Publicado 09/10/2020 18:50

Empresarios de Dependencia admiten que hubo rechazo de residentes en hospitales: "Nos dieron perfiles aptos y no aptos"

El presidente de la Federación Empresarial de la Dependencia (FED), Ignacio Fernández-Cid.
El presidente de la Federación Empresarial de la Dependencia (FED), Ignacio Fernández-Cid. - FEDERACIÓN EMPRESARIAL DE LA DEPENDENCIA (FED)

MADRID, 9 Oct. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Federación Empresarial de la Dependencia (FED), Ignacio Fernández Cid, ha criticado este viernes el "lamentable" rechazo de usuarios de residencias en hospitales durante el punto álgido de la pandemia del coranavirus, dependiendo de su perfil físico y dependiente. "Nos dieron perfiles aptos y no aptos", reconoce.

Durante su comparecencia, a petición del Grupo Parlamentario de Ciudadanos, en la primera sesión de la comisión de investigación sobre residencias de ancianos y Covid-19 de la Asamblea de Madrid, Fernández Cid ha reconocido que tuvieron problemas de derivación hospitalaria y que hubo un "colapso del sistema sanitario clarísimo" y también del funerario en esa época, ya que "si antes tardaban dos horas en venir la funeraria, entonces pasaban 72 horas y no habían llegado".

"La gente cuando está mal se va al hospital y se muere allí. La gran mortalidad la hemos tenido en las residencias y eso confirma el hecho de que no teníamos facilidad de derivaciones. Al principio estábamos solos, nadie nos atendía, nadie se ponía al teléfono, no teníamos test para sectorizar, no teníamos derivaciones. Cuando empezamos a tener interlocutores, el tema mejoró", ha esgrimido.

Además, ha tildado de "lamentable" el rechazo a ingresar en el hospital a algunos residentes en el punto álgido de la pandemia porque "son personas y tienen todo el derecho del mundo a la atención correspondiente". "No pretendíamos que fueran a UCI porque la entubación está desaconsejada para determinados perfiles, pero que se diera la atención", ha señalado el interviniente, que ha reconocido que a los usuarios con seguro privado sí les derivaron al hospital privado.

Incluso, ha llegado a comentar, aunque el geriatra de enlace les aprobó en ocasiones ingresos de residentes en hospitales, avisaban y no les llegaban ambulancias. "No te la mandaban. Nos quejábamos. Son fallos de sistema, que se dieron, evidentemente", ha criticado Fernández Cid.

MEDICALIZAR RESIDENCIAS

Preguntado por los diputados sobre la medicalización prometida de las residencias, al presidente de la FED le gustaría saber qué se entiende con ese término, porque lo que tiene claro que medicalizar no es que vayan a colaborar de vez en cuando algunos médicos de Atención Primaria a los centros.

"La realidad es que si están en una residencia de ancianos, el médico de Atención Primaria no viene; a tu casa sí. El médico nunca conocerá al residente en condiciones normales porque nunca le irá a ver a pesar de que es el que firma los partes, los volantes, las citas y las recetas. Queremos que den a los médicos propios de la residencia la posibilidad de tener un sello. Aligeraríamos en barbaridad eso", ha señalado respecto a la prestación urgente de medicinas o de material higiénico.

El presidente de la Federación Empresarial de Dependencia cree que la Comunidad no medicaliza plenamente los geriátricos porque no tiene ni presupuesto ni personal para ello, por lo que solicita unidades de apoyo a estos centros, pero permanentes, no provisionales por el coronavirus.

Fernández Cid también ha pedido un cambio de normativa para que la Formación Profesional forme a auxiliares de Enfermería geriátricas, que no puedan cambiarse al sistema público de salud, y así "les permitan trabajan en condiciones". Ahora, si lo pueden hacer las enfermeras, ya que cobran en los hospitales un 30 por ciento más.

Por eso, normalmente tienen déficit de enfermeras, agravado durante la primera ola de Covid, cuando estuvo de baja hasta el 30 por ciento de la plantilla, ha apuntado. De hecho, ha hablado de 6.000 bajas en ese periodo, por lo que ha tildado de "claramente insuficiente" el poco más de un centenar de plazas de refuerzo que les proporcionó la Consejería.

PROTOCOLOS CAMBIANTES Y FALTA DE EPIS

El representante de esta patronal de geriátricos de titularidad privada ha criticado que durante la primera ola de la pandemia les proporcionaron protocolos "cambiantes" y que no todos funcionaban porque no contaban con equipos de protección individual (EPIs) suficientes ni respiradores.

"A finales de marzo lanzamos un mensaje de que estábamos desprotegidos y que nos deberían prestar más atención porque éramos los más frágiles y vulnerables y con más posibilidad de desenlace fatal, como finalmente ocurrió", ha lamentado.

Y es que, según ha explicado el compareciente, las residencias en marzo no estaban preparadas para el Covid y las autoridades sanitarias tenían un "desconocimiento enorme" el sector residencial. "Como teníamos una Sanidad totalmente colapsado no fue el sistema lo más eficaz posible", ha apostillado.

"Nos llegó un auténtico tsunami que nadie se esperaba, que se llevó lo habido y por haber. La alta letalidad ha sido terrible. El 25 de marzo nos dijeron que las residencias eran espacios sanitarios. De ahí viene el gran problema, porque nunca hemos sido un espacio sanitarios. Tenemos médicos, enfermeros, fisios y terapeutas ocupaciones, pero no tratan procesos agudos, sino crónicos", ha proseguido.

Fernández Cid tampoco entiende bien por qué tuvieron que dar todos los días los datos de contagio y fallecidos de cada centro, cuando el Gobierno central no ha dado una cifra total de lo ocurrido, "un derroche de esfuerzos, y más cuando nos enteramos que hubo comunidades que no dieron ni un dato". "En agosto el Consejo territorial reclamó un único sistema de recepción de datos en tiempo real que todavía no lo tenemos", lamenta.

LAS NEGLIGENCIAS "SON ANECDÓTICAS, NO SON EL GRUESO DEL SECTOR"

El presiente de la FED se ha quejado también de que la opinión pública "ha criminalizado" en estos tiempos a las residencias y que las negligencias que han salido en los medios de comunicación son "anecdóticas", atendiendo al volumen de personas que acogen en sus centros.

"A esos profesionales que no cumplen habrá que sancionarles. No es el grueso del sector, en absoluto. Salimos en los medios no por el trabajo bueno, sino por anécdotas que no son recriminables. A nosotros nos gusta mucho a los que dedicamos y estamos muy orgullosos de cuidar a los persona y lo hacemos francamente bien", ha apostillado.

Además, Fernández Cid ha querido apuntar que, según sus datos, la incidencia del virus fue mayor en las residencias públicas madrileños. Así, ha indicado que en el AMAS afectó al 10,6 por ciento, frente al 7,8 por ciento de las privadas. Eso sí, reconoce que Madrid ha sido la región que más ha sufrido el Covid-19 "por su densidad de población".

NUEVA REGULACIÓN Y PREOCUPACIONES

Sobre el nuevo modelo residencias, el representante de esta patronal de residencias privadas pide que las nuevas regulaciones "no se hagan en caliente porque no se va a vivir siempre en pandemia". "Si subimos los ratios y los salarios de los trabajadores, que estamos encantados, van a subir los costes. ¿Lo va a poder pagar las personas? ¿y las administraciones?. Así que cuidado cómo definimos y a dónde vamos", ha avisado.

El compareciente ha indicado que el coste plaza por usuario en un geriátrico público es 170 euros al día, cuando en los conciertos es de 56. Con esos datos se ha preguntado si sería capaz el sistema público de atender al cien por cien de los residentes.

Por último, de cara al invierno, ha exigido a los Gobiernos que les proporcionen más EPIs y espera que lleguen los test de antígenos. "Socorro cuando venga el frío. Estamos en calma tensa. El virus no tiene la misma letalidad que al principio pero estamos muy tremendamente preocupados cuando llegue el frío y la gripe, porque puede haber sintomatología parecida en ambos casos", ha finalizado Fernández Cid.