Junta abre un expediente sancionador a Cobre Las Cruces por un vertido al arroyo Garnacha

Actualizado 22/10/2010 19:47:14 CET

SEVILLA, 22 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía ha abierto un expediente sancionador a la compañía minera Cobre Las Cruces, que explota la mayor mina a cielo abierto de Europa en los municipios sevillanos de Gerena, Guillena y Salteras, después de tener conocimiento en la mañana de este viernes de un vertido de 80 metros cúbicos de aguas de contacto procedentes de la explotación minera al cauce del arroyo Garnacha.

Según ha informado la Consejería de Medio Ambiente en un comunicado, el motivo del vertido ha sido la rotura de una tubería que va desde la balsa de agua de rechazo (BAR4) hasta la planta hidrometalúrgica.

Asimismo, afirman que la empresa gestora de la explotación minera "paralizó de inmediato el bombeo de esta agua de rechazo del tratamiento de ósmosis inversa".

Técnicos de la Agencia Andaluza del Agua y agentes de Medio Ambiente se han trasladado de inmediato a la zona sin que se hayan detectado en los primeros estudios daños significativos al entorno natural.

De este modo, la Administración ambiental andaluza afirma que los primeros análisis remitidos a la Consejería por la empresa Cobre las Cruces S.A. "no sugieren daños al medio ambiente al no detectarse variaciones en la conductividad de las aguas del Garnacha".

No obstante, aclaran que la Consejería de Medio Ambiente continúa trabajando en la zona, mientras que la empresa gestora de la mina da por "subsanada" la avería.

Hay que recordar que, precisamente para evitar el contacto del agua afectada con cualquier fuente que pudiera incidir de forma negativa en su calidad, Cobre Las Cruces favoreció el desvío de los arroyos Garnacha, Molinos y otros menores que discurren por el área del proyecto minero.

De este modo, el arroyo Garnacha ha sido reencauzado en torno a la planta, mientras que un tramo de 3,2 kilómetros del arroyo Molinos ha sido reubicado al este de las operaciones mineras.

En cualquier caso, la Junta destaca que al tratarse de un vertido al cauce público, se abrirá el correspondiente expediente sancionador, una vez concluidos los informes de evaluación por parte de la Guardería Fluvial y los agentes de Medio Ambiente.

Asimismo, garantiza que la Administración andaluza adoptará las medidas adicionales que se consideren necesarias para restaurar los daños al medio ambiente que se hayan podido producir y evitar nuevos vertidos.

QUERELLA DE LA FISCALÍA

Como se recordara, la empresa Cobre Las Cruces ya ha sido objeto de una querella promovida por la Fiscalía de Medio Ambiente, Urbanismo y Patrimonio Histórico por supuestos delitos medioambientales al detectar la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) en 2008 unas 20 perforaciones no autorizadas en el acuífero Niebla-Posadas, además de un desequilibrio en el sistema de drenaje e inyección.

La querella de la Fiscalía parte de los expedientes sancionadores incoados por la CHG contra 'Cobre las Cruces' por la detracción no autorizada de 75.000 metros cúbicos de agua del acuífero Niebla-Posadas, la práctica de 20 sondeos no autorizados y el vertido de arsénico y otras sustancias contaminantes a este cauce hídrico.

Estas prácticas, de hecho, motivaron que la CHG suspendiera la concesión administrativa otorgada a 'Cobre las Cruces' para el aprovechamiento del acuífero a través de un sistema de drenaje y reinyección de agua el 12 de mayo de 2008 con el consiguiente precinto de los sondeos.

Los hechos, según la querella, podrían constituir un posible "delito continuado de daños" conforme a los artículos 263 y 264.1.4 del Código Penal, así como un delito contra el medio ambiente en función de los artículos 325 y 326, en sus apartados A y B, del mismo cuerpo legal.

Y es que el Ministerio Público consideraba que el incumplimiento de los términos de la concesión administrativa había desencadenado episodios de "contaminación metálica" y "contaminación por oxidación de las aguas drenadas" en el acuífero Niebla-Posadas, que además sufrió una detracción "neta" de 75.000 metros cúbicos como resultado de un desequilibrio en el sistema de drenaje e inyección.

El departamento de María José Segarra defendía que los daños globales cuantificados en cuanto al dominio público sumaban "al menos" 322.381'60 euros, a lo que debe agregarse "una grave alteración del curso de las aguas", arriesgando "personas y el entorno medio ambiental" al contaminar con arsénico un acuífero del que se abastece la población humana".

Por otro lado, ya en 2010, la Agencia Andaluza del Agua ha incoado un nuevo expediente sancionador contra 'Cobre las Cruces' por la detracción de aproximadamente 800.000 metros cúbicos de agua del acuífero Niebla-Posadas al margen de los términos de su 'Plan Global de Gestión de Aguas', autorizado precisamente para restituir la concesión relativa a la explotación el acuífero.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies