IULV-CA: El debate en Andalucía debe ser la banca pública y no el impuesto de sucesiones

El coordinador general de IULV-CA y portavoz en el Parlamento, Antonio Maíllo
EUROPA PRESS/IU
Actualizado 10/03/2017 12:23:15 CET

SEVILLA, 10 Mar. (EUROPA PRESS) -

El coordinador general de IULV-CA y portavoz en el Parlamento, Antonio Maíllo, ha rechazado este viernes que el debate político en Andalucía se centre en el impuesto de sucesiones y donaciones, "un impuesto de profunda minoría", y ha afirmado que su formación busca volver al debate sobre la banca pública.

Así se ha pronunciado Maíllo en rueda de prensa tras mantener una reunión con la presidenta de la Confederación de Autónomos de la Economía Social de Andalucía (Caesa), Rosa María Martínez Santaella, en la que ambos han apostado por mantener una línea de trabajo permanente ante el nuevo escenario parlamentario, los presupuestos de la comunidad para 2017 y la repercusión de éstos en el trabajo autónomo.

Maíllo ha calificado la reunión con Caesa de "profundamente valiosa" para estrechar "relaciones ya forjadas en estos duros años de crisis", pero también "años de esperanza con la economía social", un sector de la economía andaluza que representa un 17 por ciento del PIB en la Comunidad, "caracterizado por ser un sector económico cercano, familiar y que da empleo a medio millón de andaluces".

De esta manera, ha considerado que la economía social debe ser "centro del debate" y por ello ha anunciado que llevará a la próxima sesión de control esta cuestión a la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, en la que pedirá que explique las medidas que tiene previsto emprender para el apoyo y fortalecimiento del sector de la economía social.

Asimismo, Maíllo ha trasladado su "profundo malestar" con el debate generado en torno al impuesto de sucesiones y donaciones en Andalucía, del que ha recordado que es un "tributo estatal" cedido a las comunidades autónomas, con el que Andalucía recauda más de 300 millones de euros y que a su vez forma parte de la Ley de Financiación incondicionada de los ayuntamientos de Andalucía, la llamada Patrica.

Así las cosas, el líder andaluz de la coalición de izquierdas ha abogado por volver a "centrar" los debates en Andalucía y ha propuesto hablar de banca pública, una exigencia de IU en 2014 para la aprobación de los Presupuestos andaluces para 2015 y que, a pesar de incluirse en los programas electorales de PSOE-A e IU, "fue rechazado por los socialistas en noviembre de 2015".

Y es que, como ha recordado Maíllo, la consejera de Hacienda, María Jesús Montero, "se comprometió en agosto de pasado año a retomar el proyecto y estableció que IU sería interlocutor prioritario" pero, por el contrario, "aquí seguimos esperando siete meses después".

LA BANCA PÚBLICA QUE QUIERE IU

Con todo, Maíllo ha defendido la creación de una entidad pública de crédito al amparo del Estatuto de Autonomía, cuya naturaleza jurídica es sociedad anónima a nombre de la Junta de Andalucía, con ficha bancaria, creada mediante ley y bajo las premisas de máxima transparencia, control, participación, profesionalización y "con un estricto código ético capaz de generar confianza".

El coordinador de IU ha incidido en contar con un instrumento financiero "al servicio del tejido productivo de Andalucía" en el marco de un "nuevo modelo económico, social y solidario", que permita a su vez "generar empleo, reactivar el consumo interno y ser el embrión de un polo financiero propio en Andalucía".

El proyecto que Maíllo volverá a llevar al Parlamento andaluz pretende "ser capaz de captar recursos de cualquier mercado financiero" nacional o internacional incluyendo el ahorro privado y actuando como el "principal instrumento de la política de crédito público, lo que implica que su vocación no es coyuntural", ya que nace como instrumento financiero público netamente andaluz de apoyo al desarrollo económico, al empleo y como herramienta de política económica anti-cíclica en Andalucía.

MONTORO "AMEDRANTA" A LOS AYUNTAMIENTOS

De otro lado, y preguntado por la carta que ha remitido el Gobierno central a ayuntamientos andaluces en la que les pide que concreten el régimen de jornada laboral que se aplica en el consistorio y si se ha adoptado algún acuerdo relativo a la reducción de la jornada de trabajo a 35 horas semanales o se va a adoptar próximamente, Maíllo ha criticado que el titular de Hacienda, Cristóbal Montoro, se dedique a "amedrentar" a los ayuntamientos andaluces.

De esta manera, le ha recordado que los tres poderes del Estado "no tienen jerarquía", por lo que la central "no es una administración por encima de la local", ha aclarado el dirigente de IU.

Asimismo, le ha instado a pedirle a los alcaldes andaluces de su partido, como el de Málaga, Jaén o Almería, "si van a eliminar el impuesto de plusvalía en las herencias, que es el que determina el coste que confunden con el impuesto de sucesiones".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies