NaBai: "El Gobierno recurre a la deuda pública para suplir la falta de ingresos por una política fiscal errónea"

Actualizado 09/02/2010 12:11:51 CET
- EP

PAMPLONA, 9 Feb. (EUROPA PRESS) -

Ante el anuncio de que el Gobierno de Navarra emitirá una deuda de Navarra por importe de 384 millones de euros, el portavoz de Nafarroa Bai en Economía, Maiorga Ramirez, afirmó que "si bien es cierto que la deuda pública es un instrumento con el que puntualmente se puede hacer frente a situaciones de necesidad de recursos públicos, el Gobierno de Navarra está utilizando esta fórmula para suplir la falta de ingresos originada por una política fiscal y una gestión pública injusta y errónea".

Según expuso en un comunicado, la coalición ha solicitado la comparecencia del consejero de Economía y Hacienda, Álvaro Miranda, "al objeto de conocer y valorar el anuncio de emisión de deuda pública por parte del Gobierno de Navarra".

"El Ejecutivo foral ha desaprovechado la ocasión y la potencialidad que ofrece la capacidad de autogobierno de Navarra en materia fiscal para realizar una reforma que corrigiera su actuación en los últimos años, en los que sucesivamente se ha dedicado a privilegiar a las rentas más altas y a eliminar impuestos como el de Patrimonio a costa de debilitar la capacidad de recaudación pública", expuso.

A su juicio, "esta política unida a una equivocada priorización del gasto público está llevando a este Gobierno a planear el aumento sistemático del nivel de endeudamiento de Navarra, como única alternativa para ajustar las cuentas públicas".

Para el portavoz de la coalición en Economía, el Gobierno de UPN está utilizando la emisión de deuda pública "porque no quiere o no se atreve a afrontar la reforma fiscal que sería necesaria en este momento, y porque no cree en los instrumentos políticos que nos ofrece nuestra capacidad de autogobierno". "Si esto es así, es una irresponsabilidad, porque Navarra tendrá que hacer frente al pago de esa deuda tarde o temprano", agregó.

Desde Nafarroa Bai, exigió "como prioridad política fundamental de este Gobierno una reorientación de su estrategia económica con tres objetivos: la garantía de la calidad de los servicios públicos (salud, educación y bienestar social); la creación de empleo haciendo hincapié en sectores estratégicos y en el tejido empresarial endógeno; y la reforma del modelo fiscal".

En su opinión, "no tiene sentido que mientras se dilapidan millones de euros en infraestructuras que nadie reclama, otras obras civiles absolutamente necesarias (centros de salud, colegios etc.) que podrían contribuir igualmente a mantener actividad constructora estén pendientes de realizar, para perjuicio de sus usuarios".