Turquía y Arabia Saudí crearán un equipo de trabajo conjunto para investigar la desaparición de Yamal Jashogi

Yamal Jashogi, periodista saudí
REUTERS / OSMAN ORSAL
Publicado 11/10/2018 19:43:11CET

MADRID, 11 Oct. (EUROPA PRESS) -

Las autoridades de Turquía han anunciado este jueves que aceptan crear un equipo de trabajo conjunto con Arabia Saudí para investigar el caso de la desaparición del periodista Yamal Jashogi tras acudir el 2 de octubre al consulado saudí en la localidad de Estambul.

El portavoz de la Presidencia de Turquía, Ibrahim Kalin, ha resaltado que la decisión ha sido adoptada a raíz de una petición formulada por las autoridades saudíes, según ha informado la agencia estatal turca de noticias, Anatolia.

Jashogi, que ha vivido en Washington durante el último año, entró en el consulado saudí en Estambul el 2 de octubre para obtener unos documentos para su boda y desde entonces no se han vuelto a tener noticias suyas. Las autoridades saudíes aseguran que abandonó el edificio poco después, si bien no han presentado pruebas de ello.

La Policía de Turquía ha centrado su investigación sobre la desaparición del periodista en siete sospechosos, después de analizar imágenes de cámaras de seguridad. Las fuerzas de seguridad turcas tienen previsto registrar las instalaciones del consulado saudí en busca de pistas.

Riad ha negado cualquier responsabilidad en la desaparición de Jashogi, después de que algunos medios apuntasen que pudo ser asesinado en el interior del consulado, citando a fuentes de seguridad conocedoras de la investigación.

Entretanto, el diario progubernamental 'Daily Sabah' publicó el miércoles los nombres de los 15 efectivos del equipo de Inteligencia saudí que afirma estuvieron implicados en la desaparición de Jashogi.

Estos quince saudíes serían aparentemente los mismos que llegaron a Estambul el 2 de octubre y entraron en consulado el día en que el periodista estaba dentro y luego abandonaron el país, según habían indicado previamente a Reuters fuentes de seguridad turcas.

El embajador de Arabia Saudí en Estados Unidos, Jalid bin Salmán bin Abdulaziz, tildó el martes de "absolutamente falsas e infundadas" las informaciones en torno a la supuesta muerte del periodista en el interior del consulado.

Por su parte, el presidente estadounidense, Donald Trump, dijo el miércoles que se trata de una situación "muy triste" y "muy mala". "No podemos permitir que esto pase a periodistas ni a nadie", manifestó. Este mismo jueves, el mandatario ha sostenido que el caso no supone un motivo para bloquear las inversiones saudíes en el país norteamericano.

HRW DICE QUE "HAY UNA MONTAÑA DE PRUEBAS" CONTRA RIAD

La organización no gubernamental Human Rights Watch (HRW) ha solicitado durante la jornada a Riad que facilite pruebas sobre el caso y ha resaltado que "hay una montaña de pruebas que implica a Arabia Saudí en la desaparición forzosa y potencial asesinato de Jashogi".

"Con el paso de los días, las negativas sin pruebas de Arabia Saudí se están convirtiendo en una acusación contra sí mismo", ha sostenido la directora de HRW para Oriente Próximo, Sarah Leah Whitson.

En este sentido, ha recalcado que, en caso de que se demuestre la responsabilidad en lo sucedido, Estados Unidos, la Unión Europea (UE) y otros aliados de Riad "deben reconsiderar de forma fundamental su relación con una cúpula cuyo comportamiento parece el de un régimen canalla".

Whitson ha apuntado además que "dado que Arabia Saudí no da ninguna prueba sobre los movimientos de Jashogi dentro y fuera del consulado, no se puede confiar en que vaya a llevar a cabo una investigación genuina, y mucho menos efectiva". "El objetivo de Arabia Saudí es entorpecer, y no descubrir, y debería hacer frente a graves consecuencias", ha zanjado.

La situación podría tensar aún más las relaciones entre Turquía y Arabia Saudí, dañadas en 2017 cuando Ankara decidió mantenerse del lado de Qatar tras la imposición de un bloqueo a Doha por parte de varios países de la región, encabezados por Riad.

Jashogi es un antiguo editor de diarios saudíes que reside en un exilio autoimpuesto en Estados Unidos. Como periodista ha entrevistado al fallecido líder de Al Qaeda Usama bin Laden. Durante la jornada, 'The Washington Post' ha publicado una columna en blanco bajo su nombre.

Asimismo, ha escrito varias columnas criticando las políticas saudíes hacia Qatar y Canadá, así como la intervención de la guerra en Yemen y la represión contra activistas y medios de comunicación del país.