El exalcalde de Encinarejo (PA) irá a prisión tras negarle el Gobierno el indulto

Juicio a Miguel Martínez Múrez, sentado al final del banco
EUROPA PRESS
Actualizado 11/01/2017 12:51:07 CET

CÓRDOBA, 11 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno ha negado el indulto que solicitó el año pasado el exalcalde de la entidad local autónoma cordobesa de Encinarejo Miguel Martínez Múrez (PA), tras ser condenado a dos años de prisión y siete años y seis meses de inhabilitación, según dictó el Tribunal Supremo (TS), por la supuesta comisión de delitos de falsedad en documento oficial, prevaricación y fraude a la administración.

Así lo han confirmado a Europa Press fuentes judiciales, después de que la Audiencia Provincial de Córdoba había suspendido la ejecución de la pena a la espera de la resolución del Gobierno, notificada este lunes, según ha adelantado 'Diario Córdoba', aunque la misma Audiencia le denegó anteriormente la suspensión de la condena y desestimó un posterior recurso de súplica. Por tanto, a partir de ahora se pone en marcha el mecanismo oportuno para requerirle su ingreso en prisión.

En concreto, la Audiencia Provincial de Córdoba condenó en octubre de 2014 al exalcalde de Encinarejo a penas de tres años de prisión, una multa de 1.800 euros y un total de nueve años de inhabilitación, acusado de falsedad en documento oficial y prevaricación en la contratación de unas obras locales.

Según la sentencia, el exalcalde obtuvo una subvención de la Junta de Andalucía por valor de 41.481 euros para adaptar el antiguo depósito de aguas de Encinarejo a torre mirador. Si bien, la empresa adjudicataria cesó en los trabajos y Múrez, saltándose el procedimiento de contratación, adjudicó la obra a otra empresa. Fue entonces cuando para pagar la obra ideó solicitar una nueva subvención, en este caso para un sendero cicloturista ya ejecutado. Para eso requirió una factura a la adjudicataria por ese concepto y obtuvo otros 26.057 euros.

Tras dicha resolución, el Tribunal Supremo estimó parcialmente el recurso de casación interpuesto por el exalcalde y rebajó a dos años de cárcel la pena, aunque le sumó la condena por un tercer delito, el de fraude a la administración, a petición del fiscal.

Al respecto, al exregidor ya se le había suspendido anteriormente otra pena de 18 meses de cárcel y acumula numerosas condenas de inhabilitación y multa, la mayoría por prevaricación urbanística, en este caso de inhabilitación y multa.