Andalucía podría recolectar 700.000 toneladas de trigo duro, el 64,2% del total nacional

Publicado 27/04/2016 15:03:11CET

Las previsiones de una mayor cosecha en España mantienen el precio del cereal a la baja

SEVILLA, 27 Abr. (EUROPA PRESS) -

Andalucía podría recolectar unas 700.000 toneladas de trigo duro, lo que representa el 64,2 por ciento del total nacional, según han concluido en la VIII Edición de la Bolsa Andaluza de Materias Primas, que ha congregado a alrededor de 400 participantes procedentes de una veintena de países en representación de las principales empresas a nivel nacional e internacional, tanto importadoras como exportadoras de estos productos, así como fabricantes de piensos, harinas, extractores y refinadores de aceites vegetales, entre otros.

Así, este año se prevé una mayor cosecha de cereales en España y en Andalucía motivada por las lluvias de los últimos días de marzo y primeros de abril, lo que, unido a la benigna climatología, dificultará una subida de precios ya de por si bajos.

Según ha apuntado la organización de la Bolsa Andaluza de Materias Primas, en los últimos meses se ha vivido un mercado especialmente bajista donde los precios no han cesado de caer y tras esta situación parece que los mercados han comenzado "muy tímidamente" a estabilizarse, lo que se traduce en precios "algo más firmes, si bien siempre en un escenario a la baja".

Este encuentro ha sido promovido por la empresa Northstar Brokerage, con sede en Sevilla, y que ha contado con 32 patrocinadores, 17 más que en la edición del pasado año, lo que viene a constatar la importancia de esta cita agrícola a nivel mundial.

Este año se han unido a la jornada 15 nuevos clientes procedentes de Turquía y norte de África, especialmente compradores de trigo duro, harinas de girasol, maíz y trigo forrajero.

A lo largo de la jornada se ha hecho un análisis de la situación de los mercados agrícolas para la cosecha 2016/2017 y en la que han participado tres ponentes. Se trata de Franck Pasquiet, senior trader en Durum SAS y Granit que habló sobre la situación del trigo, el maíz y la cebada en Francia.

Por su parte, Thierry Joulins, grains trader iberia & country manager Portugal de la multinacional Noble Agri, se refirió en su ponencia a la situación de los cereales en el Mar Negro (una de las principales zonas productoras y proveedora habitual de aceites para las necesidades de importación de España y resto de Europa). Por su parte Svetlana Synkovskaya, consultora en APK Inform, disertó sobre el mercado de aceites de semillas.

SITUACIÓN ACTUAL DEL MERCADO

En cuanto al trigo duro, los precios de este cereal siguen bajando y son los más castigados este año en los mercados, situándose por debajo de los 250 euros/tn debido, fundamentalmente, a las elevadas producciones a nivel mundial.

Por lo que a España se refiere, el stock de producción existente continúa en manos de agricultores, traders y comerciantes, hecho que supondrá una bajada en los precios, que los participantes en la Bolsa estiman entre 15 y 20 euros/tn.

Por lo que respecta a Andalucía, este año se sembrará entre un 16 y un 18 por ciento más de superficie que el pasado año, alcanzándose aproximadamente las 270.000 hectáreas, frente a las 150.000 hectáreas que se sembrarán en el resto de España, principalmente en Aragón.

Esta cifra da una idea de la importancia de este cultivo en la Comunidad autónoma, al aportar el 64,2 por ciento del total nacional, porcentaje que en otras campañas ha llegado a alcanzar el 80 por ciento. El hecho de que Andalucía sea la primera en salir al mercado le supone un plus de ventaja con respecto a sus competidores.

Si las previsiones climáticas se mantienen como hasta la fecha, Andalucía recolectará unas 700.000 toneladas, mientras que el resto de España sumaría otras 300.000 toneladas.

Respecto al trigo blando, según las estimaciones realizadas por Cocereal, la asociación europea del comercio cerealista, la próxima producción en la Europa de los 28, se situará en torno a las 145 millones de toneladas, esto es, cinco millones menos que en la cosecha anterior.

En España se espera, sin embargo, una producción algo mayor que la recolectada en 2015 y podría situarse en las 5,8 millones de toneladas.

En cuanto al maíz, la cosecha nacional será algo mayor y superará previsiblemente los cuatro millones de toneladas, frente a las 3,9 alcanzadas en 2015. Ucrania, uno de los principales productores mundiales rebasó la campaña pasada los 23 millones de toneladas y, aunque no hay aún datos oficiales para la presente cosecha, se espera un incremento de la superficie cultivable debido a que por causas climatológicas no se ha sembrado tanto cereal de invierno.

Respecto al girasol, Cocereal estima que la superficie de cultivo en España alcance este año las 760.000 hectáreas, cifra algo superior a la de 2015. Las lluvias de finales de marzo y principios de abril favorecieron la siembra y la germinación de las semillas, aunque será la climatología de los próximos meses la que determine el rendimiento final del cultivo.

Recodar que la pasada campaña sufrió los rigores de una primavera y verano muy secos y calurosos, dando lugar a un rendimiento de mil kilos por hectárea en el conjunto de España, frente a los 1.250 alcanzados un año antes.

En el contexto mundial la última cosecha superó los 41 millones de toneladas. La Unión Europea (UE), por su parte, redujo la producción hasta los 7,6 millones de toneladas debido a las medidas de diversificación de cultivos impuesta por la nueva PAC. Ucrania, con 11,4 millones de toneladas y Rusia, con 9,7 millones de toneladas lideraron la producción mundial.

Por su parte, los precios de aceites y harinas de girasol se han mantenido relativamente estables en los últimos meses a nivel mundial. Un factor alcista ha sido la retención de semillas por parte de los agricultores ucranianos y rusos, que han defendido así sus cosechas para evitar la devaluación de sus monedas locales. Como factor bajista, las mejores condiciones de exportación puestas en marcha por el Gobierno argentino desde principios de año.

En cuanto a la cebada, según la asociación europea del comercio de cereales, la producción de cebada en la Unión Europea rozará los 59 millones de toneladas, frente a las 61 alcanzadas en 2015. En España, por el contrario, se prevé una mayor cosecha al pasar de los 6,4 millones de tn (2015) a los 7,1 que se prevé este año, lo que reflejará un rendimiento de alrededor de 3,6 tonelada por hectárea.

De harina de soja, se calcula una producción mundial récord para la actual campaña, que la Oil World cifra en casi 329 millones de toneladas. Y es que desde hace cuatro años las cosechas crecen por encima del consumo, que lideran países como China, Estados Unidos, India, Brasil y la Unión Europea. La tendencia, sin embargo, prevé un cambio de rumbo al crecer la producción un 2,5 por ciento mientras que el consumo lo haría en un 3,2 por ciento. Si esta tendencia se consolida en los próximos ejercicios supondría un alza de los precios de las harinas oleaginosas.