La pederastia en España: su evolución en cifras y las claves para prevenirla

Actualizado 26/01/2017 10:01:33 CET

MADRID, 25 Ene. (EDIZIONES) -

EL DISCURSO DE ESTA PROFESORA SOBRE LA MALA EDUCACIÓN DE LOS ALUMNOS (Y PADRES) QUE SE HA HECHO VIRAL 

La última modificación del Código Penal, en 2015, agravó las penas correspondientes a aquellos condenados por delitos sexuales contra menores de edad, estableciendo condenas de cárcel de entre uno y cinco años, ampliables a nueve en caso de que la edad de la víctima baje de los 16 años o se emplee la violencia en estos abusos, entre otras circunstancias.

El Código Penal divide en dos a este tipo de delitos sexuales. En primer lugar, está la corrupción de menores y personas con discapacidad, crimen que engloba todos los actos relativos a prostitución, explotación sexual o abusos sexuales contra menores de edad o personas con discapacidad necesitada de especial protección.

El otro delito es la pornografía infantil o de personas con discapacidad, que agrupa los actos de captación, producción, posesión o distribución de material pornográfico protagonizado por estas personas, así como la utilización de estas para espectáculos exhibicionistas o pornográficos.


LA DIFERENCIA ENTRE PEDOFILIA Y PEDERASTIA

A la hora de evaluar el contexto y motivaciones de los detenidos, hay que hacer una importante diferenciación entre el concepto de pedófilo y el de pederasta.

El psiquiatra forense José Cabrera explica a Europa Press que la pederastia es una conducta criminal, mientras que la pedofilia es el trastorno de la sexualidad que subyace detrás.

De este modo, todo pederasta basa su conducta en la pedofilia, pero "no todo pedófilo acaba en la pederastia". Un pederasta ya es considerado como alguien que ya ha abusado de niños; "no estamos hablando del pornógrafo infantil que nunca ha tocado a un niño".


CASOS Y DETENIDOS EN ALZA EN LOS ÚLTIMOS AÑOS

Según estadísticas anuales del Ministerio del Interior, facilitadas a Europa Press, la corrupción de menores y personas con discapacidad ha experimentado un repunte numérico entre 2011 y 2015 --el último año del que constan datos oficiales--.

Por su parte, desde 2013 se ha vuelto a incrementar el número de casos y detenciones por pornografía infantil, tras la caída en picado que se había experimentado durante los cinco años anteriores; las cifras de 2015 ya han vuelto a situarse en los niveles de 2011, en cuanto a casos.

Este repunte "es circunstancial", expone José Cabrera, ya que la cantidad de personas con este tipo de trastornos "ha sido prácticamente una constante durante toda la historia de la humanidad".

El mayor foco mediático sobre los casos que se han hecho públicos y la alarma social generada a su alrededor ha servido para incrementar la información y concienciación de las víctimas y del entorno de los agresores, de ahí que el número de denuncias y, por tanto, de investigaciones y detenciones surgidas tras estas haya experimentado este reciente crecimiento.

Los datos recogidos por el Instituto de la Mujer, organismo dependiente del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, señalan que de las 502 víctimas de delitos de corrupción de menores e incapaces registradas en 2015, un 69,51% se correspondieron con mujeres, mientras que el porcentaje cae hasta un 50,81% en el caso de la pornografía de menores.

Por el contrario, el hombre es presuntamente culpable de la mayoría de los casos. Solo un 8,50% y un 3,30% de las detenciones por corrupción de menores e incapaces y por pornografía de menores, respectivamente, se correspondió con mujeres en 2015. El porcentaje de hombres fue ese año mayor que en cuatro años anteriores, de acuerdo con los datos disponibles del Instituto de la Mujer.

ANDALUCÍA, CATALUÑA Y VALENCIA, A LA CABEZA EN CASOS

Por autonomías, la mayor parte de los casos de corrupción de menores e incapaces se concentraron en 2015 en Andalucía y la Comunidad Valenciana, las dos únicas que superaron el medio centenar de delitos conocidos, con 98 y 86, respectivamente.

Buena parte de las comunidades uniprovinciales se corresponden con las que registraron menor volumen de casuística: Asturias, Cantabria, La Rioja y Navarra no alcanzaron los diez casos conocidos por las autoridades.

En cuanto al delito de pornografía de menores, Cataluña y Andalucía fueron las únicas autonomías que subieron de los cien casos detectados en 2015, alcanzando valores de 195 y 136. Les siguen, con cifras superiores a 50, Madrid y la Comunidad Valenciana.

Por el contrario, las regiones con menor incidencia conocida son Navarra y La Rioja, que bajaron de los 10 casos conocidos en ese año.


