Los obispos pedirán al Gobierno un decreto ley que establezca el horario mínimo de la enseñanza de Religión

Actualizado 27/06/2014 14:29:54 CET

MADRID/SEVILLA, 27 Jun. (EUROPA PRESS) -

El secretario general y portavoz de la Conferencia Episcopal Española (CEE), José María Gil Tamayo, ha afirmado este viernes que el desarrollo normativo de la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (Lomce) da el derecho de los padres a educar a sus hijos desde sus convicciones y los acuerdos Iglesia-Estado, por lo que ha anunciado que si esto no se corrige pedirá al Gobierno que desarrolle "una normativa, un decreto ley que establezca el horario mínimo de esta enseñanza".

Así lo ha indicado en una rueda de prensa ofrecida en la sede de la CEE en Madrid, después de celebrar la Comisión Permanente el pasado miércoles y jueves, donde ha dicho que "si no se pone arreglo" a esta situación, la petición de la CEE es que, "como han hecho los gobiernos anteriores, se produzca desde el Gobierno central una normativa, un decreto ley que establezca el horario mínimo de esta enseñanza".

Gil Tamayo ha manifestado que hay obispos de comunidades autónomas como la de Andalucía que le han pedido a la Junta andaluza "quedarse como están" y ha recalcado que en el desarrollo de la nueva ley en algunas regiones la enseñanza de Religión "queda reducida a la mitad de lo que está ahora en la Ley Orgánica de Educación (LOE), que es una ley de un gobierno socialista". "Los ciudadanos tenemos ese derecho y es a recurrir, pero antes y sobre todo a dialogar, que es lo que estamos haciendo", ha destacado.

Seguidamente, ha rechazado que en algunas regiones la enseñanza de Religión tiene una "unidad de 45 minutos" asignada, lo que los obispos españoles consideran "totalmente insuficiente para proporcionar una mínima educación de calidad" porque supone una "reducción del 50 por ciento del tiempo del que se dispone en la actualidad con la LOE".

"DISCRIMINACIÓN GRAVE"

Por otra parte, ha criticado que en Bachillerato la Religión queda "a merced de la opción libre de las comunidades autónomas, e incluso, de los centros" y ha advertido de que esta situación de "discriminación grave" afecta a "todas las comunidades religiosas".

"Lo que pedimos sencillamente es que no haya una disparidad en el tratamiento por parte de las comunidades autónomas, incluso dentro de las del mismo partido; segundo, que haya una coherencia con el principio constitucional del derecho de los padres a educar a sus hijos conforme a sus convicciones y esto es lo principal", ha argumentado.

Asimismo, el portavoz de los obispos españoles ha pedido también "una coherencia con lo pactado por parte del Estado con la Iglesia, con la Santa Sede" y ha destacado su "solidaridad" con los profesores de religión, pues si ven reducido "su horario lectivo a la mitad, tendrán unas consecuencias de desempleo".

Igualmente, ha precisado que el tratamiento de la normativa "no es con respecto a la Iglesia católica, sino con respecto al hecho religioso". "El hecho religioso no puede ser marginado en un diseño curricular formativo cuando la propia Constitución establece que los padres tienen derecho", ha enfatizado, al tiempo que ha defendido que no se trata de un "privilegio".

Gil Tamayo ha afirmado que pese a las "dificultades", dos de cada tres alumnos eligen "libre y voluntariamente" cursar Religión católica cada año, lo que supone el 70 por ciento de los estudiantes en la Educación Primaria, por lo que ha agradecido su "interés" a padres y alumnos y les ha animado a seguir inscribiéndose en esta asignatura.

En todo caso, ha manifestado que en la reunión que mantuvieron el presidente de la Conferencia Episcopal Española, Ricardo Blázquez, y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se abordó esta preocupación de los obispos españoles que, según ha indicado, Rajoy acogió con "interés". "Hay cauces de diálogo abiertos", ha asegurado.

Finalmente, según Gil Tamayo, la reunión se produjo en un marco de la normalidad y se prolongó durante 45 minutos, en los que ambos abordaron de forma "amena" y "profunda" temas de interés común y Rajoy agradeció a Blázquez el servicio que la Iglesia hace con "los más necesitados".