Actualizado 25/06/2012 16:00

Los profesores podrán realizar prácticas en un entorno virtual 3D

Proyecto Simaula
INDRA

MADRID, 25 Jun. (Portaltic/EP) -

La compañía Indra lidera el proyecto de I+D SimAULA, cuyo objetivo es desarrollar una nueva metodología para la formación del profesorado de enseñanza primaria basada en prácticas online en un mundo virtual tridimensional, adaptado al contexto escolar de enseñanza y aprendizaje.

En ese entorno de simulación, los docentes, tanto actuales como futuros, podrán desarrollar los planes lectivos, impartir las materias en aulas virtuales en las que se reproducirá el comportamiento de una clase e interactuar con los avatares-alumnos.

El proyecto se centrará especialmente en el aspecto pedagógico, ya que el principal objetivo es que los futuros profesores puedan practicar sus capacidades de enseñanza y gestión gracias a las simulaciones. Para ello, SimAULA partirá de los conocimientos de docentes, expertos en psicología y pedagogía para definir el modelo de comportamiento de los alumnos virtuales, así como para recrear situaciones válidas desde el punto de vista pedagógico y educativo.

"Combinamos tecnologías de simulación basadas en inteligencia artificial y el concepto de Juego Serio recreando entornos 3D. La herramienta simula una clase donde los futuros profesores pueden realizar prácticas en un entorno similar al real", asegura la coordinadora del proyecto en Indra, Eva Vázquez de Prada. Además resalta que se trata de "una solución muy versátil" que puede ser configurada de forma sencilla para conseguir "nuevos objetivos y nuevos entornos de simulación".

El objetivo es crear modelos de comportamiento sólidos y constructivos para la educación y proporcionar actividades de aprendizaje interesantes y eficaces. Además, se seleccionarán las estrategias pedagógicas y las situaciones más representativas de cada país, tratando de mostrar las circunstancias que pueden ser más conflictivas y problemáticas.

Desde el punto de vista de la tecnología, SimAULA prevé el desarrollo de una plataforma virtual que integra múltiples niveles de detalle, fidelidad y simulación de las interacciones con los estudiantes-agentes virtuales.

Contempla el desarrollo de los agentes virtuales que reproducen el comportamiento del profesor, el alumno o la clase, el diseño 3D de la clase y de las herramientas de aprendizaje como pizarras o libros, así como la definición de la apariencia de los avatares (niños, adultos, hombre, mujer, etc.) y de su forma de comunicarse, como su tono de voz, sus gestos o su forma de expresarse verbalmente.

Este sistema de simulación creará una experiencia interactiva sencilla y atractiva para el profesorado en formación y permitirá a los docentes poner en práctica sus aptitudes educativas y de gestión del aula en un entorno de juego educativo, divertido y seguro. Además, la herramienta dispondrá de un prototipo con escenarios y situaciones limitados, pero gracias a su flexibilidad permitirá cargar y crear nuevos escenarios en función del usuario.

DOS SISTEMAS DE FORMACIÓN

La formación se podrá realizar de dos maneras, según asegura la coordinadora del proyecto en Indra. Por un lado, puede darse la formación supervisada en la que el futuro profesor se conectara a la aplicación desde una aula de prácticas donde habrá más futuros profesores realizando simulaciones.

Todos ellos estarán supervisados por pedagogos con conocimiento de la plataforma que guiarán a los estudiantes en el transcurso de la práctica virtual. Al finalizar la simulación el pedagogo ayudara al futuro profesor a interpretar los resultados obtenidos en la simulación.

Por otro lado la segunda opción, la formación no supervisada, los usuarios se conectan desde su propia casa al entorno de simulación y son ellos quien tiene que interpretar la información retornada por el simulador.

"Para las primeras pruebas piloto se ha decidido utilizar las primero opción, supervisada. Y en un futuro, pilotar las simulaciones no supervisadas. El profesor interactúa con el juego seleccionando la metodología de aprendizaje va a utilizar, la disposición de la clase, los materiales necesarios y luego durante el juego, tomando decisiones ante diversas situaciones que se le presenten", asegura Vázquez de Prada.

El simulador tiene previsto reproducir situaciones reales con las que los futuros profesores se van a encontrar en un aula. Por ejemplo, un alumno que se hace el gracioso e interrumpe la clase, un alumno que no quiere participar en la clase, situaciones provocadas por el propio profesor al escoger una técnica no adecuada para un contenido concretO, etc.

Uno de los objetivos de la aplicación es ayudar a los futuros profesores a comprender estas situaciones y ser capaces de tomar las decisiones más acertadas en cada momento, señala.

BENEFICIOS PARA LA EDUCACIÓN

SimAULA proporcionará a universidades y escuelas una plataforma formativa basada en un sistema de simulación avanzado que les permitirá mejorar las aptitudes docentes de sus estudiantes mediante las prácticas orientadas a resultados realizadas en el aula virtual.

Por su parte, los profesores en formación se garantizarán la realización de sus prácticas en un entorno adecuado y en el que se puede medir el cumplimiento de objetivos. Además, SimAULA permitirá a los profesores probar ideas pedagógicas para ver qué combinación de estrategias contribuyen mejor al aprendizaje de los alumnos.

El proyecto prevé el desarrollo de un piloto este mismo año, en el que participarán 200 estudiantes y 60 profesores de España, Reino Unido, Italia, Bulgaria y Grecia en sus respectivos idiomas. Tras definir y desarrollar los sitios piloto, los usuarios elegidos podrán utilizar la plataforma, probarla y validarla.