Echenique y Teresa Rodríguez abordan este viernes las discrepancias sobre la confluencia

Pablo Echenique y Teresa Rodríguez en Córdoba
Europa Press - Archivo
Actualizado 14/06/2018 19:55:19 CET

MADRID/SEVILLA, 14 Jun. (EUROPA PRESS) -

El secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, mantendrá a las 13,30 horas de este viernes una reunión con la secretaria general de Podemos Andalucía, Teresa Rodríguez, para tratar de atajar el conflicto que mantienen desde hace semanas por los términos en los que la líder andaluza ha negociado la confluencia con IU para las próximas autonómicas, "contraviniendo" el reglamento estatal.

Posteriormente, el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha convocado a las 15,30 horas la primera reunión del Consejo Ciudadano Estatal (CCE) tras el cambio de Gobierno y la llegada a La Moncloa del líder el PSOE, Pedro Sánchez. Por ello, el máximo órgano de dirección de partido morado tiene como principal objetivo estudiar el nuevo escenario político creado tras la moción de censura, definir la estrategia a seguir a partir de ahora y qué papel van a jugar en la oposición.

De este modo, la dirección de Podemos afronta este viernes dos importantes citas que definirán su futuro. Por un lado, de la reunión del Consejo Ciudadano saldrá la estrategia a seguir a partir de ahora en el tablero político y, por otro, del encuentro entre Echenique y Rodríguez, la vía para abordar los primeros comicios a los que se enfrentarán en el próximo ciclo electoral: las andaluzas, antes de marzo de 2019.

La decisión de celebrar esta reunión antes de la del Consejo Ciudadano Estatal no es casual, ya que la dirección de Podemos no quería que la crisis andaluza enturbiara el debate político que deben afrontar los principales dirigentes sobre qué relación deben tener ahora con el PSOE y el nuevo Gobierno, a un año de las elecciones municipales, autonómicas y europeas de 2019.

La disyuntiva que está en el grado de dureza o de acercamiento que hay que mostrar ante un PSOE que decidió acercarse finalmente a Podemos y las fuerzas catalanas y vascas para sacar a Mariano Rajoy de La Moncloa, tras meses de formar una "triple alianza" con PP y Ciudadanos, según los 'morados'.

"MARCAR EL CAMINO" AL PSOE

Podemos recibió con euforia la victoria de la moción de censura y ha asumido como suyo el éxito de la iniciativa, recordando que llevaban meses defendiendo que "daban los números" para echar a Mariano Rajoy, desde que presentaron sin éxito su propia moción hace justo un año.

Eso sí, desde el primero minuto ya avisaron de que su voto afirmativo en la moción no significaba dar un cheque en blanco a Sánchez, sobre todo después de que optara por conformar un Ejecutivo monocolor, ignorando las reiteradas peticiones de Iglesias y los suyos para que les integrara en su Gobierno, a cambio de estabilidad.

Podemos ha comenzado ya a poner en práctica su nueva estrategia, consistente en "marcarle el camino" a Sánchez para que opte por desarrollar políticas progresistas, y en retirar su "mano tendida" cuando se desvíe de esa senda. Por ejemplo, celebraron la mayoría de ministras frente a ministros, pero criticó la elección de algunos de ellos, por considerarlos más próximos al PP y a Ciudadanos que a Podemos.

En esta misma línea, el partido de los círculos aplaudió la decisión del nuevo presidente de acoger el barco 'Aquarius', con 600 inmigrantes rescatados de las aguas del Mediterráneo, pero dos días después, Iglesias fue de los primeros en salir a pedir la dimisión del ya ex ministro de Cultura Màxim Huerta tras hacerse pública su condena por fraude fiscal.

"Nosotros vamos a ser clarísimos. Apoyo al Gobierno en las cosas justas que haga, y cuando sea capaz de demostrar que se puede gestionar de manera distinta al PP, pero España no se puede permitir que el Gobierno de Pedro Sánchez tenga ministros reprobados como los tenía el Gobierno del PP", avanzó entonces en declaraciones a los periodistas en el Congreso.

LA RELACIÓN CON EL PSOE, MOTIVO DE DISPUTA EN PODEMOS

La relación con el PSOE ha sido uno de los temas que más han tensionado la organización morada en los dos últimos años, sobre todo después de que la dirección optara por rechazar la investidura de Sánchez en 2016, tras las elecciones generales del 2015, argumentado que suponía dar vía libre a las políticas "de derechas" de Ciudadanos.

Esa polémica decisión, que Iglesias y los llamados 'pablistas' siguen defendiendo firmemente, fue después cuestionada principalmente por el sector vinculado al exnúmero dos y ahora candidato para las autonómicas en Madrid, Íñigo Errejón, partidario de lo que define como "competencia virtuosa" con el PSOE.

Sus diferentes visiones en torno a la relación que debían mantener con los socialistas y sobre el papel que debía jugar Podemos en las instituciones fueron precisamente las cuestiones que marcaron el enfrentamiento entre 'errejonistas' y 'pablistas' en febrero de 2017, en el congreso de Vistalegre II.

Sin embargo, un año y medio después, las tensiones internas se han relajado --al menos por ahora--, y los intereses de unos y otros han convergido, a raíz del apoyo de Podemos a la moción de censura, en la necesidad de ser "ejemplares" a la hora valorar la "coherencia" del Gobierno: Aplaudir cuando corresponda y criticar cuando lo merezcan, pero siempre buscar traducir en "hechos" las demandas de cambio.

Quienes se han desmarcado por completo de esta estrategia de apoyo crítico son los anticapitalistas, que el mismo día de la moción de censura ya emitieron un comunicado criticando la decisión de "mendigar" a Sánchez entrar en el Gobierno.

CRISIS EN ANDALUCÍA

De hecho, la relación con el sector más a la izquierda de Podemos pasa por su peor momento, y una prueba de ello es el conflicto abierto con la dirección del partido en Andalucía, que lidera la anticapitalista Teresa Rodríguez.

El preacuerdo que ha cerrado con IU por su cuenta "contraviene" el reglamento aprobado a nivel estatal para formar las candidaturas de confluencia, según la dirección, que asumió con gran "preocupación" los movimientos de Rodríguez, e incluso llegaron a temer que lo que en realidad busque la andaluza sea disolver Podemos Andalucía en un nuevo partido, según fuentes consultadas por Europa Press.

Según la dirección, el acuerdo andaluz implica impulsar una "plataforma electoral sin el nombre de Podemos" y crear un nuevo censo, al margen de la dirección del partido morado. Estos fueron precisamente los motivos que esgrimió la diputada en el Congreso por Huelva Isabel Franco para dimitir como miembro de la Ejecutiva de Podemos Andalucía.

No obstante, Rodríguez y la dirección llegan a esta reunión con uno de los obstáculos salvados: la líder autonómica ha aceptado hacer primarias propias en Podemos, aunque luego se celebren otras conjuntas con sus socios de coalición, para confeccionar las listas definitivas.

Es por ello que ambas partes asumen con cierto optimismo la cita de este viernes, aunque la dirección no esconde que sigue habiendo elementos preocupantes. "Creo que hay que celebrar que la secretaria general de Podemos Andalucía haya rectificado y haya convocado primarias de Podemos. Pero todavía sigue habiendo elementos que son preocupantes", afirmó Echenique este miércoles.

Por su parte, Rodríguez ha manifestado en varias ocasiones que espera poder llegar a un entendimiento con la cúpula estatal, aunque ha hecho hincapié en que los reglamentos "no son un problema" ni son "importantes" y en que sigue adelante con sus planes.

Contador
Francisco Javier Fernández

Francisco Javier Fernández

Consejero de Turismo y Deporte de la Junta de Andalucía

27/06/2018

Patrocinado por