Actualizado 23/10/2013 11:26 CET

Sortu dice que no pretenden que su actitud sea "hiriente" respecto a víctimas

Hasier Arraiz
Foto: EUROPA PRESS

   BILBAO, 23 Oct. (EUROPA PRESS) -

   El presidente de Sortu, Hasier Arraiz, ha admitido que están "contentos" con la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) contra la 'doctrina Parot', pero que no pretenden que su actitud sea "hiriente" para las víctimas.

   En una entrevista a Euskadi Irratia, recogida por Europa Press, Arraiz ha hecho un llamamiento al Gobierno español para que aproveche la oportunidad surgida con la sentencia del Tribunal de Estrasburgo y modifique su política penitenciaria con los presos de ETA.

   "Tengo que admitir que en Sortu y en la izquierda abertzale estamos contentos con la sentencia, sobre todo porque Inés del Río está otra vez entre nosotros, en Euskal Herria, y es dueña de todos sus derechos, aunque haya sido Europa la que se los ha tenido que devolver", ha afirmado.

   De esta forma, ha recordado que la izquierda abertzale realizó hace dos años una lectura autocrítica en la que sentía que su "postura política hubiera sido, a veces, involuntariamente dolorosa respecto a las víctimas".

   "Y en ese sentido, hoy tenemos que decir que no podemos disimular nuestra alegría porque estamos contentos, pero no queremos que nuestra alegría ni nuestra postura sea hiriente para nadie, ni para las víctimas", ha reiterado.

   Así, ha afirmado que Sortu no organizará ningún tipo de homenaje a presos de ETA que pudieran quedar en libertad tras la decisión del Tribunal de Estrasburgo, aunque ha indicado que "otra cosa es que en los pueblos los ciudadanos quieran mostrar esa alegría", ante lo que considera que "debiera haber una mínima libertad de expresión".

   En este sentido, ha asegurado que la izquierda abertzale mostrará "una responsabilidad política que el Gobierno español no muestra", ya que, en su opinión, "parece que les interesa ese tipo de escenario, donde pueda haber detenciones o persecuciones".

   "Nosotros entendemos que para eso (posibles recibimientos a presos) debiera haber una mínima libertad de expresión, pero parece que, a día de hoy, la postura del Gobierno español es la de robar y secuestrar la alegría de la libertad, y eso muestra una vez más en qué situación estamos en Euskal Herria, donde hace dos años que terminó la lucha armada de ETA, mientras que otros siguen con una denominada política antiterrorista que nadie entiende", ha explicado.

   Asimismo, y respecto a las peticiones a la izquierda abertzale para que haga una lectura crítica de su pasado, Arraiz ha afirmado que "no sé si se hacen para esconder las responsabilidades que tiene cada uno", y ha invitado "a todos a hacer ese ejercicio, porque creemos que todos hemos sido parte del conflicto, no sólo el Gobierno español, sino también el PP, el PSOE, el PNV y la izquierda abertzale".

   "Todos hemos tomar parte, todos hemos sufrido, todos hemos hecho sufrir, y quizás hacer ese ejercicio entre todos sería conveniente para que sea productivo", ha añadido.

   JUICIOS SEGI-HERRIKOS

   Por otro lado, Hasier Arraiz ha admitido que, en caso de que los procesados en los juicios contra Segi y la supuesta financiación de ETA a través de las herriko tabernas sean condenados y encarcelados, la estructura de la izquierda abertzale y de Sortu "quedaría herida", ya que, "al fin y al cabo, cuando una parte de ti va adentro (a la cárcel), te quedas así".

   Así, el dirigente abertzale ha admitido que dicha estructura "ya está así, porque muchos miembros ya están en la cárcel". "Nombramos secretario general a Arnaldo Otegi y está dentro, y junto a él, cientos y cientos de miembros de Sortu están encarcelados debido a su militancia política. Esa es la realidad de hoy en día, y se agravaría en caso de que otros fueran adentro", ha asegurado.

   SÉMPER

   Por otro lado, el presidente de Sortu ha indicado que ya ha dado su aclaración "verbalmente" a la Mesa del Parlamento vasco sobre lo sucedido con el portavoz parlamentario del PP, Borja Sémper, al que llamó fascista durante una sesión, y ha afirmado que se quedó "sorprendido" debido a "todo el eco mediático que se le dio a un incidente tan pequeño".

   Así, y aunque ha admitido que fue "una falta de decoro" el hecho de llamar fascista al representante popular, "porque lo dije desde el asiento", ha asegurado que se reafirma "en todo lo demás".

   "Quiero recordar que esa misma semana se produjo la operación contra Herrira, y en ese contexto, el señor Borja Sémper dijo que ETA no había decidido dejar las armas, sino que fue vencida militarmente y que ahora venía el Estado de Derecho a vencer a nuestra ideas. Visto eso, y teniendo en cuenta el contexto, mi conclusión fue muy clara, y es que esa es la única forma que entienden ellos de vencer, con la policía y los jueces, es decir, a través de la violencia del estado, y a mí eso me parece puro fascismo", ha explicado.

   Por último, Arraiz ha señalado que Sortu aún no ha decidido cómo se va a presentar a las elecciones europeas porque "lo estamos debatiendo", aunque ha dicho que su intención es, "si nos presentamos a las elecciones europeas, reunir a la mayoría de fuerzas posibles en favor del derecho a decidir de Euskal Herria y desde una perspectiva totalmente crítica hacia esta Europa".