21 de febrero de 2020
 

El Episcopado afirma que la Iglesia no pretendía "ganar más dinero" pero "ha renunciado a mucho"

Actualizado 28/09/2006 17:18:31 CET

MADRID, 28 Sep. (EUROPA PRESS) -

El vicesecretario para Asuntos Económicos de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Fernando Giménez Barriocanal, aseguró hoy que la Iglesia "no tenía intención de ganar más dinero" pero "ha renunciado a mucho" con el acuerdo alcanzado con el Gobierno sobre financiación. Por su parte, el secretario general y portavoz del Episcopado, el padre Juan Antonio Martínez Camino, recordó que la Iglesia "no hace cálculos políticos" y que trata de llegar a acuerdos con "el gobierno del color que sea".

"La Iglesia no tenía intención de ganar más dinero sino de buscar un sistema que asegurara lo que está previsto en los acuerdos entre la Santa Sede y el Estado. Creemos que con este acuerdo gana todo el mundo", afirmó Barriocanal, durante una rueda de prensa en la Casa de la Iglesia. Sin embargo, a continuación, destacó que la Iglesia "ha hecho un esfuerzo importante" dentro de las negociaciones al renunciar al 0,8 por ciento que solicitó, la exención del IVA y dejar de percibir el complemento presupuestario. "La iglesia ha renunciado a mucho con este acuerdo", insistió.

Con respecto a este tema, Giménez Barriocanal explicó que para alcanzar este acuerdo la Conferencia Episcopal puso como base de su cálculo los acuerdos Iglesia-Estado, las cantidades que pueda recibir la Iglesia hasta este momento, el efecto a la renuncia por la exención por IVA y el efecto de la fluctuación que puede haber con la Reforma Fiscal y la posible mejora o desmejora de las condiciones económicas.

Sobre el IVA, precisó que la compensación económica por la renuncia a la exención del Impuesto al Valor Añadido, que estiman en unos 30 millones de euros al año, está incluida en el incremento al 0,7 por ciento de la asignación del Impuesto a la Renta de las Personas Físicas (IRPF). Asimismo, añadió que aún se está estudiando la fórmula jurídica para anular esta exención del acuerdo entre Santa Sede y Estado.

Preguntado sobre si el Episcopado controlará la labor de Hacienda teniendo en cuenta que la financiación de la Iglesia dependerá de la declaración de la renta, Giménez Barriocanal señaló que las relaciones "siempre han sido magníficas" pero que sí se establecerán sistemas de comprobación y colaboración a pesar de que a la Conferencia Episcopal "no le cabe ninguna duda que lo hará de manera correcta".

"NI TAN MAL NI TAN BIEN CON EL GOBIERNO"

Por su parte, el portavoz de los obispos, aseguró que el acuerdo ha producido "una satisfacción razonable" a la Conferencia Episcopal y que las relaciones con el Gobierno "no han cambiado" ya que, según opinó, "a lo mejor en el pasado no estuvieron tan mal ni ahora tampoco están tan bien". Al respecto, recordó que la Iglesia "no hace cálculos electorales ni políticos" y que trata de llegar a entendimientos con "el gobierno del color que sea". "La Iglesia no actúa con fines políticos sino que busca las mejores soluciones para los ciudadanos católicos y españoles", aseguró.

Con respecto a las estrategias que utilizará de ahora en adelante la Iglesia para captar el interés de los contribuyentes, Martínez Camino recordó que el dinero que entrará a esta institución vía IRPF representa sólo el 10 por ciento de la financiación total de la Iglesia. "Es un porcentaje pequeño. La parte más importante en algunas diócesis, hasta el 90 por ciento, viene del trabajo de los voluntarios, de las colectas ordinarias y de suscripciones a las parroquias", comentó.

Asimismo, aseguró que a partir de ahora la CEE, "tendrá que vender a los católicos y fieles que ya colaboran en especie o con dinero que es fundamental que sigan colaborando y siendo generosos porque este acuerdo no soluciona el sostenimiento de la Iglesia". Sin embargo, reconoció que habrá que trabajar también para que haya más contribuyentes que marquen la casilla de la Iglesia. "Habrá que insistir en esta urgencia", apuntó.

Al respecto, el Comité Permanente, en su nota final de su CCIII reunión, recordó a los fieles que pese a que el acuerdo sobre financiación es "positivo", "su generosidad en el apoyo directo a las diócesis y parroquias seguirá siendo imprescindible, ya que constituye la parte fundamental del sostenimiento de la Iglesia".