Actualizado 28/05/2016 10:21 CET

La tecnología en línea de gol que se utilizará en la final de Champions

   MADRID, 27 May. (EDIZIONES/Portaltic) -

   El fútbol ha tomado una decisión histórica. Este sábado 28 de mayo, día de la final de la Champions League 2016, los árbitros que pitarán el Atlético-Real Madrid utilizarán la tecnología en línea de gol (GLT: Goal-line technology) para acabar con posibles polémicas. Esta es la primera vez que se utilizará un sistema de vídeo de este tipo en una final de la Copa de Europa.

   La primera vez que la FIFA utilizó este sistema de forma oficial fue en un partido de la fase de grupos de la Copa del Mundo de 2014, concretamente para juzgar si el segundo gol que le había marcado Francia a Honduras subía o no al marcador. En la Premier (liga inglesa) comenzó a utilizarse en la temporada 2013-2014, hasta convertirse en un elemento más del juego en la actualidad.

   EN QUÉ CONSISTE

   La tecnología de línea de gol es esencialmente un sistema encargado de controlar la trayectoria de la pelota y detectar cuándo cruza la línea de gol para evitar los “goles fantasma”. El sistema se vale de cámaras colocadas en ambas porterías que graban vídeo en alta velocidad para calcular la posición de la pelota en relación a la línea de gol siguiendo el vuelo del balón. Podría decirse que esta tecnología funciona de una forma muy similar a cómo lo hace el “ojo de halcón” en tenis.

   El objetivo es eliminar el error humano en el momento de decidir si un gol es válido o no. El uso del vídeo está permitido en cuatro casos: determinar si hubo gol, expulsiones, penaltis y si el árbitro confundió la identidad de un futbolista.

   SU ORIGEN: EL “OJO DE HALCÓN”

   A más de uno os sonará la tecnología conocida como “ojo de halcón”, una tecnología que se utiliza en deportes como el tenis, el cricket o el billar. En el caso del tenis, por ejemplo, sirve para determinar si una bola ha tocado línea y ha caído dentro o fuera de la pista.

   Este sistema, que también emplea cámaras de vídeo dispuestas alrededor de la pista para triangular y realizar un seguimiento de la posición y el vuelo de la pelota, fue la primera tecnología de seguimiento de una pelota que se usó en el deporte. La desarrolló el Dr. Paul Hawkins (de ahí el nombre “ojo de halcón”, en inglés “Hawk-Eye”) en 1999 y comenzó a utilizarse en el año 2001 en partidos de cricket como ayuda para los árbitros.

   En el 2005 el uso del “ojo de halcón” fue aprobado por la Federación Internacional de Tenis para que fuese empleado en las grandes competiciones como el Open de EE.UU., el Open de Australia y Wimbledon.

LAS PRIMERAS PRUEBAS EN EL FÚTBOL

   Teniendo como referencia el “ojo de halcón”, la FIFA probó la tecnología de línea de gol en el fútbol por primera vez en el 2011; un año más tarde fue aprobada para su uso por la International Football Association Board (IFAB). Ese mismo año, en 2012, la FIFA decidió probar tanto el “ojo de halcón” como la tecnología llamada “GoalRef” en el Mundial de clubes de Japón, para más tarde probar la “GoalControl” en la Copa Confederaciones de 2013 como una especie de prueba de cara la Copa del Mundo de 2014.

El “ojo de halcón” se usó por primera vez en una liga de fútbol, en la Premier concretamente, durante la temporada 2013-2014, así como también en la Copa de la Liga a partir de cuartos de final. El primer gol que se dirimió a través del “ojo de halcón” en la liga inglesa fue el que metió Dzeko, del Manchester City, al Cardiff City el 18 de enero de 2014.

   EL ÁRBITRO TIENE LA ÚLTIMA PALABRA

   El sistema que detecta si la pelota cruza o no la línea de meta es automático, pero la decisión final es del árbitro. Cuando el sistema detecta el paso de la pelota envía un aviso al reloj del árbitro en menos de un segundo. Y esa información o notificación es un complemento más a su decisión final.

   OTROS SISTEMAS SIMILARES

Para leer más

   Existen varios sistemas que actualmente están aprobados para su uso por la FIFA y la IFAB. Estos son algunos de ellos:

- GoalControl: Se trata de un sistema producido en Alemania que fue utilizado en la Copa del Mundo de Brasil en 2014. Su funcionamiento se basa en catorce cámaras montadas alrededor del estadio para seguir la trayectoria de la pelota.

- Cairos GLT system: Cairos Technologies y Adidas crearon un sistema que se basa en un campo magnético para hacer el seguimiento de la pelota. En la propia pelota con la que juegan los futbolistas se instala un sensor y gracias al campo magnético creado y a este sensor son capaces de detectar si la pelota cruza o no la línea de gol.

- GoalRef: Utiliza una tecnología similar al sistema Cairos GLT. Este sistema se basa en un campo magnético, pero en lugar de usar un sensor en la pelota es el marco de la portería el que detecta el paso de la pelota.

   Como hemos mencionado más arriba, la tecnología de línea de gol ya se está utilizando en la Premier League desde el 2014, y más recientemente se ha aprobado su uso en la final de la Europa League, pero hasta el momento nunca se había contado con ella en una final de Champions. Pues bien, este sábado 28 se podrá echar mano de ella si fuese necesario.

   Esta será la primera vez que se incorpore un sistema de este tipo a la mecánica de una final de Copa de Europa, pero no será la última porque la UEFA anunció este enero que la próxima temporada todos los partidos de la Liga de Campeones y de la Europa League usarán esta tecnología. Este verano tenemos otra gran cita con el deporte rey, la Eurocopa de Francia, y, cómo no, también se utilizará dicha tecnología.

   El debate ahora está en si las ligas de fútbol de cada país deben o no introducir la tecnología de vídeo -algo muy normal en otros deportes como el baloncesto o el tenis- para ayudar a los árbitros a tomar sus decisiones. Esto podría suponer el mayor cambio en el reglamento del deporte en más de 100 años. "Debemos tener cautela, pero estamos dando pasos concretos para avanzar y demostrar que ha comenzado una nueva era en la FIFA y el IFAB", dijo recientemente el suizo Gianni Infantino, actual presidente de la FIFA y sustituto de Joseph Blatter. "No podemos cerrar los ojos al futuro, pero eso no quiere decir que vaya a funcionar".