¿QUÉ HAY DETRÁS DE UN PEDERASTA?

El núcleo de los problemas de los pederastas es la inmadurez psicosexual, expone José Cabrera. "Pueden ser inteligentes, cultos, estar integrados en la sociedad e incluso estar casados y tener hijos" aclara el psiquiatra, que añade que tienen un conflicto sexual no superado, "seguramente a raíz de un trauma infantil no superado, que está oculto y a veces no se es consciente de él".

El retrato psiquiátrico del pederasta se caracteriza por no ser un enajenado, "pero sí tiene una anómala integración de su sexualidad". Sin embargo, tiene consciencia de que lo que le pasa no es lo normal, "y algunos sufren por ello".

En este mayor o menor reconocimiento propio de la situación influye el grado de afectividad del sujeto: si tiene un sentimiento afectivo, sufre, y si su conducta se posiciona más hacia la línea de la psicopatía, no.

La gran mayoría de las víctimas, "entre un 80% y un 90%", se encuentran dentro del entorno familiar del agresor, ya que son las más fáciles de ocultar "y llaman menos la atención". Con un niño con el que se guarda una relación de parentesco, la confianza favorece la coacción para que la víctima no revele lo ocurrido.


¿CÓMO SE DETECTA A UN POSIBLE PEDERASTA?

- Es una persona que guarda una especial afinidad por los niños y que empleará todos los medios para estar con ellos el mayor tiempo posible.

- Busca ganarse progresivamente la confianza de los padres, tras lo que comenzará a ofrecerse para cuidar de los niños o a salir con ellos a la calle.

- Se centra en niños que no reciben la suficiente atención en casa, que sufren carencias emocionales o hijos de padres solteros que no les pueden dedicar el suficiente tiempo. Tratará de convertirse en una figura paterna más.

- Se vale de juegos, obsequios o de un lenguaje concreto para engatusar a los niños y captar su atención. El niño lo detecta como natural en su contexto, y así el pederasta tiene un medio para ganar confianza y dar comienzo a sus abusos.


- Se aprovecha de la afición de los más pequeños por los secretos para mantener con él una empatía especial y decirles que guarden el secreto.


-Habla de los niños como si fuesen adultos y los trata como si así lo fuesen. Además, afirma que siente amor por los niños e incluso que se siente todavía como uno.


- Ten en cuenta puede ser de cualquier entorno o contexto social..


¿CÓMO PREPARAR Y PROTEGER A TUS HIJOS?

- Deja bien claro a tus hijos que tú eres una figura paterna siempre presente para apoyarlos, protegerlos e incluso participar en sus juegos; no necesitan para ello a un extraño.

- Fija unas normas de las horas de uso de internet y mantén conversaciones periódicas con ellos acerca de los temas de sus chats y con quiénes hablan; si son tímidos con ello, vigila por ti mismo su conducta en la red.

- Muchos pederastas crean perfiles falsos en las redes sociales, así que debes enseñar bien a tus hijos que no deben compartir imágenes con desconocidos.

- Alecciónalos a través del juego sobre cómo deben actuar en caso de perderse en un lugar muy concurrido o cuando un desconocido se dirija a ellos: plantéale supuestos para que aprenda lo que debe hacer. Enséñales también que su cuerpo es suyo y que no puede permitir que otra persona lo toque.

- Si se comportan de forma distinta a la habitual, habla con ellos para deducir qué ocurre. Pregúntales por su día a día, dejando caer una pregunta sobre si sufrieron tocamientos.

- Confía en su palabra. Si acusan a un adulto de tocamientos o aseguran que un 'mayor' no les cae bien, ponte en alerta, por muy respetada o querida que sea esa persona.

- Por encima de todo, escúchalos y conviértete en un buen interlocutor con ellos. Dedícale toda la atención posible, u otra persona lo hará.


¿CÓMO SE REHABILITA?

Solo hay dos alternativas para que un pederasta ponga fin a su conducta criminal, explica José Cabrera. La primera de ellas consiste en inhibir su libido a través de métodos farmacológicos, con sustancias que actúen sobre los testículos --que producen la testosterona-- o determinadas zonas del cerebro.

La segunda consiste en el empleo de la psicoterapia. Existen distintas formas de proceder, entre las que se encuentran las terapias aversivas, encaminadas a saturar al pederasta de impulsos sexuales y provocar un rechazo. Otras posibilidades son las sesiones en grupo, aprovechando la empatía de los agresores y buscando que relaten sus sentimientos y experiencias, que identifiquen las malas conductas en otros pederastas y se pongan en el lugar de sus víctimas.