de Pedro Sánchez a la creación de un 'Ejército europeo', aunque ha reconocido que aún no está claro qué se persigue: "una yuxtaposición de unidades de los ejércitos de los distintos países bajo mando único y una compatibilidad tecnológico-logística de su material" o "una mezcla de soldados de distintas nacionalidades que reciben una instrucción común y obedecen a un mando común".

Lo primero es "más fácil" que lo segundo, de modo que "probablemente si empezamos por lo primero iremos dando pasos hacia lo segundo", ha vaticinado. Borrell ha recordado que ya existen grupos de batalla europeos pero que hasta la fecha nunca se han desplegado por las reticencias nacionales que, según ha augurado, volverán a surgir en el debate sobre el 'Ejército europeo'.

Cualesquiera que sean los objetivos que se proponga la UE para profundizar la integración regional, ha considerado Borrell, serán difíciles de alcanzar si se mantiene la actual norma del voto unánime. En su opinión, "la unanimidad es la parálisis" y habría que avanzar hacia la toma de decisiones por mayorías cualificadas.

"Sería más fácil introducir el principio de la mayoría en política exterior. Que votemos todos (los ministros) y al final decida la mayoría. Y, cuando se trate de decisiones importantes, que no pueda haber una mayoría en contra de países especialmente interesados" en la cuestión a debatir, ha remachado su colega alemán.

UNA IDENTIDAD EUROPEA

Borrell ha estimado que la construcción de una identidad europea es la mejor respuesta a estos desafíos. El titular de Exteriores se ha mostrado consciente de que sería complicado crear unos "Estados Unidos de Europa" por el bagaje histórico de cada país, pero cree posible desarrollar esa identidad europea en base al "concepto de ciudadanía", es decir, "estar sujetos al mismo conjunto de derechos y deberes".

Maas ha lamentado que algunos países estén adoptando reformas internas que socavan el Estado de Derecho, y con ello el acervo comunitario, aludiendo a Hungría y Polonia, aunque no ha hecho mención expresa a ninguno. A su juicio, "habrá que pensar si eso tiene repercusiones económicas" mediante la reducción de los fondos que reciben de la UE.

Borrell ha puesto en valor que, "a pesar de todo, Europa sigue siendo aquella parte del mundo donde se convivan mejor las libertades políticas, la cohesión social y el progreso económico". "No hay ninguna otra parte del mundo donde podamos encontrar estas tres cosas a la vez", ha zanjado.