Publicado 29/10/2020 13:00CET

Los hoteles de Córdoba esperan una ocupación del 10% en el puente de Todos los Santos y auguran "una debacle"

Un trabajador en la recepción de un hotel con medidas por el Covid, en una imagen de archivo.
Un trabajador en la recepción de un hotel con medidas por el Covid, en una imagen de archivo. - Eduardo Parra - Europa Press - Archivo

CÓRDOBA, 29 Oct. (EUROPA PRESS) -

Los hoteles de Córdoba esperan una ocupación del 10% durante el puente de Todos los Santos y auguran "una debacle absoluta, dentro de la crónica de una muerte anunciada", según ha expuesto a Europa Press el portavoz de la Asociación de Empresarios de Hospedaje de Córdoba (Aehcor), Manuel Fragero, quien ha precisado que está abierta en estos momentos el 80% de la planta hotelera, pero "ya se plantean cierres".

En este sentido, el representante de los hoteleros ha asegurado que están "muy mal" en el sector, porque "no hay perspectivas de mejora, no hay ayudas públicas y se va a ver el cierre de muchos establecimientos y la pérdida de puestos de trabajo", de manera que ha calificado la situación de "desastre" debido a la pandemia del coronavirus Covid-19.

Al respecto, ha comentado que "viaja la gente que lo tiene que hacer por trabajo", de forma que "el sábado y el domingo la ocupación está muy floja", a lo que ha agregado que "hay bastantes hoteles que van a cerrar un tiempo". "Estamos muy denostados y fatal", ha lamentado, para reprochar también "la subida de impuestos, cuando los datos son negativos", algo que ha tachado de "barbaridad".

Por tanto, ha remarcado que "2020 es un año de pérdidas y 2021 se espera que sea igual", recordando que "la temporada alta en Córdoba es casi a mitad de año", a la vez que ha aseverado que "para asumir las pérdidas de 2020 tienen que pasar muchos años".

En cuanto a los hoteles medicalizados ante la evolución de la pandemia, Fragero ha indicado que hasta ahora no han recibido petición alguna de la Junta, si bien ha valorado la puesta a disposición de hostales para el Ayuntamiento de la capital de cara a acoger a las personas sin hogar durante el toque de queda dentro del estado de alarma impulsado por el Gobierno.