Susana Díaz pide el voto para "hacer más grande al PSOE" y se compromete a trabajar para derogar la reforma laboral

Susana Díaz participa en un acto en Toledo
EUROPA PRESS/100 POR 100 PSOE
Publicado 14/05/2017 15:21:59CET

TOLEDO, 14 May. (EUROPA PRESS) -

La aspirante a la Secretaría General del PSOE y presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha pedido el voto a los militantes del partido para "hacer más grande" al PSOE, ha reivindicado "rebeldía" para hacer "un país mejor" por encima de los "intereses particulares de nadie", y se ha comprometido a que si se convierte en la próxima secretaria general del partido trabajará para lograr la movilización que conduzca a la derogación de la reforma laboral.

Durante un acto en Toledo de su candidatura para liderar el PSOE, la dirigente socialista ha dicho que "siempre" ha defendido la necesidad de derogar la reforma laboral, una reforma "injusta" que está "triturando los derechos" de los trabajadores y abriendo una importante "grieta social". "Si tengo la confianza para ser la secretaria general de este partido, trabajaré para que se derogue", ha afirmado.

Asimismo, Susana Díaz ha anunciado que la primera medida que llevará a cabo el lunes posterior a la votación de las primarias para liderar el partido, en el caso de ganarlas, "y que me escuche Rajoy, será exigir de manera inmediata y urgente que se ponga en práctica el pacto contra la violencia de género", porque no se puede permitir que sigan muriendo mujeres en este país.

Ha explicado que se presenta a la Secretaría General del PSOE porque quiere que el partido recupere su orgullo de ser socialista, "un PSOE que ha sido durante 140 años un referente de partido de izquierda útil". "Quiero que este partido vuelva a recuperar la moral de victoria porque ganando es como se consigue que la gente viva mejor, y para eso me presento", ha señalado.

Tras destacar que el PSOE necesita "dejar de lamentarse y de mirarse el ombligo" para pasar a mirar "a los ojos de las familias que nos necesitan y ofrecerles respuesta", Susana Díaz ha defendido unas primarias "en positivo" en las que se hable de los problemas de la ciudadanía y se explique qué se quiere hacer con España y con cada uno de los territorios que la componen, y cómo hacer frente a los desafíos.

"Los ciudadanos necesitan saber que este partido sale unido y que nos respetamos entre nosotros", ha advertido la aspirante a la Secretaría General del PSOE, quien ha dicho haber pedido en todos los rincones que "no se insulte a nadie, ni se hable mal de nadie". "Yo no lo he hecho porque ésta es mi familia", ha subrayado, añadiendo que ella quiere ser la secretaria general "de todos".

En este contexto, Susana Díaz ha apelado "a la fraternidad, al respeto y a la unidad", y ha insistido en que no quiere "el voto del insulto, ni el voto de los que insultan". En su opinión, los ciudadanos mirarán al PSOE con otros ojos "cuando vean que nos respetamos". Por ello, ha asegurado que no va a pedir el voto a ningún socialista para ir en contra de otro socialista.

PIDE RECUPERAR LA MORAL DE VICTORIA

Se ha mostrado convencida de que para que el PSOE "vuelva a ser lo que ha sido", alternativa del gobierno en España, el partido tiene que recuperar la confianza mayoritaria, "y para eso hay que recuperar las ganas de ganar y la moral de victoria, no solo a nivel nacional, sino en todos los rincones de España". "El PSOE tiene que ganar para que gane la gente", ha destacado.

Díaz ha querido dejar claro que el PSOE es un partido "autónomo, sólido y sin complejos", dispuesto a liderar un cambio "a mejor", al tiempo que ha insistido en que este partido no se va a "arrodillar ante nadie". "Ni autobuses, ni mociones, ni escraches el día antes de la votación, al PSOE nadie le va a decir lo que tiene que hacer", ha advertido.

Ha afirmado que el secretario general del Podemos, Pablo Iglesias, tiene que saber que "no va a hacer con el PSOE lo que ha hecho con otras fuerzas políticas", y ha reivindicado el legado de los expresidentes del Gobierno Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero, "con sus luces y sus sombras". "Ese legado es el que nos da credibilidad", ha apostillado.

Para la dirigente socialista, "si en los años 80 la prioridad era la universidad en este país, ahora lo es que la educación de cero a tres años esté en la educación pública y no a la voluntad de los ayuntamientos y las comunidades autónomas". También ha defendido la necesidad de un nuevo modelo educativo, de blindar la sanidad y de reforzar la ley de la Dependencia, "nuestra ley de la dignidad". "Y esto lo tiene que liderar el PSOE", ha expresado.

Junto a ello, Díaz ha sostenido que le gustaría tener el honor de ser la primera mujer que rompa "el techo de cristal" de la Secretaría General del PSOE y de la Presidencia del Gobierno, y que quiere una España que ponga la igualdad por delante de los territorios y que se "emocione con la bandera de la igualdad y de la dignidad".

Ha concluido su intervención asegurando que aspira a ser la próxima secretaria general del PSOE "desde el trabajo y la entrega" en su vida pública y privada, y reclamando el apoyo a los militantes del partido para conseguirlo. Se ha comprometido a "rodearse de los mejores" y a levantar "el orgullo y la autoestima del PSOE". "El domingo empieza lo mejor", ha concluido.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies