Marc Gómez (ABB): "Las revoluciones industriales nos traerán más trabajo, aunque será distinto"

Marc Gómez (ABB): "Las revoluciones industriales nos traerán más trabajo, aunque
ABB
Publicado 04/04/2019 18:22:13CET

   MADRID, 4 Abr. (Portaltic/EP) -

   La llegada de las nuevas tecnologías como la automatización a la industria implica cambios también el sector laboral, y según las previsiones del Foro Económico Mundial (FEM), en el año 2022 desaparecerán 75 millones de empleos en todo el mundo pero se crearán 133 millones de puestos nuevos. En esto coinciden desde el propio sector: "Habrá puestos de trabajos que desaparecerán, pero se crearán muchos otros".

   Así lo ha asegurado el consejero delegado de ABB en España, Marc Gómez, en una entrevista concedida a Europa Press, en el marco de la feria del sector eólico Wind Europe, que ha concluido en Barakaldo (Bizkaia) este jueves.

   Cerca del 50 por ciento de las empresas creen que la automatización reducirá sus plantillas de trabajadores humanos, según el informe del FEM de cara a 2022, que estudia el impacto de la conocida como cuarta revolución industrial de procesos de producción inteligentes.

   Gómez ha abordado la situación de la automatización desde la perspectiva de ABB, empresa proveedora de soluciones de tecnología que también ofrece robots a otras industrias. Entre sus principales beneficios, ha destacado su productividad y descarta que genera pérdida de empleo.

   "Las revoluciones (industriales) que estamos viviendo nos van a traer más trabajo, aunque seguramente será distinto y los perfiles que requeriremos en el futuro serán distintos a los que tenemos", ha aseverado. En esta línea, entre las diez habilidades para los trabajadores del futuro, el FEM destaca el diseño de programación y el análisis de sistemas.

   Como ejemplo de la viabilidad del modelo de la automatización, Gómez ha citado a países como Corea del Sur, Japón y Alemania, que cuentan con tasas altas de robotización pero porcentajes desempleo bajos, por debajo del 3,2 por ciento. "Esto es porque la tecnología bien utilizada puede hacer que un país sea más productivo", según el consejero delegado de ABB.

   Para la creación de nuevos empleos, el sector tecnológico y de la industria se encuentra ante la necesidad de disponer de trabajadores formados en estas nuevas capacidades. "Tenemos el reto de que muchos de esos trabajos aún no existen y tenemos que formarlos", ha expuesto Gómez, en referencia al trabajo conjunto entre empresas y universidades para la formación.

REVOLUCIÓN TAMBIÉN ENERGÉTICA

   En el marco de Wind Europe, el consejero delegado de ABB ha abordado también el sector de la producción de energía, que ha considerado que vive una "revolución energética" con la llegada de las fuentes renovables como la energía eólica.

   La revolución energética se caracteriza tanto por un "incremento de demanda que existe en el mercado como por el incremento de puntos de generación", ha afirmado Gómez, en el que pasan a tener mayor importancia el sol o el viento.

   Además, soluciones como las de ABB mediante su plataforma Ability ayudan, a través del 'machine learning', a predecir el comportamiento del viento, prevenir averías de los aerogeneradores y adecuar la producción a las necesidades de la red eléctrica.

   Los cambios en el sector afectan también a los consumidores, "ya que cada vez consumimos más energía pero de una manera distinta", según Gómez, que ha destacado que los usuarios cada vez están más concienciados y solicitan más porcentaje de energías renovables.

   En los casos en los que son los consumidores los que apuestan por el autoabastecimiento, la energía eólica presenta límites en comparación con otros modelos renovables. "Seguramente el autoconsumo en la parte solar va a crecer mucho más rápido en la parte solar que en la parte eólica", según el consejero delegado.

   "La solución a estas ecuaciones viene de la mano de la tecnología", ha valorado Gómez. Entre los ejemplos de estas tecnologías se encuentran "la generación de datos, la predicción y la inteligencia artificial, que se implantan en plataformas como Ability".

SEGURIDAD Y REALIDAD VIRTUAL EN EL SECTOR EÓLICO

ABB ha ofrecido servicios de digitalización a empresas en los últimos 40 años, con más de 70 millones de equipos conectados a Internet y más de 70.000 sistemas de control distribuidos por el mundo. La llegada de las nuevas tecnologías al sector eólico tiene implicaciones también a nivel de seguridad.

   Entre ellas se encuentra un incremento de la seguridad de los trabajadores. "La digitalización y la robotización aportan a la seguridad de las personas ya que permiten hacer trabajos que son insalubres de manera segura", como el mantenimiento determinados tipos de transformadores eléctricos que también se utilizan para la integración de energías renovables.

   Para acceder y reparar estos componentes, aislados en aceite, antes era necesario vaciarlos, pero ahora las soluciones de compañías como ABB permiten el uso de robots que bucean en este aceite para revisar el estado del equipo.

   A esto se suman otras tecnologías como la realidad virtual (RV) y la realidad aumentada, a través de gafas como las HoloLens de Microsoft. "A través de unas gafas, una persona es capaz de identificar un producto y de descargar toda la información sobre un producto, desde la versión de 'software' que tiene hasta los recambios que le hace falta, las instrucciones e incluso la posibilidad de comunicarse con alguien en remoto que le dé instrucciones", ha explicado Gómez.

   "Tecnologías como la realidad virtual y la realidad aumentada permiten a la persona que está trabajando dotarlos de muchas más información que haga más seguro su trabajo", ha concluido Gómez haciendo énfasis en el impacto social de las tecnologías.