Publicado 26/05/2024 08:01

Carmen Tomás.- La Ley del Suelo y otros fracasos

MADRID, 26 May. (OTR/PRESS) -

Si en estos primeros meses de legislatura algo ha quedado claro es que el Gobierno está siendo incapaz de sacar adelante proyectos tan importantes como los Presupuestos Generales del Estado o más recientemente la modificación del subsidio de desempleo o la Ley del Suelo, además de otras siete propuestas de toda índole presentadas por el PP. A Sánchez le han abandonado sus socios de gobierno y de investidura. Es difícil averiguar si la causa son los procesos electorales que se han cruzado en distintas ocasiones o realmente han perdido la confianza en un jefe de gobierno debilitado, acosado por distintas investigaciones de corrupción, que necesita pensarse durante cinco días si le compensa seguir al frente del país. Habrá que esperar para tener alguna respuesta al 10 de junio, cuando se conozcan los resultados de las elecciones europeas y se despeje el horizonte de contiendas de cualquier tipo. Al menos, ninguna con fecha fija, sin olvidar que está en el aire la posibilidad de formar gobierno en Cataluña.

Un gobierno sin presupuestos puede sobrevivir. Lo hemos visto más de una vez. No es lo más recomendable, pero se puede tirar. Eso sí dejando atrás muchos proyectos y partidas que dejan tirada a muchas personas como las dependientes, a quienes se han dejado sin 600 millones de euros necesarios para poder contar con los cuidados que desgraciadamente muchos no verán antes de fallecer. Tampoco en teoría podrán subirnos más los impuestos, aunque algunos duden de que lo acaben haciendo de aquella manera.

En cuanto a la Ley del Suelo, sí era importante que saliera adelante. España necesita viviendas y sobre todo menos burocracia, más facilidades para construir. Lo pedían las Comunidades Autónomas, los ayuntamientos y todos los actores del mundo de la vivienda. Como ha señalado el Banco de España, se forman más hogares que viviendas hay disponibles en el mercado, así que o no hay o las que hay son carísimas. El Gobierno se había comprometido a construir más de 180.000 viviendas y no hemos visto ni una. La izquierda echa en cara al PP que no haya salido al rescate del Gobierno en esta ley necesaria. En su defensa hay que decir, que se aprobó en Consejo de Ministros sin contar con la oposición y cierto que ésta no estaba por la labor de sacarle las castañas del fuego a Sánchez. Los insultos y los desprecios continuos también han jugado su papel. La realidad es que el acceso a una vivienda tanto de alquiler como de compra se complica para miles y miles de jóvenes y parejas que, si encuentran donde vivir, tendrían que destinar a ello una parte exagerada de su salario. Otros se verán obligados a seguir en casa de sus padres o a compartir piso o a llevar sus hombros la carga de personas vulnerables que "okupan" su casa sin que las autoridades hagan nada por remediarlo.

Veremos si Sánchez tira de nuevo de su manual de resistencia, de qué es capaz de dar a sus socios para que le mantengan en La Moncloa, más allá de la amnistía para los independentistas catalanes que ya se aprueba en los próximos días. Mientras, muchos siguen sufriendo, sin llegar a fin de mes, sin trabajo o con uno discontinuo y no precisamente bien pagado.

Contador
Francisco Muro de Iscar

Justicia para Ahmed Tommouhi

por Francisco Muro de Iscar

Rafael Torres

Sumar lo insumable

por Rafael Torres

Fermín Bocos

Entre Gaza y la amnistía

por Fermín Bocos