Junta resalta la atención a sus demarcaciones hidrográficas a pesar de las escasas lluvias

Sequía
EUROPA PRESS
Actualizado 19/09/2017 18:27:13 CET

SEVILLA, 19 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía ha atendido durante el presente año hidrológico "todos los usos y demandas" en las tres demarcaciones hidrográficas gestionadas por la administración autonómica a pesar de la escasez de lluvias, que ha supuesto la activación de algunas de las medidas preventivas y correctivas con relación a las demandas de agua.

En el transcurso de una comparecencia a petición de los grupos de PP, Podemos, Ciudadanos e IULV-CA en el seno de la Comisión de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía, el consejero del ramo, José Fiscal, ha expuesto que la optimización de los recursos hídricos existentes y la búsqueda de una continua mejora de las infraestructuras hidráulicas son "una prioridad" en la política de aguas que desarrolla el Gobierno andaluz, "todo ello con el objetivo de mejorar los recursos hídricos disponibles, racionalizar su consumo y ajustarlos a las futuras demandas".

Este año, debido a las escasas lluvias registradas, han aparecido episodios de sequía hidrológica en determinados sistemas, intensificándose así el seguimiento periódico del estado de los recursos disponibles. En esta línea, el consejero ha informado de que la Demarcación Hidrográfica del Tinto-Odiel-Piedras el Chanza está en situación de normalidad, con niveles que sobrepasan el 73,65 por ciento de su capacidad total, con un nivel de reservas de 837 hectómetros cúbicos, que garantiza los usos y demandas para un periodo superior a los tres años.

Respecto a la Demarcación Hidrográfica Guadalete-Barbate, las disponibilidades están a un 42,58 por ciento, mientras que los recursos disponibles alcanzan los 713,70 hm3, algo por debajo de los niveles del año pasado, aunque no afecta a la garantía del sistema, que actualmente es de dos años. En concreto, el sistema del Guadalete se encuentra en estado de prealerta y el de Barbate permanece normal.

En cuanto a la Demarcación Hidrográfica de las Cuencas Mediterráneas, el consejero ha explicado que en general, los embalses presentan una situación complicada como consecuencia de casi cuatro años consecutivos muy secos, alcanzando niveles mínimos históricos de precipitación en algunas estaciones. En la actualidad, los embalses de esta demarcación almacenan 439,57 hm3, encontrándose al 42,19 por ciento de su capacidad.

En este sentido, el sistema del Campo de Gibraltar se encuentra en prealerta, mientras que el de la Costa del Sol Occidental es muy posible que cierre el año con situación de alerta. Respecto al sistema Guadalhorce-Limonero, los consumos previstos de aquí al cierre del año los situarían en alerta y con garantía de entre uno y dos años.

Por su parte, el sistema Viñuela-Axarquía se encuentra en situación de alerta, con garantía escasamente para un año y con un volumen de embalse de 43 hm3. No en vano, en este sistema se han tomado medidas como la construcción de la conexión de los pozos del río Chillar y el desatoro del túnel de Rubite, actuaciones que ya se están ejecutando. También se prevé el aporte de recursos generados desde distintas estaciones depuradoras de la zona.

Asimismo, la situación hoy día del sistema Béznar-Rules es de normalidad y la de Benínar tiene una función exclusiva de apoyo a los riegos del acuífero del Poniente Almeriense. En este último ya se ha puesto en servicio, a través de la Junta Central de Usuarios del Acuífero del Poniente Almeriense, la desaladora del Campo de Dalías, por lo que este año existe un nuevo recurso con capacidad de 30 hm3, que debe utilizarse en situaciones de normalidad y sucesivas. Por último, el sistema Cuevas del Almanzora se encuentra en una situación difícil por la ausencia de recursos procedentes de los trasvases Tajo-Segura y Negratín-Almanzora.

En el transcurso de su intervención, el consejero ha recordado que la herramienta para gestionar estos periodos secos son, según la Ley de Aguas de Andalucía, los Planes Especiales de Actuación en Situaciones de Alerta y Eventual Sequía, que permiten la planificación para hacer frente a la falta de niveles adecuados de recursos. En ellos se delimita igualmente las fases por la que se atraviesa, según estos niveles, las medidas aplicables en cada momento y sistema de explotación, así como las limitaciones de usos que pudieran imponerse para reducir el consumo.

"Si no hubiéramos hecho nada en los últimos años, con la situación de precipitaciones que se da, en dos tercios de la comunidad las restricciones serían generales", ha añadido el consejero. Asimismo, se trabaja en un plan de actuaciones que se va a proponer a los órganos del agua "de manera inmediata", con medidas que serán adoptadas conjuntamente, aunque algunas "que están fuera de discusión" se están ya ejecutando.

LA POSICIÓN DE LOS GRUPOS

Por parte de los grupos, la diputada del PP Patricia Navarro ha criticado que la principal solución aportada por la administración pase por esperar a que llueva, y que en este sentido la Junta va "muy tarde". "Pierden toda la credibilidad cuando hablan de medidas porque se ha dejado de ejecutar mucho dinero", critica.

Y es que, ha añadido, una "exhaustiva" planificación no sirve para nada "si periodo tras periodo no hacen más que incumplirla". Asimismo, el hecho de que en la región existan grandes obras de almacenamiento es inútil sin canalizaciones y sistemas de distribución adecuados.

Desde Podemos, la parlamentaria Mercedes Barranco ha criticado que la estructura de la política de aguas no permita que en sede parlamentaria se puedan conocer los datos de la cuenca del Guadalquivir y ha solicitado a la administración andaluza que instaure a corto plazo medidas correctivas y preventivas para garantizar el uso y suministros de agua y, a largo plazo, una planificación más responsable.

De su lado, la diputada de Ciudadanos Marta Escrivá ha aludido a la necesidad de tomar medidas "ambiciosas" y actuar con "urgencia" mediante medidas tales como la promoción de la masa forestal, la reducción del consumo de agua en ciudades y explotaciones agrarias, la apuesta por la desalinización o sustituir el grifo en las fuentes por un pulsador.

Por último, el parlamentario del PSOE Julio Millán ha indicado que es importante "no actuar a golpe de titular ni decir siempre a los vecinos aquello que quieren escuchar", sino que, en un tema tan importante, se trabaje con una actitud "comprometida y alejada de la demagogia. En los tiempos actuales se requiere que todos actuemos con responsabilidad y solidaridad".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies