Asaja-Sevilla valora la receptividad del arzobispo, "consciente de la grave situación de sequía que padece el campo"

Publicado 09/05/2017 16:51:58CET

SEVILLA, 9 May. (EUROPA PRESS) -

La organización agraria Asaja-Sevilla ha valorado este martes la receptividad del arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo, en su carta a todos los fieles de la Archidiócesis en la que expresa su "preocupación creciente" por la grave sequía, que va a tener "severas consecuencias para la agricultura y la ganadería".

En una nota, Asaja-Sevilla ha indicado que la sequía y las altas temperaturas han hecho mella en cultivos, pastos y arboledas y constituye la principal fuente de preocupación de los agricultores y ganaderos andaluces que durante todo el mes de abril y lo que va del mes de mayo han vivido pendientes del cielo.

Asaja-Sevilla ha valorado este pronunciamiento del arzobispo de Sevilla, especialmente en los momentos actuales, dado que "no son pocas las ocasiones en las que los agricultores y ganaderos son objeto claro de incomprensión". Ocurre particularmente con la lluvia, que en la sociedad urbana es considerada como una molestia, cuando no como una verdadera contrariedad y, con cierta insistencia, se ha dado en llamar "buen tiempo" al dominado por el sol y los anticiclones, ha expresado la organización agraria.

En este contexto es de agradecer la carta de monseñor Asenjo, en la que, además de instar a pedir la lluvia que tanto se necesita, recuerda las severas consecuencias de la sequía para la agricultura y el medio ambiente y advierte de las posibles repercusiones para los riegos y el abastecimiento de las poblaciones.

En un año en el que Andalucía acumula un déficit pluviométrico de cien litros por metro cuadrado, la falta de lluvias en abril, mes clave del año agrícola, unida a las altas temperaturas y los vientos solanos, ha agostado los pastos, tan necesarios para la alimentación de la ganadería extensiva, y está produciendo daños en cereales, donde hay trigos espigados pero con aspecto raquítico; mientras que otros cultivos como el girasol, la remolacha de secano, los frutos secos o el olivar están muy pendiente de las lluvias para poder seguir evolucionando.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies