El alcalde de San Juan alega que la tala tiene "todos los parabienes" y que los naranjos "garantizan sombra"

Contador
Comienza la sustitución del arbolado de Montelar.
SAN JUAN
Publicado 06/02/2018 19:51:20CET

SAN JUAN DE AZNALFARACHE (SEVILLA), 6 Feb. (EUROPA PRESS) -

El alcalde de San Juan de Aznalfarache (Sevilla), Fernando Zamora (PSOE), ha defendido este martes la tala de unos 50 ejemplares de gravillea en el barrio residencial de Montelar, extremo que ha despertado no pocas críticas, avisando de que la misma tiene "todos los parabienes" y asegurando que los naranjos elegidos para sustituir a estos árboles "garantizan la sombra con más eficacia".

En concreto, el Ayuntamiento de San Juan ha emprendido la tala de unos 50 ejemplares de gravillea en las calles Clara Campoamor, Gabriela Mistral, Clara Zetkin y en la avenida de Mairena, al objeto de sustituir estos árboles de gran porte por naranjos. Para la sustitución de estos árboles por otros de menor tamaño y sombra, el Consistorio argumenta que las raíces de las gravilleas estaban deteriorando el acerado y había riesgos de desprendimiento de ramas.

"Con la actuación se mejorará el mantenimiento de estas vías públicas que están sufriendo daños constantemente debido a la presión de las raíces de estos árboles de gran porte. Por otra parte, las ramas se extendían hasta las viviendas cercanas y de esta manera se eliminarán riesgos ante posibles desprendimientos, al ser los naranjos una especie de menor tamaño", esgrime el Ayuntamiento.

No obstante, la medida ha despertado voces contrarias, como la de San Juan Puede, que ha reclamado paralizar esta "tala inmisericorde", avisando de "numerosas críticas y el aumento del malestar ciudadano", que se ha traducido ya en enfrentamientos verbales entre algunos vecinos y los operarios movilizados para talar los árboles.

Además, la Red Sevilla por el Clima, que defiende la promoción de políticas y dinámicas de sostenibilidad ambiental, ha tachado esta tala de "atentado contra la naturaleza urbana", al acabar con "árboles de sombra de gran porte y aparente salud" pese a la "acuciante necesidad de más sombra y más vegetación" durante los calurosos veranos.

EL ALCALDE SE DEFIENDE

Frente a ello, y en una carta recogida por Europa Pres, el alcalde de San Juan ha defendido que la medida responde a una petición de la asociación de vecinos de la zona, que se remonta a 2015. Y es que las gravilleas de gran porte, según Zamora, tienen "raíces de gran tamaño y una madera poco resistente, lo que genera daños en el acerado y en las infraestructuras y supone un evidente riesgo de caída de ramas sobre las viviendas".

"Esto supone un peligro para las personas, las viviendas y los vehículos, además de una responsabilidad patrimonial para el Ayuntamiento", dice el alcalde, indicando que la gravillea es una especie australiana que "no está protegida y los informes técnicos desaconsejan el trasplante de los árboles, por su dificultad y por un bajo porcentaje de éxito".

"Se trata de un proyecto que cuenta con todos los parabienes técnicos, el visto bueno de la Diputación, el apoyo de la asociación de vecinos de Montelar y de todos los grupos políticos que votaron a favor en el pleno del Ayuntamiento, por lo tanto se está ejecutando una acuerdo plenario adoptado por unanimidad", asevera el alcalde, toda vez que San Juan Puede había criticado que el alcalde incluyese esta medida dentro de todo un paquete completo de obras y actuaciones, sin permitir que cada una de las mismas fuesen votadas por separado.

"Todos y cada uno de los árboles retirados se van a sustituir por naranjos, una especie mucho menos agresiva, que garantiza la sombra en la calles con más eficacia, embellece el entorno urbano y elimina problemas para nuestros vecinos y vecinas", concluye el alcalde.