Elevada a la Audiencia la segunda pieza de los ERE contra ex altos cargos de la Junta

 

Elevada a la Audiencia la segunda pieza de los ERE contra ex altos cargos de la Junta

Actualizado 30/03/2017 10:22:02 CET

SEVILLA, 30 Mar. (EUROPA PRESS) -

La juez María Núñez Bolaños, que investiga el caso de los expedientes de regulación de empleo (ERE) irregulares, ha elevado a la Audiencia Provincial de Sevilla la pieza separada por la ayuda concedida a Surcolor y Surcolor Óptica, en la que hay acusadas 16 personas, entre ellas seis exaltos cargo de la Junta y el 'conseguidor' de los ERE Juan Lanzas.

Se trata de la segunda pieza de los ERE que la magistrada eleva a la Audiencia para su enjuiciamiento después de que, el pasado 23 de febrero, mandara la pieza del procedimiento específico por el que se concedieron las ayudas investigadas, la denominada pieza 'política' de los ERE, que afecta a los expresidentes de la Junta Manuel Chaves y José Antonio Griñán y a otros 23 exaltos cargos.

De este modo, y por medio de una diligencia de ordenación fechada el día 29 de marzo y consultada por Europa Press, el Juzgado de Instrucción número 6 de Sevilla remite en formato digital la pieza de los ERE relativa a Surcolor a la Audiencia Provincial para su reparto y posterior enjuiciamiento, todo ello una vez concluida la fase intermedia.

En esta resolución difundida por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), el Juzgado informa de que la pieza separada relativa a Surcolor consta en formato digital OCR de un tomo, compuesto a su vez por un índice en formato papel, un índice compuesto de un CD en formato Word, tomos y el anexo, así como las declaraciones prestadas en el procedimiento ordenadas por fechas.

Una vez la pieza se turne a la Sección de la Audiencia Provincial de Sevilla correspondiente --le podría tocar a la Primera, la Tercera o la Cuarta, pero no a la Séptima al estar resolviendo los recursos del caso ERE--, se remitirá en formato papel, con diez tomos y un anexo con testimonio de las piezas de responsabilidad civil.

En la pieza de Surcolor están acusados seis exaltos cargos de la Junta, como son el exconsejero de Empleo Antonio Fernández; el exviceconsejero del ramo Agustín Barberá; los exdirectores generales de Trabajo Francisco Javier Guerrero, Juan Márquez y Daniel Alberto Rivera, y el exdelegado de Empleo en Sevilla Antonio Rivas.

Asimismo, esta pieza afecta a Juan Lanzas, el presunto 'testaferro' Juan Francisco Algarín, los extrabajadores de Vitalia Antonio Albarracín y Jesús Bordallo, un abogado, dos 'intrusos' --uno de ellos concuñado de Antonio Rivas--, los responsables de Surcolor Manuel Rafael Castilla Bustamante y Antonio Manuel Bustamante León, y un representante sindical.

La Fiscalía Anticorrupción solicita ocho años de prisión y 20 de inhabilitación por un delito continuado de falsedad en documento oficial en concurso medial con un delito continuado de prevaricación, a su vez, en concurso medial con un delito de malversación, para Antonio Fernández, Agustín Barberá, Juan Lanzas y Juan Francisco Algarín.

El Ministerio Público pide además ocho años de prisión para Guerrero y Rivas; seis años de cárcel para Juan Márquez y Daniel Alberto Rivera, y penas de entre cuatro y ocho años de cárcel para el resto de acusados.

LA JUNTA PIDE ABSOLVER AL EXCONSEJERO

De su lado, la acusación que ejerce el PP-A pide las mismas penas que la Fiscalía pero les suma dos años de cárcel por un delito de asociación ilícita, mientras que la Junta ha pedido la libre absolución de Antonio Fernández, Agustín Barberá, Juan Márquez, Daniel Alberto Rivera y el representante sindical José Hurtado.

Asimismo, la acusación que ejerce la Junta ha pedido penas para los otros 11 acusados, destacando los tres años y medio de cárcel y el pago de una multa de 255.478,37 que solicita para Guerrero por delitos de prevaricación, malversación y tráfico de influencias, o los dos años y medio de prisión que reclama para Antonio Rivas y Juan Lanzas.

En su escrito de acusación, la Fiscalía relata que fue el 22 de marzo de 2005 cuando la mercantil solicitó a la Delegación de Empleo en Sevilla la solicitud de un ERE para la extinción de los contratos laborales de los 45 trabajadores de la plantilla de la empresa "por razones económicas", no obstante lo cual la Junta advirtió en dicha solicitud "defectos y omisiones".

Así, la empresa fue requerida para subsanarlos, "sin que ello se hiciera", lo que motivó el archivo del expediente mediante resolución de 20 de mayo de 2005 firmada por Antonio Rivas, dice la Fiscalía, que resalta que "en fechas anteriores le habían sido autorizado a estas empresas tres ERE, dos suspensivos y uno extintivo, que afectaron a 43 personas".

EL PAPEL DE LANZAS

La Fiscalía agrega que, a principios de 2006, los responsables de estas empresas contactaron con un letrado "para iniciar la tramitación" de un nuevo ERE y con Juan Lanzas "como persona que le pudiera facilitar la búsqueda de fondos públicos de la Junta para atender los pagos que se derivarían de la extinción de los contratos laborales de la plantilla y que eran obligación de las empresas".

"Para conseguir los fondos públicos necesarios para hacer frente a las obligaciones de estas empresas por la extinción de las relaciones laborales", Juan Lanzas contactó con Rivas y Guerrero, "facilitándole a este último los importes de las indemnizaciones por despido de los 24 trabajadores que se verían afectados por la extinción". Finalmente, Vitalia elaboró dos estudios de renta con una cuota total a pagar de 2,7 millones, de los cuales la Junta pagaría 2,3 millones.

La Fiscalía asevera que Rivas, "con el conocimiento y consentimiento" de Guerrero, "instó" a los extrabajadores de Vitalia procesados a introducir como beneficiarios a dos personas que "no habían formado nunca parte de la plantilla de ninguna de las empresas", tras lo que, el 28 de junio de 2006, Guerrero, "con el conocimiento y consentimiento" de Fernández y de Barberá, suscribió una carta dirigida a Apra Leven en la que se comprometió a abonar 2,3 millones para 26 extrabajadores de Surcolor.

Los encausados "conocían que no se había seguido procedimiento alguno, tratándose de una ayuda directa a las empresas para que éstas abonasen las indemnizaciones por despido de 24 trabajadores --además de los costes de las dos personas ajenas a la plantilla ya reseñadas--, sin que se formulara solicitud, sin la más mínima tramitación administrativa (ausencia de baremación o cualquier tipo de estudio de las circunstancias de los beneficiarios, ausencia de fiscalización por la Intervención delegada de la Consejería de Empleo), sin que se dictara por el órgano competente resolución de concesión o se recogiese de algún modo exigencia de justificación alguna".

"Esta ayuda deliberadamente no fue publicada ni registrada en la base de datos de subvenciones de la Junta de Andalucía", dice la Fiscalía, que asevera que Juan Lanzas, "como contraprestación económica a la consecución de los fondos públicos de la Junta para el pago de las indemnizaciones por despido obligación de las empresas", hizo que el presunto 'testaferro' Juan Francisco Algarín, "como empresario individual y sin haber realizado ninguna prestación de servicios o entrega de bienes", facturara en el ejercicio 2006 un total de 118.752 euros a Surcolor, Surcolor Óptica e Indobarasa.

A juicio de Anticorrupción, el supuesto 'testaferro' "conocía que el importe reseñado de las facturas que había emitido era la contraprestación económica, de la cual participa éste, que recibía Lanzas por conseguir que con fondos públicos de la Junta de Andalucía se pagaran obligaciones de los empresarios sin sujeción a procedimiento alguno".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies