Condenados a cuatro meses de cárcel los aficionados del Leicester detenidos por agredir a policías

Actualizado 23/02/2017 15:17:12 CET

SEVILLA, 23 Feb. (EUROPA PRESS) -

   Los cuatro aficionados del Leicester City detenidos por agredir y lesionar a varios agentes con motivo del partido de ida de la eliminatoria de octavos de final de la Liga de Campeones que disputaron en la noche de este miércoles en la capital hispalense el Sevilla y el equipo inglés han aceptado este jueves una condena de cuatro meses de cárcel.

   En este sentido, fuentes judiciales han informado a Europa Press de que, tras ser puestos a disposición judicial, la juez de Sevilla en funciones de guardia de detenidos ha acordado iniciar un procedimiento urgente en el marco del cual los cuatro aficionados ingleses se han conformado con la imposición de una pena de cuatro meses de prisión.

   No obstante, la pena de cárcel ha sido sustituida por el pago de una multa de 180 euros --seis euros diarios durante un mes--, a lo que hay que sumar el pago de una indemnización de entre 300 y 500 euros por un delito de atentado a agente de la autoridad.

   Tras ello, los cuatro aficionados ingleses detenidos han quedado en libertad y podrán volver a lo largo de la jornada de este jueves a su país de origen.

LOS HECHOS

   Un portavoz de la Policía Nacional ha informado a Europa Press de que, a consecuencia de estas agresiones a manos de los hinchas ingleses detenidos, al menos cinco agentes habrían resultado lesionados y contarían con el correspondiente parte facultativo de lesiones.

   Uno de los aficionados implicados fue detenido en el interior del estadio Ramón Sánchez Pizjuán una vez finalizado el partido, mientras que los tres restantes fueron detenidos fuera del estadio tras agredir también a varios policías nacionales que componían el dispositivo de seguridad del partido.

   El dispositivo de seguridad establecido para este partido fue el habitual de un encuentro de alto riesgo y estuvo compuesto por 372 efectivos del Cuerpo Nacional de Policía, distribuidos entre cuatro grupos de la UIP (Unidad de Intervención Policial), una unidad de Caballería, la totalidad de los grupos de la UPR (Unidad de Prevención) incluido el grupo de motos, y guías caninos, además de los efectivos de la Brigada Provincial de Información y el equipo del Coordinador de Seguridad.

   Asimismo, el dispositivo contó, como es habitual, con la participación de funcionarios de la Policía Local para la regulación del tráfico y accesos al estadio, además de la inspección de actividades de ocio y venta de alcohol a menores y vigilancia de venta de petardos.

   La Unidad Adscrita destinó diversos agentes a vigilar la reventa de entradas y la venta de alcohol. Por su parte, el 061 dispuso de dos unidades (una UVI más otra con soporte vital básico) completas ubicadas en la avenida Eduardo Dato y una unidad de coordinación avanzada.

   Además, el Sevilla dispuso de 280 vigilantes de seguridad privada y 90 auxiliares, que realizaron su labor tanto en la zona exterior del estadio como en el interior del mismo, colaborando con la Policía Nacional en la detección de material pirotécnico.

Rafael Catalá

Rafael Catalá

Ministro de Justicia

28/11/2017

Patrocinado por

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies